Información

¿Qué están haciendo estos cuatro grandes caracoles?

¿Qué están haciendo estos cuatro grandes caracoles?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Caminando en algunas colinas cerca de Taipei después de una lluvia, vi muchos caracoles grandes por ahí. Aquí "grande" significa que las conchas miden, digamos, 8 cm de largo, y el caracol en sí está completamente estirado de 10 a 15 cm tal vez.

En un momento vi un grupo de cuatro caracoles pegados de una manera confusa. El de la derecha estaba subiendo lentamente colina arriba, arrastrando a los otros tres.

¿Que esta pasando aqui? Veo algunas conexiones entre algunos de los caracoles, pero realmente no puedo entender la mayor parte de lo que estoy viendo aquí, ni por qué cuatro caracoles estarían pegados de lado de esta manera.


Probablemente sean caracoles africanos gigantes, Achatina fulica, una especie invasora de caracoles terrestres. Los dos caracoles del medio se aparean con dardos de amor. Los otros dos pueden estar esperando su turno.

Véase también: Wikipedia - Achatina fulica


Estos caracoles Achatina fulica, pertenecen a una familia de caracoles terrestres llamados Achatinidae. Son invasores y, si bien son plagas agrícolas, también pueden ser vectores de patógenos. Los dos caracoles del medio se aparean en realidad a través de un intercambio simultáneo recíproco de gametos a través de los órganos sexuales que son claramente visibles. Estas especies de caracoles terrestres no usan dardos de amor como sugiere el Dr. Evenor.


¿Qué están haciendo estos cuatro grandes caracoles? - biología

En Florida, hay tres especies de caracoles nativos y dos introducidos, pertenecientes a cinco familias diferentes, que se sabe que se alimentan de otros caracoles. Además, varias especies introducidas de Subulinidae se consideran carnívoras, pero se sabe poco de su biología y su identificación es difícil.

El más conocido de los caracoles depredadores de Florida es el caracol lobo rosado, Euglandina rosea (F & eacuterussac, 1821), que fue exportado a Hawai y otras áreas (Mead 1961) en vanos intentos de controlar al caracol gigante africano, (Achatina fulica Bowdich, 1821). Un caracol mediterráneo, el caracol descollado, Rumina decollata (Linnaeus, 1758), es muy anunciado hoy (Fisher et al. 1980) en California como un agente de control biológico eficaz del caracol de jardín marrón, Cornu aspersum (M & uumlller, 1774). Se sabe relativamente poco de las otras tres especies de caracoles que comen caracoles, dos de los cuales miden menos de 10 mm de largo. Todos estos caracoles depredadores de Florida son fáciles de identificar y el siguiente relato resume lo que se conoce de sus distribuciones, identificación y hábitos.

Euglandina rosea (F & eacuterussac 1821), uña de lobo rosada (Familia Spiraxidae)

Identificación: La concha es grande, hasta 76 mm de altura y 27,5 mm de diámetro, es gruesa y tiene líneas de crecimiento prominentes. La forma de la concha es fusiforme con una estrecha abertura ovado-semilunar y una columela truncada. Por lo general, el color de la cáscara es rosado pardusco. Los adultos miden 7-10 cm de largo.

Figura 1. El caracol de lobo rosado, Euglandina rosea (F & eacuterussac, 1821). Fotografía de Lyle, J. Buss, Universidad de Florida.

Figura 2. Vista superior de la uña de lobo rosada, Euglandina rosea (F & eacuterussac, 1821). Fotografía de Paul M. Choate, Universidad de Florida.

Figura 3. Vista inversa del caracol de lobo rosado, Euglandina rosea (F & eacuterussac, 1821). Fotografía de Paul M. Choate, Universidad de Florida.

Distribución: En Estados Unidos: Alabama, Florida, Georgia, Hawái, Luisiana, Mississippi, Carolina del Sur y sureste de Texas. Está muy extendido en Florida, incluidos los Cayos. Está muy extendido, pero generalmente se encuentra aislado en bosques de frondosas, bordes de carreteras y jardines urbanos (Hubricht 1985).

Comentarios: Este caracol fue elegido como posible agente de control biológico del caracol gigante africano. Se enviaron especímenes vivos a Hawai en 1955 (Mead 1961). Aunque alimentando Achatina se observó, así como en el caracol vagabundo asiático, Bradybaena similaris (F & eacuterussac, 1821) y caracoles nativos (Hart 1978), no se logró un control real. El caracol se reprodujo rápidamente en Hawai y, en 1958, se recolectaron 12.000 caracoles para su liberación en otras islas de Hawai, Nueva Guinea, Okinawa, las islas Palau, Filipinas y las islas Bonin. Chiu y Chou (1962) dieron detalles de la biología de Euglandina en Taiwan. Los individuos viven hasta 24 meses y los adultos ponen de 25 a 35 huevos en una bolsa poco profunda en el suelo. Estos eclosionan después de 30 a 40 días. En Taiwan, Euglandina consumido hasta 350 Achatina durante su vida. Euglandina rosea ahora se considera invasivo en Hawái, ya que ha provocado la extinción de ocho especies nativas de caracoles.

Rumina decollata (Linnaeus 1758), el caracol descollado (Familia Subulinidae) (Volver arriba)

Identificación: El caparazón adulto es grande, mide hasta 45 mm de altura y 14 mm de diámetro. Solo conserva de cuatro a siete verticilos en la edad adulta, y los otros ocho a 10 verticilos se pierden. La concha está perforada, brillante y esculpida con prominentes líneas de crecimiento axial y finas estrías en espiral. La columela es recta, el margen de su labio reflejado pero el labio externo es simple. El color de la cáscara es marrón rosáceo. No se confunde fácilmente con ningún otro caracol de Florida.

Figura 4. Vista superior del caracol descollate, Rumina decollata (Linneo, 1758). Fotografía de Paul M. Choate, Universidad de Florida.

Figura 5. Vista inversa del caracol descollado, Rumina decollata (Linneo, 1758). Fotografía de Paul M. Choate, Universidad de Florida.

Distribución: Originaria de la zona mediterránea, pero introducida ampliamente en Estados Unidos, Bermudas y México. Está muy extendido, pero localizado, en el Sun Belt desde California al este hasta Florida y al norte a lo largo de la costa atlántica hasta Pensilvania. Se conocen poblaciones muy localizadas en Florida de Pensacola (Dundee 1970), Miami, Key Vaca y Marathon.

Comentarios: Este caracol fue considerado durante mucho tiempo una plaga de plantas menor (Brantlinger 1953), aunque reconocido como omnívoro. En California (Fisher et al. 1980), los estudios mostraron que este caracol es un depredador eficaz de los caracoles de jardín pardos a medio crecer en particular y, como el caracol de jardín pardo, prosperó solo en hábitats cultivados con riego frecuente. Se cree que los roedores limitan la propagación salvaje de los caracoles. Los caracoles descollados se alimentan de brotes nuevos, hojas viejas, especialmente las que están en contacto con el suelo, y frutos magullados caídos. Se considera que su valor en el control del caracol de jardín marrón supera sus atributos de plagas menores en California. Estos caracoles viven en el suelo, viven entre las hojas y, a veces, excavan en la pulgada superior del suelo (Fisher et al. 1980).

Haplotrema cóncavo (Say, 1821), diente de lanza gris (Familia Haplotrematidae) (Volver arriba)

Identificación: El caparazón es grande, de 10 a 22 mm de diámetro y de 5 a 10 mm de altura, y está deprimido con 5 a 5 1/2 verticilos. Los verticilos son convexos con suturas profundamente impresas. El ombligo está ampliamente abierto, aproximadamente 1/3 del diámetro de la concha. La cáscara es moderadamente fuerte, brillante y suave, excepto por estrías axiales irregulares y ocasionales líneas finas incisas en espiral. La apertura es redonda a semilunar. El callo parietal es amarillento, generalmente con un borde engrosado. El color de la cáscara es de blanco a marrón muy pálido (muerto) o de blanco verdoso a amarillo claro (vivo).

Figura 6. El diente de lanza gris, Haplotrema cóncavo (Digamos, 1821). Fotografía de Bill Frank, www.jaxshells.org.

Figura 7. El diente de lanza gris, Haplotrema cóncavo (Digamos, 1821). Fotografía de Bill Frank, www.jaxshells.org.

Distribución: Desde el sur de Canadá hasta los estados del Golfo y desde el oeste hasta el este de Nebraska y Oklahoma (Hubricht 1985). En Florida, actualmente solo se conoce de los condados que bordean el río Apalachicola.

Comentarios: Se encuentra en bosques húmedos de madera dura, viviendo en la hojarasca en la base de los árboles o debajo de troncos podridos. Pilsbry (1946) afirma que esta familia es rapaz, pero Hubricht (1985) encontró que esta especie se alimentaba de conchas muertas con más frecuencia que los caracoles vivos, lo que sugiere que esta especie puede estar utilizando otros caracoles como fuente de cal más que como presa. En Florida, estos caracoles, especialmente los juveniles, podrían confundirse con las especies introducidas más pequeñas de Oxicilus. Sin embargo, el ombligo mucho más amplio y abierto de Haplotrema es distintivo.

Huttonella bicolor (Hutton, 1834), gulella de dos tonos (Familia Streptaxidae) (Volver arriba)

Identificación: El caparazón es pequeño, de 5 a 7,5 mm de altura y de 1,5 a 2,0 mm de diámetro), alargado y resistente. El color de la cáscara es de marrón muy pálido a blanco, los especímenes vivos son de color naranja brillante debido al color del cuerpo. La escultura de la concha es lisa, excepto en las suturas donde hay estrías axiales. Hay costillas axiales bien desarrolladas detrás del labio de apertura y en la región umbilical. Apertura con cuatro dientes prominentes.

Figura 8. La gulella de dos tonos, Huttonella bicolor (Hutton, 1834). Dibujo de Bill Frank, www.jaxshells.org.

Distribución: Introducido desde Oriente (Burch 1962) o el sur de África (Dundee 1974). Extendido en la región del Caribe. En los Estados Unidos, además de Florida, también se conoce de Louisiana, Mississippi, Carolina del Sur y Texas (Dundee 1974). También se encuentra en Brasil, Nicaragua, Australia (Territorio del Norte) y el área del Pacífico.

Comentarios: Este caracol es aparentemente un depredador eficaz de Subulina octona (Brugui & egravere, 1798) (Mead 1961) y pupillids (Dundee y Baerwald 1984). En Florida, la presencia de cuatro dientes de apertura es diagnóstica a excepción de algunas especies diminutas de Pupillidae que se distinguen por sus formas ovadas o pupadas.

Varicela gracillima floridana Pilsbry, 1907, un caracol depredador (Familia Oleacinidae) (Volver arriba)

Identificación: La concha es pequeña, de 6 a 8 mm de altura y de 1,5 a 1,7 mm de diámetro), alargada, algo escariforme y delgada. Los verticilos tienen un número de 8 a 8 1/2 y son convexos con suturas profundamente impresas. La escultura de concha es distintiva con aproximadamente 25 nervaduras axiales rectas y estrechas, entre las cuales hay de seis a ocho finas estrías axiales. El caparazón es imperforado, la apertura ovada y el labio externo ligeramente sigmoide, arqueado hacia adelante en el medio pero retrocediendo en la base. La columela es recta y ligeramente callosa. El color de la cáscara es marrón pálido.

Figura 9. Varicela gracillima floridana Pilsbry 1907. Fotografía de John Slapcinsky, Universidad de Florida.

Distribución: Recopilado solo en los Cayos de Florida y el área de Miami. La subespecie Varicela g. gracilima (Pfeiffer 1851) ocurre en el oeste de Cuba (Pilsbry 1946).

Comentarios: Estos caracoles viven debajo de la hojarasca, troncos y rocas, generalmente en hamacas de madera dura. No se han realizado estudios sobre su biología, pero Burch (1962) insinuó que son depredadores de otros caracoles.

Referencias seleccionadas (volver al principio)

  • Brantlinger. 1953. A European Snail. Informe de insectos económicos cooperativos de Arizona 3: 849.
  • Burch JB. 1962. Cómo conocer los caracoles terrestres del este. Wm. C. Brown Co., Editores, Dubuque, Iowa. 214 págs.
  • Chiu Shui-Chen, Ken-Ching Chou. 1962. Observaciones sobre la biología del caracol carnívoro, Euglandina rosea Ferussac. Boletín del Instituto de Zoología, Academia Sinica 1: 17-24.
  • Dundee DS. 1970. Introdujo Gulf Coast Mollusca. Estudios de Tulane en zoología y botánica 16: 101-115.
  • Dundee DS. 1974. Catálogo de moluscos introducidos del este de América del Norte (Norte de México). Sterkiana 55: 1-37.
  • Dundee DS, Baerwald RJ. 1984. Observaciones sobre un micropredador. Gulella bicolor (Hutton) (Gastropoda: Pulmonata: Streptaxidae). Nautilus 98: 63-68.
  • Fisher TW, Orth RE, Swanson SC. 1980. Caracol contra caracol. Agricultura de California (noviembre-diciembre): 3 págs.
  • Hart AD. 1978. El ataque contra los caracoles arborícolas de Hawaii. Revista de Historia Natural (diciembre): 46-56.
  • Hubricht L. 1985. Las distribuciones de los moluscos nativos del este de Estados Unidos. Fieldiana, Zoología (nueva serie) no 24: i-viii, 1-191.
  • Mead AR. 1961. El caracol gigante africano, un problema de malacología económica. Prensa de la Universidad de Chicago, 257 págs.
  • Pilsbry HA. 1946. Land Mollusca of North America (Norte de México). Academy of Natural Sciences Philadelphia Monographs No. 3, 2: 1-520.

Autores: Kurt Auffenberg y Lionel A. Stange, Departamento de Agricultura y Servicios al Consumidor de Florida, División de Industria Vegetal T.R. Fasulo, Universidad de Florida
Publicado originalmente como Circular de Entomología 285 del DPI. Actualizado para esta publicación.
Fotografías: Paul M. Choate, Lyle J. Buss y John Slapcinsky, Universidad de Florida Bill Frank, www.jaxshells.org
Dibujo: FDACS-División de Industria Vegetal
Diseño web: Don Wasik, Jane Medley
Número de publicación: EENY-251
Fecha de publicación: noviembre de 2001. Última revisión: julio de 2011. Revisado: diciembre de 2017. Revisado: febrero de 2021.

Una institución que ofrece igualdad de oportunidades
Editora y Coordinadora de Criaturas Destacadas: Dra. Elena Rhodes, Universidad de Florida


Criatura absurda de la semana: esta babosa tiene un pene tan grande que tiene que aparearse al revés

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Si lee esta columna con la más mínima regularidad, sabrá que en el reino animal no hay escasez de sexo extraño. Como el del parásito que devora la lengua de un pez y se aparea en su boca. O el pequeño marsupial que tiene tanto sexo que sangra internamente y se queda ciego y muere. Podría seguir.

Ninguno de ellos es particularmente elegante. Así que puedo presentarles el sexo acrobático y al revés de la babosa leopardo, hecho colgando de una rama en una línea de limo. Pero, ¿por qué, cuando otras babosas hacen el tango horizontal perfectamente bien en el suelo? Bueno, mucho de eso tiene que ver con el pene gigantesco de la babosa leopardo, por supuesto.

Lo primero es lo primero: las babosas son hermafroditas, y ese es un buen movimiento evolutivo. No solo garantiza que dos babosas sexualmente maduras puedan unirse para tener bebés, sino que también significa que cuando se aparean, ambas partes pueden terminar fertilizadas. Sin embargo, para ser justos, la gran desventaja del hermafroditismo es que es más costoso energéticamente producir tanto óvulos como espermatozoides, a diferencia de uno u otro.

Entonces, cuando dos babosas leopardo se encuentran, suben a un árbol y suben a una rama. Aquí se acurrucan uno alrededor del otro y aumentan su liberación de baba, a lo grande. Esta parece ser una formulación diferente a la sustancia viscosa de una babosa leopardo promedio, según Ben Rowson, un limacólogo (que sería un científico de las babosas) en el Museo Nacional de Gales. Luego, la pareja descenderá sobre una cuerda viscosa. “Esa cuerda de limo de la que cuelgan puede ser muy fuerte”, dice Rowson. “Es fuerte en el momento, pero también cuando se seca. En realidad, es una estructura bastante dura ".

Todavía acurrucados uno alrededor del otro, colgando y girando suavemente, las babosas desenredan simultáneamente sus penes de color azul alienígena, que salen del lado derecho de su cabeza. Lo hacen con presión hidrostática, bombeando fluidos dentro del pene para agrandarlo cada vez más (las babosas usan el mismo método para controlar sus famosos tallos oculares, por cierto).

Los penes son muy móviles, es casi como si tuvieran mente propia.

“Estos penes, comienzan siendo pequeños, pero en unos momentos puedes ver cuán grandes son, se vuelven casi más grandes que las propias babosas”, dice Rowson. “Los penes son muy móviles, es casi como si tuvieran una mente propia. Son estructuras bastante complicadas, se mueven continuamente y pueden cambiar mucho de forma ”.

Voy a seguir citando a Rowson aquí, porque esto es oro. Los penes “se envuelven entre sí y forman este tipo de configuración de araña, que es muy extraña, con estas solapas alrededor del borde con un volante. Y eso puede pulsar hacia arriba y hacia abajo y hacia adentro y hacia afuera mientras las babosas giran. Es una interacción bastante elaborada.

Mientras tanto, el líquido fluye hacia los penes que se abrazan. “Son expulsados ​​por el líquido del interior del cuerpo, pero estas cosas son tan grandes que creo que absorben la mayor parte del líquido que está dentro”, dice Rowson. "Así que el resto de la babosa se ve un poco drenado o aplanado mientras todo el líquido está en los genitales".

Cuando todo está lo suficientemente inflado, comienza la transferencia de esperma. Y cuando todo el mundo esté lo suficientemente fertilizado, las babosas volverán a subir por la cuerda, aunque a veces uno de los compañeros simplemente se caiga al suelo. Independientemente, uno de ellos consumirá la cuerda de baba para recuperar los recursos perdidos al excretarla. (Curiosamente, otro baboso, el gusano de terciopelo, caza rociando a su presa con una sustancia pegajosa. Después de atrapar y devorar a la víctima, también devora el pegamento gastado. En la naturaleza, verás, no tiene sentido dejar que los recursos se desperdicien. )

Las babosas fertilizadas se apagan y ponen sus huevos en el suelo o en un tronco húmedo o lo que sea. Cuando llegue la primavera, los huevos se convertirán en pequeñas babosas, completando así la extraña saga de que el pene de la babosa leopardo se entrelaza.


Web de diversidad animal

Achatina fulica se originó en las áreas costeras e islas del este de África, donde presumiblemente recibió el apodo de "Caracol gigante africano". El caracol habita en países que van desde Mozambique en el sur, hasta Kenia y Somalia en el norte. No solo se encuentra en el este de África en las áreas costeras e islas, sino que también se ha introducido en muchos otros países de África, junto con muchos países de todo el mundo. El caracol se ha introducido en países tan distantes como los Estados Unidos a Australia y países intermedios. Achatina fulica no es una especie migratoria y, por lo tanto, ha sido introducida por otros medios a los países fuera de África Oriental, posiblemente a través del transporte agrícola, el comercio, el comercio, el acceso a vehículos, el contrabando y otras formas accidentales y deliberadas. ("Achatina fulica", 2014a "Caracol gigante africano", 2013 "Lissachatina fulica", 2014 "Caracoles (Caracol gigante de África Oriental)", 2012 Cowie, 2010 Egonmwan, 2007 Stokes, 2006 Vogler, et al., 2013)

Habitat

El caracol terrestre gigante africano tiene un hábitat natural ubicado en África, donde hay un clima tropical con temperaturas cálidas durante todo el año y alta humedad. El caracol se ha adaptado y ha podido prosperar también en climas templados. Esta especie prefiere áreas de elevación baja a media, con preferencia de temperatura entre nueve grados Celsius y veintinueve grados Celsius. Achatina fulica puede sobrevivir en condiciones menos ideales, como dos grados Celsius por hibernación y treinta grados Celsius por estivación. El caracol se puede encontrar en áreas agrícolas, áreas costeras, humedales, áreas perturbadas, bosques, áreas urbanas y zonas ribereñas. Los caracoles necesitan temperaturas por encima del punto de congelación y preferiblemente alta humedad para prosperar mejor.Sin embargo, se han adaptado a áreas secas y frías al poder hibernar en suelos blandos durante las condiciones climáticas desfavorables. ("Achatina fulica", 2014a "Caracoles (caracol gigante de África Oriental)", 2012 Cowie, 2010 Stokes, 2006 Vogler, et al., 2013)

  • Regiones de hábitat
  • templado
  • tropical
  • terrestre
  • Biomas terrestres
  • sabana o pradera
  • bosque
  • Otras características del hábitat
  • urbano
  • agrícola
  • ribereño

Descripción física

El caracol gigante africano se puede distinguir de otros caracoles debido a su gran tamaño cuando está maduro, el caracol puede alcanzar hasta ocho pulgadas (30 centímetros) de longitud con un diámetro de cuatro pulgadas (10 centímetros). El caracol puede alcanzar hasta treinta y dos gramos de peso. El caracol tiene las características físicas asociadas con el filo Mollusca, incluida una concha. La concha de Achatina fulica tiene forma de cono y tiene una altura que es el doble de la anchura. Cuando el caracol está maduro y completamente desarrollado, el caparazón normalmente constará de siete a nueve verticilos. El color del caracol difiere según el entorno, ya que algunos son principalmente de color marrón u oscuro, con rayas oscuras y rayas que atraviesan los verticilos, mientras que otros son de color marrón rojizo con marcas verticales de color amarillo pálido. ("Achatina fulica", 2014a "Achatina fulica", 2014b "Caracol de tierra africano gigante", 2008 "Caracol gigante africano", 2013 "Pest Alert", 2011 "Caracoles (Caracol gigante de África Oriental)", 2012 Cowie, 2010 Stokes, 2006)

  • Otras características físicas
  • ectotérmico
  • heterotermico
  • simetría bilateral
  • Masa promedio 32 g 1,13 oz
  • Longitud del rango 30 (alto) cm 11,81 (alto) pulg

Desarrollo

Los huevos fertilizados de A. fulica se ponen en un nido, o en la tierra y las hojas, para proteger y disfrazar los huevos. Luego, los huevos eclosionan y se convierten en caracoles inmaduros, que crecen hasta la edad adulta en aproximadamente seis meses. Achatina fulica es uno de los muchos caracoles terrestres, que no tienen una fase larvaria como otras especies de gasterópodos. ("Achatina fulica", 2014a "Achatina fulica", 2014b)

Reproducción

Achatina fulica es hermafrodita, cada caracol individual tiene partes reproductoras masculinas y femeninas. No hay partes distintivas que separen a los sexos porque cada caracol contiene ambos sistemas reproductores sexuales. No se autofertilizan, por lo que los caracoles necesitan aparearse con otro caracol de su especie. Como Stylommatophiora, Achatina fulica no se aparean al azar los caracoles se aparean con respecto a la edad y el tamaño de otros caracoles. Los caracoles pequeños e inmaduros que todavía están creciendo producen solo espermatozoides, mientras que los adultos mayores y maduros producen tanto espermatozoides como óvulos. Hay una elección de pareja que depende de la edad cuando se trata de caracoles jóvenes porque necesitan y prefieren a los adultos mayores para aparearse. Los jóvenes caracoles gigantes africanos copulan a todas horas de la noche, mientras que los adultos mayores se aparean en medio de la noche. Los caracoles eligen a sus parejas con respecto al tamaño y la edad, pero la pareja dependiente de la etapa reproductiva es una pareja más atractiva que la pareja que depende del tamaño corporal. El apareamiento ocurre cuando un caracol se encuentra con una posible pareja con la que el caracol individual considera aceptable aparearse. Cuando dos caracoles individuales se aparean, existe la posibilidad de que los gametos sean transferidos a cada uno por el otro simultáneamente. Sin embargo, este es solo el caso si los caracoles tienen aproximadamente el mismo tamaño. Si hay una diferencia de tamaño, el caracol más grande actuará como la hembra y los gametos solo se transferirán del caracol más pequeño al caracol más grande, apareándose unilateralmente. ("Achatina fulica", 2014a "Caracol gigante africano", 2008 "Caracol gigante africano", 2013 "Lissachatina fulica", 2014 "Pest Alert", 2011 Cowie, 2010 Egonmwan, 2007 Tomiyama, 1996)

Cuando dos A. fulica se encuentran y se consideran compañeros dignos, se aparearán uno montando el caparazón del otro. El apareamiento comenzará una vez que los dos caracoles intercambien esperma entre sí. El esperma se usa para fertilizar los huevos en los caracoles, pero también se puede almacenar dentro del cuerpo hasta por dos años. Los huevos fecundados se ponen entre ocho y veinte días después del apareamiento y se depositan en nidos o entre rocas y suelos del suelo. Los huevos suelen eclosionar a temperaturas superiores a los quince grados centígrados. Los huevos, en las condiciones adecuadas, eclosionarán después de once a quince días en pequeños caracoles. La cantidad de huevos que pone un caracol individual a menudo depende de la madurez y edad del caracol y está entre 100 y 500 huevos. Los caracoles gigantes africanos no tienen una temporada específica de apareamiento, ya que pueden producir nuevas nidadas cada dos o tres meses. ("Achatina fulica", 2014a "Caracol gigante africano", 2013 Egonmwan, 2007 Tomiyama, 1996)

  • Características reproductivas clave
  • iteroparous
  • cría durante todo el año
  • hermafrodita secuencial
    • protandroso
    • interno
    • Intervalo de reproducción El caracol africano gigante se reproduce cada dos o tres meses.
    • Época de reproducción La reproducción puede tener lugar en cualquier época del año.
    • Rango número de descendientes 100 a 500
    • Número medio de crías 200
    • Rango período de gestación 11 a 15 días
    • Edad promedio de madurez sexual o reproductiva (mujeres) 6 meses
    • Edad promedio de madurez sexual o reproductiva (hombres) 6 meses

    Los padres de Achatina fulica no contribuyen a la vida de sus crías excepto para la fertilización y la puesta de huevos en nidos o suelo. Una vez que los huevos se incuban, los individuos pequeños están solos y adoptan el territorio que les proporcionó su padre. (Cowie, 2010 Egonmwan, 2007)

    Vida útil / longevidad

    Achatina fulica puede vivir en promedio entre tres y cinco años, y algunos individuos alcanzan los diez años. No hay mucha diferencia entre la esperanza de vida en la naturaleza y en cautiverio. En su hábitat natural, los depredadores son una de las principales causas de mortalidad de Achatina fulica, sin embargo, como se han convertido en una especie invasora, sus nuevos hábitats contienen cerca de cero depredadores. Los caracoles suelen morir por causas naturales o condiciones de vida desfavorables. Recientemente, ha habido desarrollos en molusquicidas que han tenido un impacto en la matanza de esta especie, con el fin de controlar mejor su población en áreas no deseadas. ("Achatina fulica", 2014a "Lissachatina fulica", 2014 Cowie, 2010)

    • Vida útil de la gama
      Estado: salvaje 10 (alto) años
    • Vida útil típica
      Estado: salvaje de 3 a 5 años
    • Vida útil típica
      Estado: cautiverio de 3 a 5 años

    Comportamiento

    Achatina fulica es una especie solitaria. Los padres no tienen un impacto en la vida de sus crías una vez que los huevos nacen, por lo que el comportamiento solitario está intacto desde el principio. No es posible que A. fulica se autofecunda, por lo que el cortejo y la interacción es un aspecto necesario de sus vidas. El movimiento es un aspecto importante de sus vidas, ya que es necesario para aparearse, encontrar comida y escapar de las amenazas. Achatina fulica segrega una sustancia similar a la baba que permite un viaje suave y fácil durante su movimiento. La sustancia protege y permite viajar a través de superficies rugosas y afiladas. Achatina fulica es una especie nocturna y permanece inactiva durante el día. Los caracoles a menudo se entierran en el suelo para mantenerse frescos y ocultos de las amenazas. Los caracoles gigantes africanos también pueden sobrevivir a las condiciones frías al estimular que se vuelven lentos y lentos mientras esperan que ocurran las condiciones más cálidas y deseadas. ("Lissachatina fulica", 2014 "Pest Alert", 2011)

    • Comportamientos clave
    • terrible
    • nocturno
    • móvil
    • sedentario
    • estivación
    • solitario

    Comunicación y percepción

    Achatina fulica no necesita comunicarse a menudo, ya que no es una especie social. El momento de la comunicación entre las especies tiene lugar en el proceso de apareamiento, ya que uno se monta sobre el lomo de otro individuo. La comunicación tiene lugar cuando hay un cambio en la posición de la cabeza, junto con cambios en el movimiento del cuerpo. Los cambios en el cuerpo y la cabeza son señales de comunicación que indican que el proceso de apareamiento continuará. Achatina fulica no tiene el oído como un sentido, por lo que depende de sus otros sentidos para percibir el entorno. Esta especie también tiene tentáculos caudales, el par superior de tentáculos tiene ojos en las puntas y el par inferior tiene el órgano sensorial que permite el olfato. Esta especie tiene un fuerte sentido del olfato, lo que ayuda a encontrar fuentes de alimento. La combinación del olfato y la vista es la forma en que esta especie percibe el entorno que la rodea y permite la detección de alimentos, parejas y posibles amenazas. ("Achatina fulica", 2014a "Caracol africano gigante", 2013 Cowie, 2010 Egonmwan, 2007)

    Hábitos alimenticios

    Los caracoles gigantes africanos son herbívoros. Achatina fulica se alimenta principalmente de materia vegetal vascular, sin importar si es materia viva o muerta. Esta especie de caracol tiene un fuerte sentido del olfato que ayuda a atraer y guiar a los individuos hacia cultivos de huerta y otros recursos vegetales. Estos caracoles tienen diferentes preferencias con sus edades. Los miembros jóvenes de esta especie se alimentan de materia en descomposición y algas unicelulares. También prefieren Musa (plátanos) de textura suave, Beta vulgaris (remolacha) y Tagetes patula (caléndulas). Los caracoles africanos más maduros y desarrollados prefieren alimentarse de plantas y vegetación vivas. Los caracoles maduros amplían su espectro de plantas preferidas para consumir, incluyendo: Solanum melongena (berenjena), Cucumis sativus (pepino), Cucurbita pepo (calabaza) y muchas otras. También se ha encontrado que esta especie se alimenta de otros caracoles, líquenes, hongos y materia animal. La rádula, una característica distintiva de los gasterópodos, es esencial en la capacidad de comer una variedad de alimentos. La rádula es una cinta dentada que se utiliza para raspar o cortar alimentos y permite la capacidad de recoger los alimentos y comenzar el proceso digestivo con facilidad. ("Achatina fulica", 2014a "Caracol de tierra africano gigante", 2008 "Lissachatina fulica", 2014 "Caracoles (caracol gigante de África oriental)", 2012 Cowie, 2010)

    • Dieta primaria
    • herbívoro
      • folívoro
      • frugívoro
      • Alimentos de origen animal
      • moluscos
      • Alimentos vegetales
      • sale de
      • madera, corteza o tallos
      • semillas, granos y nueces
      • Fruta
      • flores
      • líquenes
      • algas
      • Otras comidas
      • hongo
      • detrito

      Depredacion

      Achatina fulica tiene un caparazón desde el comienzo de su vida hasta el final. El caparazón se utiliza para la protección contra las condiciones ambientales y los depredadores potenciales. El caparazón también protege los órganos internos contra fuerzas externas. Los colores de A. fulica suelen ser de tonalidades más terrosas, para no destacar en sus ambientes y camuflarse más de la vista de sus depredadores. Los depredadores de Achatina fulica incluyen muchas especies de roedores, jabalíes, crustáceos terrestres y otras especies de caracoles. ("Caracol de tierra africano gigante", 2008 "Lissachatina fulica", 2014 "Caracoles (Caracol gigante de África Oriental)", 2012)

      • Depredadores conocidos
        • Cangrejo rojo de la Isla de Navidad, Gecarcoidea natalis
        • caracol caníbal, Euglandina rosea
        • caracol de tierra, Gonaxis quadrilateralis
        • hormigas de fuego, Solenopsis geminata
        • cangrejos ermitaños, Paguroidea
        • Rata de campo malaya, Rattus tiomanicus
        • Rata polinesia, Rattus exulans
        • Rata de los arrozales, Rattus argentiventer
        • jabalí, Sus scrofa
        • Gusano plano de Nueva Guinea, Platydemus manokwari

        Roles del ecosistema

        Achatina fulica tiene varios roles ecosistémicos diferentes. Esta especie se descompone y consume vegetación muerta. El beneficio de este papel en el ecosistema es que el caracol ayuda a reciclar los nutrientes y los componentes esenciales para la vida. Los caracoles gigantes africanos también forman parte de la cadena alimentaria, ya que son una fuente de alimento para muchos depredadores. Esta especie también alberga organismos parásitos, como Angiostrongylus cantonensis, el gusano pulmonar de la rata. Los organismos parásitos viven y prosperan en este huésped y pueden ser transportados a otros huéspedes, como los humanos, a través del consumo de los caracoles. ("Achatina fulica", 2014a "Achatina fulica", 2014b Carvalho, et al., 2003 Cowie, 2010 Stokes, 2006)

        Importancia económica para los seres humanos: positiva

        Los caracoles a menudo se consideran un manjar para los humanos y A. fulica no es una excepción. Los seres humanos de todo el mundo consumen caracoles africanos gigantes como fuente de proteínas cuando se preparan correctamente. Esta especie también es una alternativa barata en algunas regiones como fuente de alimento para peces en la piscicultura, ya que se reproducen rápidamente y en grandes cantidades. Achatina fulica también puede ser beneficiosa en la fabricación de fertilizantes, piensos para pollos y compuestos biológicos en laboratorios clínicos y experimentales. ("Achatina fulica", 2014a "Lissachatina fulica", 2014 Stokes, 2006)

        Importancia económica para los seres humanos: negativa

        Los caracoles gigantes africanos son una especie invasora en ese mundo. Se ha vuelto ilegal poseer estos caracoles en los países donde se ha introducido. Achatina fulica tiene una preferencia dietética grande y amplia, los hábitos alimenticios de esta especie causan una gran pérdida de cultivos para los agricultores. Se consideran una plaga agrícola, que les cuesta a los agricultores no solo sus cosechas, sino también costos económicos. Esta especie también es portadora de muchos organismos parásitos, incluidos organismos que dañan a las personas y las plantas. Las enfermedades graves y las enfermedades pueden surgir en los seres humanos si consumen caracoles africanos gigantes. Achatina fulica también destruye y contamina su entorno, incluido el suelo. Cuando un individuo de esta especie muere, el carbonato de calcio que se encuentra en las conchas neutraliza el suelo, la neutralización del suelo y la alteración de sus propiedades afectan los tipos de plantas que pueden crecer en el suelo. Achatina fulica puede costar a ciudades, estados o países millones de dólares no solo en costos agrícolas, sino también en intentos de controlar esta especie invasora. ("Achatina fulica", 2014a "Achatina fulica", 2014b "Caracol terrestre africano gigante", 2008 "Lissachatina fulica", 2014 "Perfiles de especies: Caracol gigante africano", 2014 Carvalho, et al., 2003 Cowie, 2010 Stokes, 2006 )

        Estado de conservación

        Achatina fulica actualmente no es vulnerable, amenazada ni en peligro de extinción.

        • Lista Roja de la UICN no evaluada
        • Lista federal de EE. UU. Sin estatus especial
        • CITES Sin estatus especial
        • Lista del estado de Michigan Sin estatus especial

        Colaboradores

        Taylor Hoffman (autor), Grand View University, Nicole Pirie (autor), Grand View University, Felicitas Avendano (editor), Grand View University, Dan Chibnall (editor), Grand View University, Angela Miner (editora), Animal Diversity Web Staff .

        Glosario

        Vive en Australia, Nueva Zelanda, Tasmania, Nueva Guinea e islas asociadas.

        que viven en el África subsahariana (al sur de 30 grados norte) y Madagascar.

        viviendo en la provincia biogeográfica Neártica, la parte norte del Nuevo Mundo. Esto incluye Groenlandia, las islas árticas canadienses y todas las de América del Norte hasta las tierras altas del centro de México.

        viviendo en la parte sur del Nuevo Mundo. En otras palabras, América Central y del Sur.

        viviendo en la parte norte del Viejo Mundo. En otras palabras, Europa y Asia y norte de África.

        viviendo en paisajes dominados por la agricultura humana.

        tener una simetría corporal tal que el animal se pueda dividir en un plano en dos mitades de imagen especular. Los animales con simetría bilateral tienen lados dorsal y ventral, así como extremos anterior y posterior. Sinapomorfia de la Bilateria.

        ayuda a descomponer plantas y / o animales muertos

        un animal que causa directamente enfermedades en los seres humanos. Por ejemplo, enfermedades causadas por la infección por nematodos filariales (elefantiasis y ceguera de los ríos).

        usa olores u otros químicos para comunicarse

        partículas de materia orgánica de organismos muertos y en descomposición. Los detritos son el resultado de la actividad de los descomponedores (organismos que descomponen material orgánico).

        animales que deben utilizar el calor adquirido del medio ambiente y adaptaciones de comportamiento para regular la temperatura corporal

        unión de óvulo y espermatozoide

        un animal que come principalmente hojas.

        Sustancia que proporciona nutrientes y energía a un ser vivo.

        Los biomas forestales están dominados por árboles; de lo contrario, los biomas forestales pueden variar ampliamente en cantidad de precipitación y estacionalidad.

        un animal que come principalmente fruta

        Animal que se alimenta principalmente de plantas o partes de plantas.

        tener una temperatura corporal que fluctúa con la del entorno inmediato que no tiene mecanismo o un mecanismo poco desarrollado para regular la temperatura corporal interna.

        la ovulación es estimulada por el acto de la cópula (no ocurre espontáneamente)

        la fertilización tiene lugar dentro del cuerpo de la mujer

        se refiere a especies animales que han sido transportadas y poblaciones establecidas en regiones fuera de su área de distribución natural, generalmente a través de la acción humana.

        La descendencia se produce en más de un grupo (camadas, nidadas, etc.) y en múltiples estaciones (u otros períodos propicios para la reproducción). Los animales heteroparos deben, por definición, sobrevivir durante múltiples estaciones (o cambios de condición periódicos).

        tener la capacidad de moverse de un lugar a otro.

        el área en la que el animal se encuentra naturalmente, la región en la que es endémico.

        encontrado en la región oriental del mundo. En otras palabras, India y el sudeste asiático.

        la reproducción en la que los huevos son liberados por el desarrollo femenino de la descendencia ocurre fuera del cuerpo de la madre.

        el negocio de comprar y vender animales para que las personas los tengan en sus hogares como mascotas.

        condición de los animales (y plantas) hermafroditas en la que los órganos masculinos y sus productos aparecen antes que los órganos femeninos y sus productos

        Se refiere a algo que vive o se encuentra adyacente a un cuerpo de agua (generalmente, pero no siempre, un río o arroyo).

        reproducción que incluye combinar la contribución genética de dos individuos, un macho y una hembra

        los espermatozoides maduros son almacenados por las hembras después de la cópula. El almacenamiento de espermatozoides masculinos también ocurre, ya que los espermatozoides son retenidos en los epidídimos masculinos (en los mamíferos) durante un período que, en algunos casos, puede extenderse durante varias semanas o más, pero aquí usamos el término para referirnos únicamente al almacenamiento de espermatozoides por parte de las hembras.

        usa el tacto para comunicarse

        esa región de la Tierra entre 23,5 grados Norte y 60 grados Norte (entre el Trópico de Cáncer y el Círculo Polar Ártico) y entre 23,5 grados Sur y 60 grados Sur (entre el Trópico de Capricornio y el Círculo Antártico).

        la región de la tierra que rodea el ecuador, de 23,5 grados norte a 23,5 grados sur.

        Un bioma terrestre. Las sabanas son pastizales con árboles individuales dispersos que no forman un dosel cerrado. Se encuentran extensas sabanas en partes de África subtropical y tropical y América del Sur, y en Australia.

        Una pradera con árboles dispersos o grupos de árboles dispersos, un tipo de comunidad intermedia entre pradera y bosque. Véase también Bioma de praderas y sabanas tropicales.

        Bioma terrestre que se encuentra en latitudes templadas (& gt23,5 ° N o latitud S). La vegetación está formada principalmente por pastos, cuya altura y diversidad de especies dependen en gran medida de la cantidad de humedad disponible. El fuego y el pastoreo son importantes para el mantenimiento a largo plazo de los pastizales.

        viviendo en ciudades y grandes pueblos, paisajes dominados por estructuras y actividades humanas.


        Guía de identificación de caracoles de agua dulce de Florida

        A lo largo de los siglos XIX y XX, los malacólogos realizaron frecuentes viajes de campo para explorar sistemas fluviales que eran poco conocidos y para volver a visitar otros que eran conocidos por sus ricos y únicos conjuntos de especies. La mayoría de las investigaciones se centraron en los ríos al norte de Florida y se prestó poca atención a la fauna de Florida. Hasta hace poco, todo el conocimiento de la fauna de caracoles de agua dulce de Florida se basaba en diversos documentos que trataban de especies individuales, grupos de especies estrechamente relacionadas o sistemas fluviales individuales.

        Wm. J. Clench y Ruth P. Turner (1956) publicaron un estudio de la fauna desde el río Suwannee al oeste hasta el río Escambia. Este estudio fue una contribución histórica a la malacología del sureste y resumió la fauna conocida del oeste de Florida. También fue el primer resumen de fauna adecuadamente ilustrado publicado en el sureste. Desde entonces, se ha realizado una gran cantidad de trabajo de campo en toda Florida y han salido a la luz muchas adiciones a la fauna. Algunas eran extensiones de distribución de especies que se sabe que se encuentran en áreas adyacentes. Otros eran taxones nuevos que no se encontraron en estudios anteriores.

        Se volvió cada vez más importante proporcionar un manual de identificación de los caracoles de agua dulce de Florida por muchas razones. No hubo referencias para cubrir todo el estado. Los disponibles cubrían solo una parte del estado o parte de la fauna. Nuestro conocimiento de la fauna ha aumentado enormemente durante los últimos años, y era deseable un resumen de esta información para facilitar otros tipos de estudio. La importancia bioeconómica de los caracoles para los problemas ambientales se ha vuelto cada vez más relevante debido al impacto que el desarrollo económico tiene en las vías fluviales de Florida. La primera edición de The Freshwater Snails of Florida: a Manual for Identification se publicó en 1984. Fue bien recibida y sirvió a los intereses y necesidades de muchas personas. Como se anticipó, el trabajo adicional sobre la sistemática de la fauna de caracoles de agua dulce del sureste creó la necesidad de una revisión posterior en 1999, y de esta versión actualizada.

        Las melenas vernáculas utilizadas en este manual son consistentes con la lista estandarizada de nombres vernáculos para caracoles de agua dulce de América del Norte establecida recientemente por la American Fisheries Society (Turgeon, et al, 1998). Los nombres vernáculos se dan solo para las especies. Las subespecies llevan el mismo nombre que la subespecie propuesta, como es coherente con el estándar utilizado por la American Fisheries Society para peces y por otras sociedades para otras clases de animales. Este manual reconoce 113 especies y subespecies que ocurren en Florida y la lista aumentará con el tiempo.

        El manual trata solo los géneros que ocurren en agua dulce. Se presenta en forma de suplementos clave con ilustraciones e información sobre el hábitat para facilitar las identificaciones. Debe recordarse que es solo una clave que enfatiza los caracteres de shell. Ocasionalmente puede ser necesario recurrir a otras fuentes de información para determinar identificaciones con mayor grado de certeza. También debe recordarse que muchos grupos no han sido estudiados suficientemente y el lector puede tener material que se suma o contradice información previamente registrada. . Se espera que este manual estimule a otros biólogos a contribuir a nuestro conocimiento de los moluscos de agua dulce. El lector descubrirá lo poco que sabemos sobre cualquier género que se encuentre en Florida.

        Fred G. Thompson (1934-2016)
        (Fmr.) Curador de Malacología
        Museo de Historia Natural de Florida
        Universidad de Florida
        Gainesville, Florida 32611-7800

        Preparación de muestras para identificación

        La conservación adecuada comienza cuando se recolectan las muestras. Los caracoles vivos para estudios de conchas deben conservarse en un 70 por ciento de alcohol. Nunca conserve las muestras de concha en formalina. La formalina corroe el caparazón y, por lo tanto, elimina el color, la delicada escultura y el periostracum, la fina capa de "piel" presente en la mayoría de los caparazones.

        La formalina ni siquiera sirve como un buen fijador o conservante para estudios anatómicos a largo plazo. Después de algunos años almacenados, los tejidos glandulares del sistema reproductor femenino se deterioran y el proceso se extiende gradualmente para destruir todas las estructuras genitales, excepto las terminales. No importa que las muestras se almacenen en alcohol al 70 por ciento después de haber sido fijadas en formalina. El proceso de deterioro no es reversible. Esto es particularmente cierto en la Pulmonata. Sin embargo, la formalina es un excelente fijador para la conservación a corto plazo.

        Es importante guardar algunas muestras para estudios anatómicos. Esto es esencial en el caso de Hydrobiidae. Las muestras de campo vivas deben dividirse en dos grupos, uno para conservarlo para las conchas y el otro para conservar las muestras anatómicas. Estos últimos se colocan en un pequeño recipiente lleno de agua del estanque. No use agua del grifo, ya que los iones de cobre del sistema de tuberías pueden contaminar el agua del grifo y matar a los caracoles de forma prematura. Esparza algunos cristales de mentol granulados sobre la superficie del agua y deja que el recipiente repose durante 10 a 15 horas, momento en el que los caracoles deben extenderse desde el caparazón y ser insensibles al sondaje con una aguja. Puede ser necesario un poco de práctica para perfeccionar este relajante procedimiento. Luego, las muestras se colocan en un fijador como formalina al 10 por ciento o solución de Bouin. El fijador puede dañar el caparazón, pero eso no es importante para fines anatómicos. Después de que los caracoles hayan estado en el fijador durante unos minutos a varias horas, dependiendo de su tamaño, deben enjuagarse con agua y transferirse a alcohol etílico al 70 por ciento. La rádula se puede estudiar diseccionando la masa bucal y macerándola en clorox o hidróxido de sodio. Luego, la rádula se enjuaga a fondo en agua destilada, se tiñe y se monta en un portaobjetos de microscopio.

        Las muestras de concha deben limpiarse y secarse al aire. Algunas conchas pueden estar muy incrustadas con depósitos minerales y algas, que pueden oscurecer los detalles de la escultura y el color. Sumergirlos en una solución diluida de ácido oxálico y restregarlos suavemente con un cepillo fino puede limpiar tales muestras. Las cáscaras deben enjuagarse con frecuencia con agua del grifo durante el proceso de limpieza para evitar que el ácido las ataque. Después de enjuagar bien las cáscaras, se pueden secar al aire en bandejas de cartón. Los cuerpos de caracoles grandes, como viviparids y pilids, deben sacarse del caparazón. Opercula debe pegarse a tapones de algodón y reemplazarse dentro de la abertura.

        Los caracoles de tamaño pequeño o mediano deben identificarse con la ayuda de un microscopio de disección binocular que esté equipado con un micrómetro ocular calibrado con una precisión de 0,1 mm para poder realizar mediciones precisas. Los opérculos de los caracoles diminutos se pueden estudiar más fácilmente quitándolos del animal y viéndolos con luz transmitida.


        Peculiaridades de la anatomía del caracol

        Lourdes Ortega Poza / Getty Images

        Los caracoles tienen una concha única, a menudo enrollada en espiral (univalva), se someten a un proceso de desarrollo llamado torsión y poseen un manto y un pie musculoso que se utiliza para la locomoción. Los caracoles y las babosas tienen ojos en la parte superior de los tentáculos (los caracoles de mar tienen ojos en la base de sus tentáculos).


        Biología reproductiva del caracol "Copey" Melongena melongena (Linnaeus, 1758) en la bahía de Cispata en la costa caribeña de Colombia.

        RESUMEN El ciclo reproductivo del caracol "Copey" Melongena melongena en la bahía de Cispata se examinó desde octubre de 1998 hasta septiembre de 1999. Se estudió la maduración de las gónadas mediante observaciones macroscópicas y microscópicas en las gónadas de las hembras & gt70 mm (altura total de la concha), lo que demuestra que los individuos eran maduran durante todo el año, pero con un período de máxima madurez en marzo que coincide con la época de máximo reclutamiento. El tamaño medio en la primera madurez fue de 52 mm para los machos y de 65 mm para las hembras. Un pequeño número de individuos intersexuales (4%) (hembras masculinizadas, con un ovario normalmente desarrollado y un pene rudimentario, machos feminizados con testículos y gonoporos normalmente desarrollados) se presentaron en tamaños intermedios. La proporción de machos en la población disminuye con el aumento del tamaño individual, y solo las hembras están presentes en la clase de tamaño más grande muestreada (tamaño medio de 98,5 mm de altura de la concha), lo que sugiere hermafroditismo protándrico. Si se demuestra que esto es cierto, la pesca artesanal que prefiere animales más grandes podría interferir gravemente en el éxito de la reproducción.

        PALABRAS CLAVE: Ciclo reproductivo, Melongena melongena, Caribe, hermafroditismo protándrico, intersexualidad ,.

        El caracol "Copey" Melongena melongena (Linnaeus, 1758) se encuentra ampliamente distribuido en el Golfo de México, el Caribe y las Antillas. El caracol vive en las zonas poco profundas de lagunas costeras, manglares y esteros, siendo un componente importante de la fauna en fondos blandos o fangosos. El caracol tiende a concentrarse en áreas con alta densidad de presas, que son bivalvos, otros gasterópodos, ascidias y carroña (Hathaway & amp Woodburn 1961, Hawkins 1973, Rodríguez 1976, Flores 1980, Cosel 1986, Morton 1986, Dalby 1989, Villareal 1989 , Bolos 1994). Teniendo en cuenta este comportamiento, los pescadores a veces utilizan raíces de manglar, cubiertas con mitilid Mytilopsis soller como cebo, dejando que los caracoles se acumulen en el cebo de un día para otro. El método de recolección de estos caracoles incluye caminar sobre el fondo y ubicar los caracoles debajo del barro con el pie. Al hacer esto, los pescadores no pueden discriminar el tamaño, ya que se pescan todos los tamaños. M. melongena alcanza tamaños de hasta 200 mm de altura de concha (Clench & amp Turner 1956, Abbott 1974, Flores 1980, Diaz & amp Puyana, 1994). En la bahía de Cispata se encuentran individuos entre 12 y 151 mm de altura de concha, siendo el tamaño medio de captura de 57 mm.

        M. melongena copula de diciembre a julio en Colombia (Rodríguez 1976) y luego produce cápsulas de huevo. Las masas de huevos de M. melongena tienen una capa basal común. El número de cápsulas producidas fluctúa entre 27-31, ubicadas a lo largo de una cuerda que mide hasta 218 mm de longitud. Se producen algunas cápsulas de huevo estériles modificadas que sirven para anclar la masa de huevo en el fondo blando. Estas cápsulas estériles son más pequeñas que las cápsulas fértiles, pero tienen la misma forma y están separadas aproximadamente 28 mm en un extremo de la cuerda. La distancia media entre cápsulas fértiles a lo largo del hilo es de solo 6 mm, esta distancia se acorta hacia las últimas cápsulas producidas. Las masas de huevos se entierran principalmente en fondos blandos cerca de la vegetación de la costa. Las cápsulas contienen al menos de 185 a 290 embriones según D'Asaro (1997), o de 300 a 400 embriones según Flores (1980), cada embrión mide de 250 a 300 [micro] m. El desarrollo dentro de las cápsulas tarda de 20 a 25 días. Para el día 16 se observa una larva veliger bien desarrollada, que tiene cuatro grandes lóbulos velares con una doble fila de cilios fuertes en sus bordes externos. El pie y el opérculo están bien desarrollados, y las larvas aparentemente pueden gatear. Para el día 25 o más, cuando se retiran de la cápsula, las larvas ya no sobresalen de los lóbulos velares, sino que se arrastran activamente y pueden voltear rápidamente el caparazón con la ayuda del pie. Cuando las cápsulas se abren, la mayoría de los caracoles jóvenes, ahora incapaces de nadar, gatean inmediatamente y parecen estar alimentándose (Clench y Turner 1956).

        Rodríguez (1976) informó que las hembras maduras más pequeñas encontradas en la Bahía de Cartagena medían 80 mm y los machos 65 mm de altura de caparazón. Además de estas observaciones de Rodríguez, la información sobre la maduración de las gónadas de M. melongena en Colombia es escasa.

        Con pocas excepciones, los gasterópodos prosobranquios son gonocóricos, típicamente con fertilización interna, aunque algunas especies demuestran hermafroditismo protándrico (Gallardo 1989). Rodríguez (1976) identificó hembras de M. melongena con alturas de caparazón entre 40 y 62 mm con un desarrollo incipiente del pene. Las especies relacionadas con M. melongena, como Busycon carica y M. corona, tienen características similares (Castagna & amp Kraeuter 1994, Zetina 1999).

        Observaciones anteriores han sugerido que en los hábitats de cría, los individuos pequeños eran en su mayoría machos y en áreas donde ocurre el crecimiento y la maduración, los individuos más grandes eran predominantemente hembras (Hathaway & amp Woodburn 1961, Woodbury 1986, Zetina 1999). Los individuos intersexuales y la dominancia sexual en diferentes categorías de tamaño, sugieren que M. melongena puede ser un hermafrodita protándrico consecutivo. Esto requiere verificación, ya que las actividades de pesca artesanal, que prefieren tamaños más grandes, pueden afectar negativamente a la población al alterar seriamente las proporciones de sexos. La pesquería de M. melongena ocurre en todo el Caribe, pero como el caracol solo se usa para el consumo local, no aparece en las estadísticas. Sin embargo, la pesquería es importante, por ejemplo Hernández (2001) estima para el área de la Bahía de Cispata (la bahía y los pantanos cercanos) que se pesca el 70% o la biomasa total de la población de caracoles, lo que representa para los pescadores locales ca. 30% de sus ingresos totales. La carne del caracol se utiliza principalmente en todo el Caribe para ofrecer aperitivos (las populares "botanas") en los restaurantes de playa de las zonas turísticas.

        El objetivo del presente estudio fue describir el ciclo reproductivo y patrón de reclutamiento, proporción de sexos y presencia de individuos intersexuales en M. melongena en Bahía Cispata. Esta información debería proporcionar una base para que los administradores de recursos pesqueros diseñen medidas de gestión biológicamente racionales para este recurso.

        Se recolectaron individuos de M. melongena desde octubre de 1998 a septiembre de 1999 en el área de la bahía de Cispata (incluye los pantanos cercanos y el área cercana a la playa de Amaya) (Fig. 1).

        Cada mes, desde octubre de 1998 a septiembre de 1999, se buscaron caracoles en el campo (como hacen los pescadores, con el pie), se recolectaron manualmente y se midieron. Este muestreo fue parte de un estudio sobre distribución, abundancia y crecimiento del caracol. Por lo tanto, se muestreó un gran número de individuos (más de 100), que representan toda la distribución de profundidad. Para el estudio del ciclo reproductivo se seleccionaron las 30 hembras más grandes, pero que medían al menos 70 mm de altura de la cáscara (se observó que las hembras de ese tamaño pusieron huevos). Debido a la pesquería, en la que el tamaño promedio de captura es de alrededor de 50 mm, con pocos individuos que alcanzan los 80 mm o más, los individuos grandes son escasos en el campo, por lo que siempre que fue posible, los individuos más grandes se compraron a los pescadores. Para obtener las 30 hembras, los individuos recolectados tuvieron que ser sacrificados para verificar el sexo. Dado que el objetivo del estudio fue conocer el momento de reproducción de M. melongena en Bahía Cispata, el análisis se concentró en las hembras, considerando que solo cuando están maduras puede ocurrir la cópula. Como quizás no todas las hembras, pero probablemente todos los machos, pueden reproducirse cada año (como se describe para otros gasterópodos), este método puede subestimar el número de individuos reproductores dentro de la población. Pero el patrón estacional general no se verá afectado por esto.

        Se extrajeron los tejidos de cada individuo medido (altura total de la concha en mm) y se separó la gónada. A continuación, se pesó cada componente por separado (escurrido en húmedo) con una precisión de 0,01 g. Las gónadas se fijaron en líquido de Bouin y se prepararon utilizando procedimientos histológicos tradicionales para obtener secciones delgadas (6 [micro] m) teñidas con hematoxilina y eosina de Ehrlich. Se tomaron tres secciones de cada bloque de inclusión, cada una con una separación de 360 ​​µm para evitar incluir los mismos folículos reproductivos en las diferentes secciones.

        Se utilizaron dos métodos para establecer el ciclo reproductivo. El primero incluyó una evaluación cuantitativa macroscópica (índice de gónadas = IG) y el segundo se basó en una evaluación cualitativa microscópica (índice de madurez de las gónadas = IGM).

        El índice de gónadas (IG) está representado por:

        GI = (peso de la gónada / peso total de los tejidos) x 100

        Para el peso total de los tejidos se incluyeron todos los tejidos blandos del animal, incluyendo cabeza, pie con opérculo, masa visceral, manto, así como la gónada.

        Las características del índice de madurez de las gónadas (IGM) se establecieron para cada etapa del desarrollo de las gónadas, según lo definido por Ramorino (1975):

        * Evacuadas (I): paredes de ácinos de aspecto ondulado y abundantes fagocitos en su interior.

        Maduración (II): paredes internas de los ácinos con ovocitos vitelógenos pediculados y piriformes y presencia de pocos fagocitos y grandes espacios entre ellos.

        * Máxima madurez (III): las paredes de los ácinos adquieren una forma poligonal sin espacios entre ellas y presencia de abundantes células nutritivas.

        El IGM se calculó utilizando la siguiente ecuación:

        Donde F = etapa de desarrollo gamético (I-III), n = número de individuos en la etapa F y N = número total de individuos.

        Utilizando las frecuencias de talla obtenidas a lo largo de un año de muestreo y los parámetros de crecimiento calculados por Hernández (2001), se utilizó la rutina del programa FISAT para patrones de reclutamiento (Gayanilo & amp Pauly 1997). Esto permite determinar el número de pulsos de reclutamiento por año y sus intensidades. Para este estudio, el reclutamiento se definió como la adición de nuevos individuos a la población bentónica.

        Tamaño medio en la primera madurez

        Con base en información reportada por Rodríguez (1976) y Flores (1980), que describen que M. melongena copula de diciembre a junio, siendo las masas de huevos más abundantes en febrero y marzo, se realizó un muestreo intensivo entre diciembre de 1998 y marzo de 1999. Se obtuvieron diez individuos para cada clase de tamaño de 10 mm, comenzando con individuos de 20 mm. Este número de individuos se decidió, considerando la posibilidad de obtenerlos realmente en el campo, o poder comprarlos a los pescadores. El límite inferior de 20 mm corresponde a los individuos más pequeños que los pescadores incluyen en su captura. Se identificaron machos y hembras mediante cortes histológicos de las gónadas. Los individuos se clasificaron como inmaduros (abundante ausencia de tejido conectivo o muy pocos acinos) o maduros (estadios I-III). Los datos para cada sexo se ajustaron a un modelo logístico utilizando el programa CurveExpert 1.3 (Copyright (c) 1995-1997 Daniel Hyams.) Basado en la ecuación:

        Donde Y = Frecuencia relativa acumulada (%), a = constante, b = pendiente, c = constante yx = altura total de la cáscara.

        La talla media en la primera madurez se estimó a un nivel del 50% de la frecuencia relativa acumulada (Zetina 1999).

        Proporción de sexos e individuos intersexuales

        Mediante observaciones macroscópicas y microscópicas, los individuos se identificaron como machos o hembras y, por lo tanto, se obtuvo una estimación de la proporción de sexos. Cuando la determinación del sexo entre el examen macroscópico y microscópico no coincidió, los individuos se clasificaron como en la fase intersexual según los criterios utilizados por Reed (1993) y Zetina (1999). A nivel macroscópico, las mujeres masculinizadas presentan un pene atrofiado que es más pequeño que el de los hombres normales. Se observó un ovario a nivel microscópico.El macho feminizado tenía un gonoporo sin diferencias macroscópicas con el de una hembra normal, y microscópicamente tienen un testículo.

        La Bahía de Cispata (Fig. 1) se ubica en el Departamento de Córdoba, en la costa caribeña de Colombia, entre 90 [grados] 26 'y 9 [grados] 21'N y 57 [grados] 54' y 75 [grados] 45 «W. La bahía está ubicada al sur del Golfo de Morrosquillo. Tiene una topografía irregular, está bordeada por manglares y tiene aguas estuarinas con una profundidad media de unos 2 m. (Sánchez et al. 1997). Hacia el interior de la bahía se encuentran 12 pantanos que se conectan con ella por canales (Fig. 1).

        El área de estudio experimenta cuatro estaciones climáticas que incluyen, (a) la estación seca de enero a marzo, (b) la transición a la estación lluviosa de abril a agosto, (c) la estación lluviosa de septiembre a noviembre y (d) la transición a la estación seca en diciembre. Estas estaciones se ven afectadas por la Corriente del Caribe que fluye de este a oeste y por la Contracorriente del Darién, o Corriente de Panamá, que fluye hacia el norte a lo largo de la costa (Ramírez 1994). Las mareas son semidiurnas, con una amplitud inferior a 1 m, la temperatura media anual es de 26,7 [grados] C y la precipitación anual está entre 900 y 1200 mm (Patiño & amp Flores 1993).

        Se observó una alta proporción (& gt50%) de individuos maduros (Etapa III) de enero a septiembre, excepto en los meses de febrero, abril y junio en los que la proporción disminuyó (Fig. 2). Cada pico de individuos maduros fue precedido y seguido por individuos maduros (Etapa II). Los individuos desovados (Etapa I) aparecieron casi durante todo el año, a excepción de enero y el período de agosto y septiembre. Por lo tanto, el desove parece ocurrir entre febrero y julio, y luego nuevamente en octubre, el mes en el que apareció la mayor proporción de individuos agotados.

        El índice de madurez de las gónadas (IGM) aumentó de octubre a diciembre, manteniéndose alto durante el resto del año, pero con picos menores en enero, marzo y agosto (Fig. 3). El índice de gónadas (IG) mostró marzo, junio y septiembre como meses con máximo desarrollo de gónadas (Fig. 4). Las principales reducciones en el índice de gónadas, que sugieren el desove, se observaron durante octubre-noviembre y marzo-abril, y una menor en junio (Fig. 4).

        El patrón de reclutamiento, estimado usando los parámetros de crecimiento L [infinito] = 163 mm y K = 0.2 [y.sup.-1] estimados por Hernández (2001), muestra que los individuos ingresaron a la población a lo largo del año con un máximo en marzo ( Figura 5). Esto coincidió con el período de máxima madurez, según la proporción de individuos en Estadio III y mayor IGM (Figs. 2 y 3). El reclutamiento a lo largo del año coincide con la observación de que los individuos maduros ocurren durante todo el año, sin que exista un patrón de reproducción estacional definido. Se observó un pequeño pico en marzo.

        Tamaño medio en la primera madurez

        Según la Figura 6a, el 50% de los machos alcanzaron la madurez sexual a 52 mm de altura de la concha, tales resultados se ajustan al modelo logístico. Por tanto, se estimó que todos los machos eran capaces de reproducirse con un tamaño de 73 mm (Fig. 6a). Los datos de las mujeres también se ajustaron al modelo logístico. Las hembras alcanzaron la madurez sexual poco después que los machos a una altura de caparazón de 65 mm, con todas las hembras capaces de reproducirse a 77 mm (Fig. 6b). En abril se identificaron hembras desovadas de 74-75 mm de altura.

        La proporción de sexos cambia con la edad (Fig. 7). En la clase de talla más pequeña (26,5 mm) predominaron las hembras, pero sólo se examinaron 8 individuos de esa clase de talla. En la segunda clase de talla analizada (32,5 mm) predominaron los machos y luego tendieron a declinar hacia clases de talla mayores (32,5-92,5 mm). En la clase de talla más grande analizada (98,5 mm) solo se encontraron hembras, pero nuevamente, fue solo una muestra pequeña (4 individuos) (Fig. 7).

        Pocas personas (13) podrían clasificarse como en la fase intersexual, lo que representa solo el 4% de las 325 personas examinadas. Los individuos con características masculinas y femeninas tenían un gonoporo y un pene incipiente similar al de los hombres normales, aunque el examen microscópico confirmó que eran mujeres (mujeres masculinizadas) con ovarios de desarrollo normal. Estos individuos midieron 40-70 mm de altura de caparazón (Tabla I). Las observaciones microscópicas confirmaron que algunos individuos con un gonoporo eran machos (machos feminizados), y estos tenían entre 55 y 73 mm de altura del caparazón y presentaban un testículo desarrollado normal. Todos estos individuos fueron clasificados como en la fase intersexual.

        La coincidencia entre el mayor pulso de reclutamiento y la madurez máxima, descrita por varios métodos (estadios de madurez, IGM, GI) con resultados también coincidentes, sugiere que el ciclo reproductivo descrito es confiable. Si bien el pico de madurez ocurre en la estación seca, la presencia de individuos maduros durante todo el año muestra que la variación entre la estación seca y la lluviosa parece afectar poco, lo que respalda la hipótesis de reproducción y reclutamiento continuos, una condición común en los gasterópodos neotropicales (Weber 1977 ). Rodríguez (1976) informó que en otra zona del Caribe, la cópula de Melongena melongena ocurrió entre diciembre y julio. Estas observaciones pueden haber estado sesgadas por la metodología utilizada por Rodríguez, ya que se basaron solo en observaciones de campo donde los días de muestreo no coincidían necesariamente con los días en que estaban presentes las óvicas.

        El desove continuo, que comienza a una edad temprana, representa una condición favorable para M. melongena, que se somete a una pesquería artesanal. Según los datos de crecimiento (Hernandez 2001), M. melongena alcanza la madurez sexual en su tercer año (en tamaños entre 52 y 65 mm). Sin embargo, la pesquería está capturando individuos tan pequeños como de 12 mm de altura de concha, las principales capturas ocurren desde & gt40 mm, con un tamaño promedio de 57 mm (Hernandez 2001). Por lo tanto, la mayoría de los caracoles capturados no se han reproducido antes de la captura. Se trata de una situación que necesita ser revisada y regulada para evitar la sobrepesca de este recurso, afectando el reclutamiento y por ende la renovación poblacional. Eso es a menos que la pesquería sea ineficiente y una gran proporción de individuos de todos los tamaños escapen de la captura.

        Como M. melongena parece ser gonocórica, la observación de individuos intersexuales genera dudas. La presencia de estos individuos confirma las observaciones de Rodríguez (1976), que, de acuerdo con el presente estudio, informó que las hembras masculinizadas se presentan en tamaños entre 40 y 62 mm en la altura del caparazón. A modo de comparación, se encontraron machos feminizados y hembras masculinizadas en la bahía de Cispata, en un rango de altura de concha de entre 40 y 73 mm.

        La disminución en el número de machos con el aumento de tamaño sugiere la aparición de hermafroditismo consecutivo. Sin embargo, la dominancia de las hembras es frecuente en las poblaciones de moluscos gonocóricos y se acentúa con el aumento de la edad, generada eventualmente por la mortalidad diferencial (Fretter & amp Graham 1962, Gibbs et al. 1987). Se ha encontrado en poblaciones de Nucella lapillus, afectadas por imposex, que los machos son más abundantes que las hembras, ya que estas últimas sufren una fuerte mortalidad (Gibbs & amp Bryan, 1986 y Gibbs et al. 1987). Pero la identificación de las personas intersexuales también apunta a la aparición del hermafroditismo. Sin embargo, esto puede deberse a otras causas específicas, como las citadas por Reed (1993), quien indicó que la alternancia sexual en Strombus gigas podría deberse a anomalías en los cromosomas sexuales. Horiuguchi y col. (1994) establecieron que en los neogastrópodos el desarrollo de los órganos sexuales masculinos en las hembras (denominado "imposex") era un problema a gran escala descrito para numerosas especies. Gibbs y col. (1987) establecieron que la presencia de hembras masculinizadas en Nassarius obsoletus y Nucella lapillus podría producirse por exposición de estas especies a compuestos tóxicos presentes en pinturas antiincrustantes como tributileno y TBT (cloruro de tributilestaño). La exposición a estos contaminantes de las hembras de estas especies destruye el oviducto, suprime la ovogénesis y da como resultado el desarrollo de un testículo. Las hembras se vuelven incapaces de reproducirse y la población disminuye como resultado (Gibbs & amp Bryan 1986). Según Horiuguchi et al. (1994), el grado de imposex en Thais clavigera y T. bronni, según lo indicado por la longitud del pene, proporciona una estimación aproximada de los niveles de TBT en el medio ambiente.

        Sin embargo, el hecho de que el cambio en la proporción sexual con el tamaño y la existencia de pocos individuos intersexuales sugiere la ocurrencia de hermafroditismo protándrico en M. melongena, la evidencia es débil. Sin embargo, si la ocurrencia de hermaftoditismo protándrico es cierta, la pesquería de M. melongena puede estar interfiriendo seriamente con la reproducción, ya que no se permite que los individuos alcancen tamaños más grandes. Esto necesita ser estudiado más a fondo, siguiendo a lo largo del tiempo a los mismos individuos, para determinar si los cambios en la proporción sexual con el tamaño y los individuos intersexuales son realmente evidencia de hermafroditismo protándrico o son el resultado de otras causas.

        Agradecemos a Hanne Cogolio y Jesus Cantillo por su ayuda en el muestreo de campo, ya los recolectores de caracoles, especialmente a "Tanque". También agradecemos el apoyo logístico brindado por Luz Marina Arias, Jefa de la oficina del INPA en Córdoba, y a Evila Jarava Ossa por su colaboración. También se agradece al personal de la Estación Científica Amaya, a Marisol Romero de la U.Catolica del Norte, Coquimbo, por la orientación en la interpretación histológica de las gónadas de M. melongena y a Piedad Victoria por la revisión y edición del texto en español de este MS. Agregamos un agradecimiento final a Adriana Zetina, Cristian Aycaguer y C. D'Asaro por enviar reimpresiones de su investigación que fueron importantes para nuestra preparación de este manuscrito. Se agradece a dos revisores anónimos por sus comentarios, que ayudaron a mejorar el manuscrito.

        Abbott, R. T. (1974) Conchas marinas americanas. Van Nostraa. Nueva York. 663 págs.

        Bowling, C. 1994. Hábitat y tamaño del caracol corona de Florida (Melongena corona Gmelin) Por qué los caracoles grandes se juntan en los bares. J. Exp. Mar. Biol. Ecol. 175: 181-195.

        Castagna, M. y J. N. Kraeuter. 1994. Edad, tasa de crecimiento, dimorfismo sexual y fecundidad del buccino nudoso Busycon carica (Gmelin, 1791) en el sistema de lagunas del Atlántico medio occidental, Virginia. Revista de investigación de mariscos. 13 (2): 581-585.

        Clench, W. J. y R. D. Turner. 1956. La familia Melongenidae en el Atlántico occidental. Johnsonia 3 (35): 161-188.

        Van Cosel. R. 1986. Moluscos de la región de la Ciénaga Grande de Santa Marta (Costa Caribe colombiano) Ann. Inst. Inv. Mar. Punta de Betin (15-16): 79-370

        Dalby, J. E. 1989. Depredación de ascidias por Melongena corona (Neogasteropoda: Melongenidae) en el norte del Golfo de México. Toro. Mar. Sci. 45 (3): 708-712.

        D'Asaro, cap. N. 1997. Colección mundial de cápsulas de huevo prosobranquio de Gunnar Thorson: Melongenidae. Ofelia 46 (2): 83-125.

        Díaz, J. M. & amp M. Puyana 1994. Moluscos del Caribe colombiano. Un catalogo de ilustraciones. Colciencias. Fundación Natura. Invemar. 291 pp. Mas láminas.

        Flores, F. P. 1980. Aspectos biológicos y ecológicos de Melongena melongena y Melongena corona (Mollusca: Gasteropoda) en la laguna de Términos Campeche. México. Tesis de Grado. Universidad Nacional Autónoma de México México. 31 págs.

        Fretter, V. y A. Graham. 1962. El aparato reproductor 1 y 2. Su anatomía funcional y ecología. En: Moluscos británicos de Prosobranch. Impreso para la Ray Society. Londres.

        Gallardo, C. S. 1989. Patrones de reproduccion y ciclo vital en moluscos marinos bentonicos, una aproximacion ecologico evolutiva. Medio Ambiente 10 (2): 25-35.

        Gayanilo, F. C., Jr. y D. Pauly (eds). 1997. Herramientas de evaluación de existencias FAO-ICLARM (FiSAT). Manual de referencia. Serie de información computarizada de la FAO (Pesca) No. 8. Roma, FAO. 262 págs.

        Gibbs, P. E. y G. W. Bryan. 1986. Insuficiencia reproductiva en poblaciones de buccino, Nucella lapillus. Causado por imposex inducido por tributilina de pinturas antiincrustantes. Revista de la Asociación de Biología Marina del Reino Unido 66: 767-777.

        Gibbs, P. E., G. W. Bryan, P. L. Pascoe y G. R. Burt. 1987. El uso del buccino de perro, Nucella lapillus, como indicador de contaminación por tributilestaño (TBT). Revista de la Asociación de Biología Marina del Reino Unido 67: 507-523.

        Hathaway, R. y K. D. Woodburn. 1961. Estudios sobre el caracol corona Melongena corona Gmelin. Boletín de Ciencias del Mar. Golfo y Caribe. 11 (1): 45-65.

        Hawkins, F. 1973. Contribución al estudio biológico de Anomalocardia brasiliana chipichipi en la Cienaga de Tesca. Bahía de Cartagena. Tesis de Grado U.J.T.L. Bogotá.

        Hernandez, S. 2001. Evaluación de la población del Caracol Copey Melongena melongena (Linne, 1758) y su pesquería en la Bahía Cispata, Caribe Colombiano. Tesis para optar al Grado de Magister, Facultad de Ciencias del Mar, Universidad Católica del Norte, Coquimbo, Chile.

        Horiuguchi, T., H. Shiraishi, M. Shimizu y M. Morita. 1994. Imposex y compuestos organoestánnicos en Thais clavigera y T, bronni en Japón. Revista de la Asociación de Biología Marina del Reino Unido 74: 651-669.

        Morton, B. 1986. Reproducción, crecimiento juvenil, consumo y efectos de la inanición sobre el buccino Hemifusus tuba (Gmelin) (Prosobrancia: Melongenidae) del mar de China Meridional. Revista de Biología y Ecología Marina Experimental. 102: 257-280.

        Patiño, F. y F. Flores. 1993. Estudio ecológico del Golfo de Morrosquillo. Univ. Nacional. Colombia Fondo FEN., 109 págs.

        Ramirez, A. 1994. Introduccion a la biologia pesquera del Golfo de Morrosquillo y su relacion con los ecosistemas naturales. Informe Final Ecopetrol. Distrito Cano Limon-Covenas 155 págs.

        Ramorino, L. 1975. Ciclo reproductivo de Concholepas concholepas en la zona de Valparaíso. Revista de Biologia Marina, Valparaíso 13 (2): 149-177.

        Reed, S. E. 1993. Comparación gonadal de hembras masculinizadas y machos andróginos con machos y hembras normales en Strombus gigas (Mesogastropoda: Strombidae). Revista de investigación de mariscos 12 (1): 71-75.

        Rodríguez, H. 1976. Algunos aspectos de la biologia de Melongena melongena (Linne, 1758) (Gasteropoda: Prosobranchia) en la zona de Castillo Grande. Bahía de Cartagena. Tesis de Grado U.J.T.L. Bogotá.

        Sánchez, H., R. Álvarez, F. Pinto, A. Soledad, J. C. Pino, F. García y M. T. Acosta. 1997. Diagnóstico y zonificación preliminar de los manglares del Caribe de Colombia. Republica de Colombia. Ministerio del Medio Ambiente, Dirección General Forestal y de Vida Silvestre. Organizacion Internacional de Maderas Tropicales. Direccion de Proyectos de repoblacion y Ordenacion Forestal. Bogotá. 511 págs.

        Villareal, G. 1989. Impacto de la depredacion por Melongena melongena (L) sobre la poblacion del ostion Crassostrea virginica (Gmelin) en la laguna de Tampamachoco. Veracruz. Cienc. 15 de marzo (2): 55-65.

        Weber, H. H. 1977. Gastropoda: prosobranchia In Giese A.C. e I.S. Pearse (eds): Reproduction of Marine Invertebrates Vol IV Molluscs: Gastropods and Cephalopods, Academic Press, Nueva York, 83 págs.

        Woodbury, B. D. 1986. El papel del crecimiento, la depredación y la selección del hábitat, la distribución de la población de la concha corona Melongena corona. Revista de Biología y Ecología Marina Experimental 97: 1-12.

        Zetina, A. I. 1999. Biología reproductora del caracol "chivita" Melongena corona bispinosa (Philippi, 1844) (Mollusca Neogastropoda Melongenidae) de la Ciénaga de Chuburna, Yucatán, México. Tesis de Maestria en Ciencias, Centro de Investigaciones y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional Unidad Merida, Dpto Recursos del Mar, México, 71 pp.


        El material complementario electrónico está disponible en línea en https://doi.org/10.6084/m9.figshare.c.4996610.

        Publicado por la Royal Society. Reservados todos los derechos.

        Referencias

        2015 Quiralidad celular derivada de la autoorganización del citoesqueleto de actina. Nat. Cell Biol. 17, 445-457. (doi: 10.1038 / ncb3137) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        2016 Formin se asocia con asimetría de izquierda a derecha en el caracol de estanque y la rana. Curr. Biol. 26, 654-660. (doi: 10.1016 / j.cub.2015.12.071) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Vandenberg LN, Lemire JM, Levin M

        . 2013 Nunca es demasiado pronto para hacerlo bien: un papel conservado del citoesqueleto en la asimetría izquierda-derecha. Comun. Integr. Biol. 6, e27155. (doi: 10.4161 / cib.27155) Crossref, PubMed, Google Académico

        . 2020 Voltear conchas: desenrollar la asimetría LR en moluscos de imagen especular. Trends Genet. 36189-202. (doi: 10.1016 / j.tig.2019.12.003) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Felix MA, Sternberg PW, Ley PD

        . 1996 Población de nematodos sinistrales. Naturaleza 381, 122. (doi: 10.1038 / 381122a0) Crossref, ISI, Google Académico

        . 2008 La señalización nodal está involucrada en la asimetría izquierda-derecha de los caracoles. Naturaleza 405, 1007-1011. (doi: 10.1038 / nature07603) Google Académico

        Hoso M, Kameda Y, Wu S-P, Asami T, Kato M, Hori M

        . 2010 Un gen de especiación para la inversión de izquierda a derecha en caracoles da como resultado una adaptación anti-depredador. Nat. Comun. 1, ncomms1133. (doi: 10.1038 / ncomms1133) Crossref, ISI, Google Académico

        Schilthuizen M, Craze PG, Cabanban AS, Davison A, Stone J, Gittenberger E, Scott BJ

        . 2007 La selección sexual mantiene el dimorfismo quiral de todo el cuerpo en los caracoles. J. Evol. Biol. 20, 1941-1949. (doi: 10.1111 / j.1420-9101.2007.01370.x) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Richards PM, Morii Y, Kimura K, Hirano T, Chiba S, Davison A

        . 2017 Especiación de un solo gen: apareamiento y flujo de genes entre caracoles de imagen especular. Evol. Letón. 1, 282-291. (doi: 10.1002 / evl3.31) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Davison A, Chiba S, Barton NH, Clarke BC

        . 2005 Especiación y flujo de genes entre caracoles de quiralidad opuesta. PLoS Biol. 3, e282. (doi: 10.1371 / journal.pbio.0030282) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2003 Especiación de un solo gen por inversión de izquierda a derecha. Una especie de caracol terrestre de origen polifilético resulta de las limitaciones de quiralidad en el apareamiento. Naturaleza 425, 679. (doi: 10.1038 / 425679a) Crossref, PubMed, ISI, Google Scholar

        . 1923 Sobre la herencia de la sinistralidad en Limnaea peregra . Proc. R. Soc. Lond. B 95207-213. (doi: 10.1098 / rspb.1923.0033) Enlace, Google Académico

        . 1923 Herencia de la dirección de enrollado en Limnaea . Ciencias 58, 269-270. (doi: 10.1126 / science.58.1501.269) Crossref, PubMed, Google Académico

        . 2005 Caracoles sinistrales y señores científicos. Celda 123, 751-753. (doi: 10.1016 / j.cell.2005.11.015) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2005 La intrincada evolución de la quiralidad de los caracoles. Naturwissenschaften 92, 504-515. (doi: 10.1007 / s00114-05-0045-2) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2019 El desarrollo de CRISPR para un molusco establece la forma Lsdia1 como el gen tan buscado para el enrollamiento dextral / sinistral del caracol. Desarrollo 146, dev.175976. (doi: 10.1242 / dev.175976) Crossref, ISI, Google Académico

        . Respuesta de 2020 a "Formin, una opinión". Desarrollo (Camb) 147, dev187435. (doi: 10.1242 / dev.187435) Crossref, PubMed, Google Académico

        Davison A, McDowell GS, Holden JM, Johnson HF, Wade CM, Chiba S, Jackson DJ, Levin M, Blaxter ML

        . 2020 Formin, una opinión. Desarrollo 147, dev187427. (doi: 10.1242 / dev.187427) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2019 La heteroquiralidad resulta de la reducción de la expresión de la diáfisis materna en un caracol pulmonado terrestre. Zool. Letón. 5, 2. (doi: 10.1186 / s40851-018-0120-0) Crossref, PubMed, ISI, Google Scholar

        Davison A, Barton NH, Clarke B

        . 2009 El efecto de los fenotipos y genotipos helicoidales sobre la fecundidad y viabilidad de Partula suturalis y Lymnaea stagnalis: implicaciones para la evolución de los caracoles sinistrales. J. Evol. Biol. 22, 1624-1635. (doi: 10.1111 / j.1420-9101.2009.01770.x) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2010 Herencia materna del racemismo en el caracol terrestre Bradybaena similaris . J. Hered. 101, 11-19. (doi: 10.1093 / jhered / esp058) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Utsuno H, Asami T, Van Dooren TJM, Gittenberger E

        . 2011 Selección interna frente a la evolución de la inversión izquierda-derecha. Evolución 65, 2399-2411. (doi: 10.1111 / j.1558-5646.2011.01293.x) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Asami T, Cowie RH, Ohbayashi K

        . 1998 Evolución de imágenes especulares por comportamiento de apareamiento sexualmente asimétrico en caracoles hermafroditas. Soy. Nat. 152225-236. (doi: 10.1086 / 286163) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Davison A, Frend HT, Moray C, Wheatley H, Searle LJ, Eichhorn MP

        . 2009 Comportamiento de apareamiento en Lymnaea stagnalis Los caracoles de estanque es un rasgo lateralizado heredado de la madre. Biol. Letón. 5, 20-22. (doi: 10.1098 / rsbl.2008.0528) Enlace, ISI, Google Académico

        . 1979 Cortejo de caracoles de tierra del género Partula . Malacologia 19129-146. ISI, académico de Google

        . 1860 Sobre el origen de las especies. Ana. revista Nat. Hist. VI, 152. (doi: 10.1080 / 00222936008697297) Crossref, Google Académico

        . 1920 Les Variations et leur Hérédité chez les Mollusques. Classe des Sciences, Colección in-8 °. Série II. Bruselas, Bélgica: l'Académic Royale de Belgique. Crossref, académico de Google

        . 2016 Quiralidad del caracol: la relajación. Curr. Biol. 26, R215-R217. (doi: 10.1016 / j.cub.2016.02.008) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Ward-Fear G, Pauly GB, Vendetti JE, Shine R

        . 2020 Los protocolos de autoría deben cambiar para acreditar a los científicos ciudadanos. Tendencias Ecol. Evol. 35, 187-190. (doi: 10.1016 / j.tree.2019.10.007) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2018 Asimetría izquierda-derecha: miosina 1D en el centro. Curr. Biol. 28, R567-R569. (doi: 10.1016 / j.cub.2018.03.019) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2000 La herencia de mitocondrias divergentes en el caracol terrestre, Cepaea nemoralis . J. Moll. Semental. 66143-147. (doi: 10.1093 / mollus / 66.2.143) Crossref, ISI, Google Académico

        . 1982 La genética del desarrollo de la destreza y la sinistralidad en el gasterópodo. Lymnaea peregra . Arco de Roux. Dev. Biol. 191, 69-83. (doi: 10.1007 / BF00848443) Crossref, Google Académico

        . 1980 El género Partula sobre Moorea: especiación en curso. Proc. R. Soc. Lond. B 211, 83-117. (doi: 10.1098 / rspb.1980.0159) Enlace, ISI, Google Académico

        . 1952 Der erbgang der inversion bei Laciniaria biplicata MTG (Gastr Pulm). Guante. Hambg. Zool. Mus. Inst. 51, 3-61. Google Académico

        . 1966 La herencia de los personajes de caparazón polimófico en Partula (Gastropoda). Genética 54, 1261-1277. PubMed, ISI, Google Académico

        Kuroda R, Endo B, Abe M, Shimizu M

        . 2009 La disposición de los blastómeros quirales dicta la vía de asimetría cigótica izquierda-derecha en los caracoles. Naturaleza 462, 790-794. (doi: 10.1038 / nature08597) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Bantock CR, Noble K, Ratsey M

        . 1973 Sinistralidad en Cepaea hortensis . Herencia 30, 397-398. (doi: 10.1038 / hdy.1973.48) Crossref, ISI, Google Académico

        . 2016 ¿Qué determina la dirección de la asimetría: genes, entorno o azar? Phil. Trans. R Soc. B. 371, 20150417. (doi: 10.1098 / rstb.2015.0417) Enlace, ISI, Google Académico

        Wade CM, Hudelot C, Davison A, Mordan PB

        . 2008 Filogenia molecular de los caracoles terrestres helicoidales (Pulmonata: Stylommatophora: Helicoidea). J. Moll. Semental. 73, 411-415. (doi: 10.1093 / mollus / eym030) Crossref, ISI, Google Académico

        . 1924 La producción coincidente de cría dextral y sinistral en la tierra-gasterópodo Partula . Ciencias 59, 558-559. (doi: 10.1126 / science.59.1538.558) Crossref, PubMed, Google Académico

        . 1938 Sinistralidad en Limnaea peregra (Mollusca, Pulmonata): el problema de las crías mixtas. J. Genet. 35, 447-525. (doi: 10.1007 / BF02982368) Crossref, Google Académico

        . 1987 Adaptación y reglas de forma: quiralidad y forma en Partula suturalis . Evolución 41, 672-675. (doi: 10.1111 / j.1558-5646.1987.tb05839.x) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        . 2010 Desenredando las verdaderas diferencias de forma y el sesgo del experimentador: ¿son las conchas de caracol dextral y sinistral imágenes de espejo exactas? J. Zool. 282, 191-200. (doi: 10.1111 / j.1469-7998.2010.00729.x) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Gould SJ, joven ND, Kasson B

        . 1985 Las consecuencias de ser diferente: sinistral enrollado en Cerion . Evolución 39, 1364-1379. (doi: 10.1111 / j.1558-5646.1985.tb05701.x) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Davison A, Constante N, Tanna H, Murray J, Clarke B

        . 2009 Bobina y forma en Partula suturalis: las reglas de la forma revisadas. Herencia 103, 268-278. (doi: 10.1038 / hdy.2009.49) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico

        Sutcharit C, Asami T, Panha S

        . 2007 Evolución de la enantiomorfia de cuerpo entero en el género del caracol de árbol Anfidromus . J. Evol. Biol. 20, 661-672. (doi: 10.1111 / j.1420-9101.2006.01246.x) Crossref, PubMed, ISI, Google Académico


        Anteriormente benigno

        Aproximadamente el 15 por ciento de las especies animales viven un estilo de vida hermafrodita de alguna forma, estima Michiels. Muchos de ellos son hermafroditas secuenciales, como los peces payaso que pasan su edad adulta joven como un género y luego cambian al otro. Entre los animales que son simultáneamente machos y hembras, Michiels distingue entre hermafroditas donde los socios hacen contacto para lograr la fertilización interna y aquellos en los que al menos uno de los socios libera una nube de gametos, por lo que los socios no hacen contacto físico. Según Michiels, es menos probable que los fertilizantes sin contacto de pareja se precipiten en un conflicto violento que los hermafroditas con fertilización interna de contacto total.

        Durante años, los biólogos no pensaron mucho en los conflictos sexuales, incluso en especies con sexos separados, dice Nils Anthes, también de Tübingen. El apareamiento parecía & # 8220 benigno & # 8221, como dice Anthes. Tanto los machos como las hembras tienen deseos de tener descendencia, por lo que, a primera vista, producir crías debería ser un proyecto familiar feliz.

        Esa visión optimista comenzó a desvanecerse en 1948, cuando el investigador de la mosca de la fruta Angus John Bateman de Inglaterra argumentó que los machos invierten mucha menos energía en producir descendencia que las hembras. Esa brecha de inversión sugirió que la mejor estrategia reproductiva para un sexo no es igualmente buena para el otro. Bateman argumentó que el macho promedio haría bien en aparearse lo más ampliamente posible, mientras que una hembra debería ser particular acerca de qué esperma acepta. ¿Qué podría ser una mejor yesca para los conflictos entre sexos?

        En 1979, el teórico Eric Charnov, ahora en la Universidad de Nuevo México en Albuquerque, propuso que estas ideas podrían aplicarse a hermafroditas simultáneos. Por ejemplo, podrían surgir conflictos cuando los individuos de esas especies determinen cuándo desempeñar cada rol sexual.

        Durante años, los teóricos asumieron que las tácticas en la guerra de género hermafrodita serían bastante consistentes dentro de un individuo o incluso de una especie, dice Anthes. Sin embargo, en el Animal Behavior de julio, Michiels, Anthes y Annika Putz ofrecen lo que ellos llaman un nuevo marco para pensar en los hermafroditas. Insta a los teóricos a comparar sus beneficios y los de ella en condiciones cambiantes y, por lo tanto, realistas. Las estrategias pueden variar, por ejemplo, con las características de los socios disponibles. En otro artículo, Michiels y Anthes informan que las babosas marinas donan más esperma a una pareja que & # 8217s ha sido aislada que a una que & # 8217s se ha apareado recientemente y, por lo tanto, ya tiene una gran cantidad de esperma.


        Métodos

        El material genético utilizado para secuenciar el genoma del caracol hermafrodita de agua dulce. Biomphalaria glabrata se derivó de tres caracoles de la cepa BB02 (diámetro de caparazón 8, 10 y 12 mm, respectivamente), establecida en la Universidad de Nuevo México, EE. UU. a partir de un aislado de campo recolectado en Minas Gerais, Brasil, 2002 (ref. 8). Utilizando una estimación del tamaño del genoma de 0.9-1 Gb (ref. 7), secuenciamos fragmentos (450 pb de longitud de lectura 14.08 × cobertura) y emparejamos extremos de inserciones de 3 kb de largo (8.12 ×) e inserciones de 8 kb de largo (2.82 ×) con lecturas generadas en la instrumentación Roche 454, más 0,06 × de los extremos 8 del cromosoma artificial bacteriano (BAC) en el ABI3730xl. Las lecturas se ensamblaron con Newbler (v2.6) 51. Se recopilaron lecturas de extremos emparejados de una biblioteca de insertos de 300 bp (53,42 × cobertura) utilizando la instrumentación de Illumina y se ensamblaron de novo utilizando SOAP (v1.0.5) 52. El ensamblaje Newbler se fusionó con el ensamblaje SOAP utilizando GAA 53 (consulte Datos suplementarios 1 para conocer los números de acceso de los conjuntos de datos de secuencia). Los contigs redundantes en el ensamblaje fusionado se colapsaron y los espacios entre los contigs se cerraron mediante rondas iterativas de alineación y extensión de lectura de pares de mate de Illumina utilizando scripts personalizados. Eliminamos del ensamblaje todas las secuencias contaminantes, los vectores recortados (X) y las bases ambiguas (N). Los contigs cortos (≤ 200 pb) se eliminaron antes del lanzamiento público. En la creación de los archivos AGP del grupo de enlace, identificamos todos los andamios (145 Mb en total) que se colocaron de forma única en un solo grupo de enlace (Nota complementaria 2 Datos complementarios 2). Tenga en cuenta que debido a la baja densidad de marcadores, los andamios no se pudieron ordenar ni orientar dentro de los grupos de enlace. El conjunto de borrador final (NCBI: ASM45736v1) está compuesto por 331,400 andamios con una longitud de andamio N50 de 48 kb y una longitud de contig N50 de 7.3 kb. El conjunto abarca más de 916 Mb (con una cobertura del 98%, 899 Mb de secuencia con ∼ 17 Mb de brechas estimadas). El borrador de la secuencia del genoma de Biomphalaria glabrata estaba alineado con las asambleas de Lottia y Aplysia (http://biology.unm.edu/biomphalaria-genome/synteny.html) y depositado en la base de datos DDBJ / EMBL / GenBank (Número de acceso APKA00000000.1). Incluye los genomas de un mollicute no clasificado (números de acceso de la nota complementaria 7 CP013128). El ensamblaje del genoma también se depositó en Vectorbase 54 (https://www.vectorbase.org/organisms/biomphalaria-glabrata). La anotación computacional utilizando Maker2 (ref. 9) produjo 14.423 modelos de genes predichos, incluido el 96,5% de las 458 secuencias del conjunto central CEGMA de genes eucariotas [55]. El ARN total se extrajo de 12 tejidos / órganos diferentes disecados de varios BB02 adultos individuales B. glabrata caracoles (diámetro de la concha 10-12 mm entre 2 y 10 caracoles por muestra para obtener cantidades suficientes de ARN). El ARN se transcribió de forma inversa utilizando cebado aleatorio, no se realizó selección de tamaño. Se usó Illumina RNAseq (extremos emparejados) para generar transcriptomas específicos de tejido para glándula de la albúmina (AG) masa bucal (BUC) sistema nervioso central (SNC) glándula digestiva / hepatopáncreas (DG / HP) parte muscular de la cabeza del pie (PIE) corazón que incluye órgano productor de amebocitos (HAPO) riñón (KID) borde del manto (MAN) ovotestis (OVO) glándula salival (SAL) estómago (STO) genitales terminales (TRG), consulte los datos suplementarios 1 para conocer los números de acceso de los conjuntos de datos de secuencia. Los datos de RNAseq se asignaron al ensamblaje del genoma (nota complementaria 3). No se hizo ningún esfuerzo formal para utilizar los datos de ARN para mejorar sistemáticamente la anotación estructural. Sin embargo, VectorBase hizo que estos datos de RNAseq estuvieran disponibles en WebApollo 56, de modo que la comunidad pudiera usar estos datos para corregir uniones exón-intrón, UTR, etc., a través de la anotación de la comunidad. Todas estas actualizaciones basadas en la comunidad se han incorporado y están disponibles a través del conjunto de genes VectorBase actual. Se analizaron y enmascararon las características repetidas (Nota complementaria 32, véase Vectorbase Biomphalaria-glabrata-BB02_REPEATS.lib, Biomphalaria-glabrata-BB02_REPEATFEATURES_BglaB1.gff3.gz). En la información complementaria se describen otros métodos y resultados.

        Disponibilidad de datos

        Los datos de secuencia que respaldan los hallazgos de este estudio se han depositado en GenBank con los códigos de acceso SRX005826, -27, -28 SRX008161, -2 SRX648260, -61, -62, -63, -64, -65, -66, -67, -68, -69, -70, -71 SRA480937 SRA480939 SRA480940 SRA480945 Accesiones de TI2091872204-2092480271 2104228958-2104243968 2110153721-2118515136 2181062043-2181066224 219310352837-22021943586 Consulte también Datos suplementarios 1. El ensamblaje y los datos relacionados están disponibles en VectorBase, https://www.vectorbase.org/organisms/biomphalaria-glabrata. los Biomphalaria glabrata El proyecto del genoma se ha depositado en DDBJ / EMBL / GenBank con el número de acceso APKA00000000.1


        Ver el vídeo: Qué Pasa Con Los Caracoles l Mini Documental (Mayo 2022).


Comentarios:

  1. Cloridan

    Creo que no tienes razón. Puedo probarlo. Escríbeme en PM.

  2. Huxeford

    ¿Tú, por casualidad, no el experto?

  3. Nimuro

    La palabra de honor.

  4. Yazid

    Estoy de acuerdo, la opinión muy divertida

  5. Carmel

    Disculpe por eso que interfiero... Entiendo esta pregunta. Vamos a discutir. Escribe aquí o en PM.

  6. Togquos

    Genial :) ¡Puedes decir que me voló el cerebro! :)



Escribe un mensaje