Información

¿Cuánto tiempo tarda una almeja dura (Mercenaria mercenaria) en alcanzar la madurez sexual?

¿Cuánto tiempo tarda una almeja dura (Mercenaria mercenaria) en alcanzar la madurez sexual?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

¿Cuánto tiempo tarda una almeja salvaje (Mercenaria mercenaria) para llegar a una edad en la que son reproductivos? ¿Cómo depende la fecundidad de la edad y el tamaño? He analizado varios ciclos de vida de la almeja dura y ninguno de ellos tiene esta información. Suelen estar de acuerdo en que las almejas duras viven mucho tiempo y tardan varios años en alcanzar un tamaño adecuado para la cosecha. Si bien estoy más interesado en la almeja salvaje salvaje, por favor, comparta también información sobre la almeja dura cultivada si la tiene.


Según Ebersole 1987, Mercenaria mercenaria alcanza la madurez sexual a los dos años de edad, aunque algunos individuos pueden alcanzar la madurez al año de edad en determinadas condiciones de crecimiento. El tamaño medio de los individuos que alcanzan la madurez sexual es de 33 mm, siendo los machos algo más pequeños que las hembras.

Ebersole citó algunos estudios que estimaron la fecundidad de M. mercenaria. Los resultados fueron muy variables. Los individuos de aproximadamente 60 mm de tamaño liberaron entre 2 millones y 6 millones de huevos. Otras estimaciones alcanzaron los 25 millones de huevos. Ebersole también citó un artículo de Bricelj y Malouf (1980) donde encontraron una asociación general entre el aumento de la fecundidad y el aumento del tamaño de la almeja. No tengo acceso a ese papel, pero a un libro llamado La gran bahía del sur editado por Schubel et al. 1991 discutió los resultados de Bricelj y Malouf. Desplácese a la página 45 de la vista previa de Google Books. Muestran la fecundidad y el tamaño medios de la siguiente manera:

Semilla (<48 mm): 1,6 millones de huevos / Little Necks individuales (48-70 mm): 2,9 millones Cherrystones (70-79 mm): 5,9 millones Sopas de pescado (> 79 mm): 6,3 millones

Sin embargo, la figura de la página 45 de Schubel et al., Y tomada del artículo de Bricelj y Malout (1980), muestra mucha variabilidad en la fecundidad en diferentes clases de tamaño. Con suerte, las citas en el artículo de Ebersole le indicarán otros estudios útiles. Si no tiene acceso inmediato al libro, es posible que su biblioteca local pueda obtenerlo en préstamo.

Literatura citada

Bricelj, V.M. y R.E. Malout. 1980. Aspectos de la reproducción de almejas duras (Mercenaria mercenaria) en Great South Bay, Nueva York. Actas de la Asociación Nacional de Mariscos 70: 216-229.

Ebersole, 1987. Perfiles de especies: Historias de vida y requisitos ambientales de peces e invertebrados costeros (Atlántico sur). Almejas duras. Informe biológico 82 del Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE. UU. (11,75).

Schubel, J.R. et al. (editores) 1991. La gran bahía del sur. State University of New York Press, Albany, Nueva York, Estados Unidos.


Geoduck

los Pacífico geoduck (“Pato pegajoso” / ˈ ɡ uː i ˌ d ʌ k / Panopea generosa) es una especie de almeja de agua salada muy grande de la familia Hiatellidae. [1] [2] El nombre común se deriva de la palabra Lushootseed (Nisqually) gʷídəq.

El geoduck es originario de las aguas costeras del oeste de Canadá y el noroeste de Estados Unidos. La concha de la almeja varía de 15 cm (6 pulgadas) a más de 20 cm (8 pulgadas) de longitud, pero los sifones extremadamente largos hacen que la almeja sea mucho más larga que esto: el "cuello" o los sifones por sí solos pueden ser de 1 m ( 3.3 pies) de largo. El geoduck es la almeja excavadora más grande del mundo. [3] También es uno de los animales más longevos de cualquier tipo, con una esperanza de vida típica de 140 años, el más antiguo se ha registrado con 168 años. [4]


Ostras

Verdaderas ostras: Las "verdaderas ostras" son los miembros de la familia Ostreidae, y esto incluye las ostras comestibles, que pertenecen principalmente al género Ostrea, Crassostrea, Ostreola o Saccostrea. Ejemplos son la ostra comestible, Ostrea edulis, Ostra del Este Crassostrea virginica, Ostra Olimpia Ostreola conchaphila, Ostra del Pacífico Crassostrea gigas, Ostra de roca de Sydney Saccostrea glomeratay la ostra de Wellfleet,

Características físicas

  • Las ostras se alimentan por filtración, atrayendo agua sobre sus branquias a través del latido de los cilios. El plancton y las partículas de alimentos suspendidos quedan atrapados en el moco de las branquias y se transportan a la boca, donde serán ingeridos, digeridos y expulsados ​​como heces o pseudofeces. La actividad de alimentación es mayor en las ostras cuando la temperatura del agua supera los 50 ° F (
  • Las ostras respiran como los peces, utilizando tanto las branquias como el manto. El manto está revestido con muchos vasos sanguíneos pequeños de paredes delgadas que extraen oxígeno del agua y expulsan dióxido de carbono. Un pequeño corazón de tres cámaras, que se encuentra debajo del músculo abductor, bombea sangre incolora, con su suministro de oxígeno, a todas las partes del cuerpo. Al mismo tiempo, un par de riñones ubicados en la parte inferior del músculo purifican la sangre de cualquier producto de desecho que haya acumulado.
  • No hay forma de determinar las ostras macho de las hembras examinando sus conchas. Si bien las ostras tienen sexos separados, pueden cambiar de sexo una o más veces durante su vida. Las gónadas, órganos responsables de producir tanto óvulos como espermatozoides, rodean los órganos digestivos y están formados por células sexuales, túbulos ramificados y tejido conectivo.

Hábitat y estilo de vida de las ostras

Como especie clave, las ostras proporcionan un hábitat para una amplia variedad de vida marina. La ostra nativa por lo general habita en profundidades de agua de entre 8 y 25 pies. Las superficies duras de las conchas de ostras y los rincones entre las conchas proporcionan lugares donde pueden vivir una gran cantidad de animales pequeños. Cientos de animales como anémonas, percebes y mejillones enganchados utilizan los arrecifes de ostras como hábitat. Muchos de estos animales sirven como alimento para animales más grandes, como la lubina rayada, el tambor negro y las corvinas. Un arrecife de ostras, con sus muchas circunvoluciones, puede abarcar 50 veces la superficie de un fondo plano igualmente extenso. La ostra contribuye a mejorar la calidad del agua gracias a su capacidad de alimentación por filtración. La forma madura de una ostra a menudo depende del tipo de fondo al que se unió originalmente. Se orienta con su caparazón exterior acampanado inclinado hacia arriba. Una válvula está ahuecada y la otra plana. La concha sumergida se abre periódicamente para permitir que la ostra se alimente.

Las ostras suelen madurar al año de edad. Son protándricos, lo que significa que durante su primer año desovan como machos (liberando esperma en el agua). A medida que crecen durante los próximos dos o tres años y desarrollan mayores reservas de energía, liberan huevos como hembras. Las ostras de bahía generalmente se preparan para desovar a fines de junio. Un aumento en la temperatura del agua hace que aparezcan algunas ostras iniciales. Esto desencadena una 'reacción en cadena' de desove, que nubla el agua con millones de óvulos y esperma. Una sola ostra hembra puede producir hasta 100 millones de huevos al año. Los huevos se fertilizan en el agua y se convierten en larvas, que eventualmente encuentran sitios adecuados en los que asentarse, como la concha de otra ostra. Las larvas de ostra adheridas se denominan "semilla". Las crías son ostras de 25 mm o menos de longitud.

Dermo

"Dermo" (Perkinsus marinus) es una enfermedad marina de las ostras, causada por un parásito protozoario. Es un patógeno frecuente de las ostras, que causa una mortalidad masiva en las poblaciones de ostras y representa una amenaza económica significativa para la industria de las ostras.

De Wikipedia, la enciclopedia libre http://en.wikipedia.org/wiki/Oyster

La investigación en el laboratorio de Roberts relacionada con Dermo se puede encontrar en http://www.mbl.edu/aquaculture/oyster

Vieiras son la familia Pectinidae de moluscos bivalvos. Como las verdaderas ostras (familia Ostreidae), tienen un músculo aductor central y, por lo tanto, sus conchas tienen una cicatriz central característica que marca su punto de unión. Sin embargo, el músculo aductor de las vieiras es más grande y más desarrollado que el de las ostras porque son nadadores activos y el único bivalvo migratorio. La forma de su caparazón tiende a ser muy regular y similar a la imagen estándar de una concha.

Las vieiras pueden unirse a un sustrato mediante una estructura llamada byssus o cementarse a su sustrato (p. Ej. Hinnites spp.). También pueden ser de vida libre. Una vieira puede nadar abriendo y cerrando rápidamente su caparazón. Este método de abrir y cerrar rápidamente su caparazón también es una técnica de defensa que lo protege de cualquier amenaza.

Ciclo vital

Las vieiras son hermafroditas capaces de cambiar de sexo. Ambos sexos producen huevas, cuyo color depende del género (actual) de los padres. La hueva roja es la de una hembra y la blanca la de un macho. Los espermatazoos y los óvulos se liberan libremente en el agua durante la temporada de apareamiento y los óvulos fertilizados se hunden hasta el fondo. Después de varias semanas, la vieira inmadura eclosiona y las larvas van a la deriva hasta asentarse en el fondo nuevamente para crecer. Alcanzan la madurez sexual después de varios años, aunque es posible que no alcancen un tamaño cosechable comercialmente hasta los seis u ocho años de edad. La vieira puede vivir hasta los 18 años, y su edad se refleja en los anillos, los anillos concéntricos de sus conchas. Las vieiras migran en las grandes escuelas durante todo el año.

De Wikipedia, la enciclopedia libre http://en.wikipedia.org/wiki/Scallops

La investigación en el laboratorio de Roberts relacionada con Bay Scallops se puede encontrar en http://www.mbl.edu/aquaculture/oyster/

El término mejillón se utiliza para varias familias de moluscos bivalvos que habitan en lagos, ríos y arroyos, así como en áreas intermareales a lo largo de las costas de todo el mundo. Los mejillones de agua dulce (varias familias aliadas, la más grande es Unionidae) y los mejillones de agua salada (familia Mytilidae) no están estrechamente relacionados y se agrupan en diferentes subclases, a pesar de algunas similitudes en apariencia. Los mejillones cebra de agua dulce y sus parientes (familia Dreissenidae) viven adheridos a las rocas de una manera similar a los mejillones marinos, pero se clasifican con Heterodonta, el grupo taxonómico que incluye a la mayoría de los bivalvos denominados "almejas".


Producción de criaderos y viveros de almejas duras

Esta hoja informativa del Centro Regional de Acuicultura del Sur (SRAC) brinda información sobre la producción de criaderos y viveros de almejas duras.

Biología de la almeja dura

Las almejas duras del género Mercenaria se encuentran desde el golfo de San Lorenzo hasta el golfo de México y se han introducido en otras áreas de los Estados Unidos, en particular las costas de California y Washington. También se han introducido en Puerto Rico y Gran Bretaña. Hay dos especies, Mercenaria mercenaria y M. campechiensis. M. mercenaria se distribuye principalmente en las latitudes más al norte, mientras que M. campechiensis es la especie más al sur. Ambas especies se encuentran en la costa oeste de Florida y en Georgia, Carolina del Sur y Carolina del Norte, y puede ocurrir alguna hibridación entre las dos. Una subespecie, M. c. texana, se encuentra en el oeste del Golfo de México. Esta hoja informativa se refiere específicamente a M. mercenaria porque es la principal especie cultivada, aunque algunas de las generalizaciones pueden aplicarse a todas las almejas duras.

La almeja dura rara vez se encuentra donde las salinidades promedian menos de 20 partes por mil (ppt). Las almejas duras ocupan hábitats intermareales y submareales, donde excavan en el sustrato a varias profundidades (normalmente menos de 20 cm u 8 pulgadas). Se encuentran en una variedad de sustratos, que incluyen arena, barro, conchas y mezclas de estos materiales. Las almejas se alimentan por filtración y eliminan del agua las partículas de alimentos, principalmente el pequeño fitoplancton (algas unicelulares). Una almeja adulta filtra un promedio de 7 a 8 litros (aproximadamente 2 galones) por hora.

Las almejas duras generalmente alcanzan la madurez sexual con una longitud de concha (SL) de aproximadamente 35 mm (aproximadamente 1,4 pulgadas) (Fig. 1). Los sexos están separados pero son indistinguibles externamente. Las almejas son protándricas, maduran como machos a una edad temprana y cambian de sexo en los años siguientes para desovar como hembras. Cuando son estimuladas por condiciones ambientales apropiadas (normalmente altas temperaturas del agua), las almejas liberan gametos (espermatozoides o huevos) en el agua. La presencia de gametos en el agua estimula a otras almejas en las inmediaciones a comenzar a desovar. La fertilización ocurre en la columna de agua. Las almejas suelen desovar de forma intermitente desde mayo hasta octubre. Una almeja hembra puede liberar varios millones de huevos en un solo desove, pero relativamente pocos sobreviven al período larvario para convertirse en almejas juveniles en la naturaleza.

Los huevos fertilizados (cigotos) experimentan una rápida división celular y en 12 horas se convierten en larvas de trocóforos que nadan libremente. Dentro de otras 12 horas, se han formado conchas de bivalvos y las larvas están en la etapa de velo, o bisagra recta. Los Veligers a menudo se denominan larvas "D" porque su forma se asemeja a una letra mayúscula "D". Antes de la etapa de veliger, la larva es sostenida por lípidos almacenados en el huevo y por materia orgánica disuelta (DOM) absorbida del agua circundante. El velo se alimenta de pequeños fitoplancton, bacterias y DOM. El velo ciliado, que da nombre al velo, se utiliza tanto para la locomoción como para la alimentación. La duración del período larvario depende en gran medida de la temperatura y el suministro de alimentos. Después de 7 a 21 días, la larva veliger desarrolla un pie y se llama pediveliger (Fig. 1). Esta etapa es breve. La almeja pronto pierde su órgano nadador (velo) y desarrolla sifones. Esto se conoce como asentamiento, y las almejas recién asentadas pueden denominarse "cuajadas" o "post-cuajadas". Las almejas postset asumen el estilo de vida sedentario del adulto. El término post-cuajado es informal y generalmente se refiere a las almejas que han completado la etapa larvaria pero aún se encuentran en un criadero.

Las almejas juveniles de menos de 35 mm (aproximadamente 1,4 pulgadas) SL se denominan semillas. A medida que las semillas crecen hasta alcanzar el tamaño del mercado, se clasifican en categorías comerciales, que son clasificaciones arbitrarias que pueden variar de un estado a otro y de un distribuidor a otro. En la mayoría de los estados, el tamaño legal más pequeño para las almejas capturadas en la naturaleza es un cuello pequeño, generalmente definido como de 1 pulgada (25 mm) de grosor. Esto generalmente corresponde a una longitud de carcasa de 45 a 50 mm (1 a 2 pulgadas). Las almejas un poco más grandes (1,25 pulgadas o 30 mm de grosor, 50 a 60 mm o 2 a 2,5 pulgadas SL) se denominan cuellos de copa. Las piedras de cerezo tienen aproximadamente 1,25 a 1,5 pulgadas (32 a 38 mm) de espesor y 65 a 79 mm (2,5 a 3 pulgadas) de largo. Cualquier cosa más grande que eso es una sopa de almejas. Littlenecks tiene el precio más alto de las categorías comerciales. En algunos estados, las almejas de maricultura pueden venderse en tamaños más pequeños y algunas empresas han creado sus propios nombres para estas clases de tamaño. En el sur de los EE. UU., Las almejas silvestres alcanzan el tamaño de un cuello pequeño en 2 a 4 años, mientras que las almejas criadas en granjas pueden alcanzar este tamaño en aproximadamente 1 a 2 años.

Cultura de criadero

Hay cinco procesos principales en el cultivo de criadero de la almeja dura: 1) mantenimiento y acondicionamiento de los reproductores 2) desove 3) cultivo de larvas 4) cultivo posterior al cuajado y 5) producción de alimentos (cultivo de algas). Estas actividades están respaldadas por un sistema de distribución y tratamiento de agua, un sistema de distribución de aire, instalaciones de lavado de agua dulce, iluminación suplementaria para el cultivo de algas y equipos e instrumentación de prueba.

Mantenimiento y acondicionamiento de reproductores

Las almejas adultas se llevan al criadero para su "acondicionamiento" varias semanas antes del desove. El acondicionamiento es el proceso de inducir la gametogénesis, o la maduración de las gónadas, para que las almejas estén listas para el desove. En el sur de los EE. UU., Las almejas maduran naturalmente en la primavera y permanecen maduras intermitentemente hasta el otoño. Para que maduren en cualquier otra época del año, se deben simular las condiciones tempranas de la primavera de temperatura fresca (18 a 20 ° C) y abundante comida. Las almejas generalmente se acondicionarán en 2 a 8 semanas, pero esto varía según la época del año y la condición fisiológica de las almejas. Una almeja que ya está madura puede mantenerse en esta condición durante un período prolongado (hasta 6 meses) manteniéndola en agua fría (18 a 20 ° C) y proporcionándole abundante alimento. Las almejas parcialmente maduras estarán listas para desovar en 2 a 4 semanas en estas mismas condiciones. Es mucho más difícil acondicionar las almejas que han desovado recientemente. Por lo tanto, para la operación durante todo el año, puede ser aconsejable recolectar almejas maduras naturalmente a principios de la primavera y mantenerlas en tanques de acondicionamiento para mantener una población de individuos fácilmente desovables. Las almejas maduras naturalmente también se pueden recolectar en el otoño, aunque hay menos almejas silvestres maduras en este momento que en la primavera. Los requisitos generales para el mantenimiento y acondicionamiento de los reproductores se enumeran en la Tabla 1.

Desove

Cuando las almejas desovan, liberan huevos o esperma en la columna de agua, donde tiene lugar la fertilización. El desove se induce calentando y enfriando alternativamente las almejas en un baño de agua. El esperma o los óvulos de una almeja sacrificada también se pueden utilizar para estimular el desove. Si se desea una cría controlada, las almejas se desovan en vasos de precipitados individuales para que se pueda controlar la fertilización. Si el objetivo es simplemente producir larvas y el parentesco no es importante, es más fácil “desovar en masa” las almejas en un recipiente común. El esperma de los machos en desove estimulará a otras almejas para que desoven también y los huevos serán fertilizados en el contenedor de desove común.

Larvicultura

Los cigotos (huevos fertilizados) se mantienen en agua de mar limpia y filtrada a densidades relativamente altas (30 o más por mililitro de agua de cultivo) durante 24 horas o hasta que se alcanza la etapa de velo. En ese momento, las larvas se adelgazan de 5 a 10 por ml y se les da alimento (algas). La etapa veliger dura de 7 a 21 días, dependiendo en gran medida de la temperatura y la calidad de los alimentos (Tabla 2). Durante este tiempo, las larvas crecen de 100 µm a 180 a 250 µm y se adelgazan gradualmente hasta una densidad final de 1 por ml. Las larvas se mantienen en cultivos estáticos, el agua se cambia con frecuencia (diariamente si es posible) y se agrega alimento a diario. Algunos criaderos airean los cultivos de larvas, pero esto no suele ser necesario. El agua para el cultivo de larvas debe filtrarse (1 a 10 µm) para eliminar el sedimento y el plancton nativo. Dependiendo de la calidad del agua de mar, es posible que también deba tratarse con carbón para eliminar los orgánicos disueltos y esterilizarse (generalmente con luz ultravioleta) para matar las bacterias.

Requisitos generales de cultivo para el mantenimiento y acondicionamiento de almejas reproductoras en canales de sistemas cerrados.

Los recipientes para cultivo de larvas pueden estar hechos de fibra de vidrio o plástico y generalmente no tienen más de 1 metro de profundidad (3 pies). El tamaño del recipiente viene determinado por la cantidad de producción larvaria deseada. Se pueden usar cubos de plástico (20 litros, 5 galones) para cultivar pequeñas cantidades de larvas (20.000). Los criaderos grandes tienen tanques de fibra de vidrio que pueden contener varios miles de litros de agua y millones de larvas. Los contenedores pueden ser de fondo plano o de forma cónica. Los fondos cónicos facilitan el drenaje y la limpieza. Los tanques pueden tener desagües con válvula en la parte inferior o pueden drenarse con mangueras de sifón. Cuando se drena el agua de los recipientes, las larvas se capturan en una malla fina de nailon o poliéster.

Hacia el final del período larvario, generalmente en un tamaño de 200 a 250 µm, las larvas comienzan la metamorfosis a la forma juvenil. El primer indicio de esta metamorfosis es la aparición de un pie. Esta etapa se llama "pediveliger" porque la larva tiene un velo y un pie (Fig. 1).La etapa pediveliger es bastante corta en unos pocos días, el velo desaparece por completo y se forma un sifón. Esta metamorfosis se conoce como "cuajado" y las almejas jóvenes se conocen como "cuajado" o "post-cuajado".

Cultura posterior al set

Los pediveligers a menudo se retiran del sistema de cultivo larvario y se mantienen en un sistema de cultivo posterior al conjunto hasta que se completa la metamorfosis. Esto mejora la supervivencia porque los pediveligeres, aunque todavía pueden nadar, pasan la mayor parte del tiempo arrastrándose por el fondo de los tanques donde se concentran los desechos y las larvas muertas. Las almejas post-cuajado se pueden cultivar en una variedad de sistemas. Muchos criaderos utilizan bandejas poco profundas en un suave flujo de agua de mar, aumentado con algas cultivadas. Estas bandejas se pueden apilar en niveles para ahorrar espacio en el piso. Una alternativa es un sistema de cultivo de recirculación con habitantes descendentes y / o ascendentes. Este sistema es más fácil de limpiar que un sistema de bandejas, facilita el control de la calidad del agua y las raciones de alimentación, y admite una gran cantidad de almejas en un espacio reducido (Tabla 3).

Los habitantes subterráneos (también conocidos como "silos") son cilindros de extremos abiertos, generalmente construidos con tubería de plástico, suspendidos en un depósito. La parte inferior del cilindro está cubierta con una malla fina que sostiene las almejas (Fig. 2). Antes de que puedan trasladarse a los silos, las almejas deben ser lo suficientemente grandes para permanecer en una malla de 150? M. Las mallas más pequeñas se obstruirán con demasiada facilidad, obstruyendo el flujo de agua. El agua (y la comida) circula a través de los silos con puentes aéreos (Fig. 3). En un buceador, el puente aéreo se coloca fuera del cilindro y mueve el agua del depósito al silo. Los Downwellers se utilizan para los primeros post-set que podrían ser absorbidos por el puente aéreo. Cuando el post-set alcanza un tamaño de aproximadamente 0,5 mm SL, los silos se pueden convertir en upwellers moviendo el puente aéreo hacia el interior del cilindro, extrayendo agua a través de las almejas. Los silos están suspendidos en un depósito (un contenedor que aloja uno o más silos). El volumen del depósito debe proporcionar al menos 0,5 ml de agua por cada almeja. Los alimentos se agregan al depósito en lotes o mediante entrega continua. Toda el agua del depósito se cambia con regularidad, a diario si es posible, pero al menos tres veces por semana.

Las almejas post-cuajadas se mantienen generalmente en un criadero hasta que miden al menos 1 mm o se pueden retener en una malla de 710 m. En ese momento, las almejas pueden transferirse a un sistema de cultivo de vivero.

Requisitos generales de cultivo para larvas de almejas duras en tanques de sistema cerrado.

La producción de alimentos

Los reproductores, larvas y post-set son alimentados con fitoplancton producido en el criadero. Hay tres métodos básicos de producción de algas: el método "Wells-Glancy", el "método del agua marrón" y el método "Milford". El método Wells-Glancy y el método del agua marrón son relativamente de baja tecnología y económicos, pero no son tan confiables como el método Milford para producir alimentos consistentemente de alta calidad. Se utilizan con mayor frecuencia en criaderos de bajo presupuesto operados estacionalmente o como complemento del método Milford.

Los métodos de Wells-Glancy y del agua marrón dependen del fitoplancton nativo disponible en el suministro de agua de mar. El agua se filtra (de 5 a 15 µm) para eliminar el zooplancton y se usa inmediatamente como agua de cultivo para las larvas (el método del agua marrón) o se deja florecer durante 24 a 48 horas antes de usarse. Se puede agregar fertilizante para estimular una floración más densa. Por lo general, se utilizan tanques poco profundos para este método para que la luz pueda penetrar. Los tanques deben airearse suavemente. Este tipo de cultivo se suele realizar en invernadero o solárium, aunque también se puede utilizar iluminación artificial.

Requisitos generales de cultivo para almejas duras post-fraguadas criadas en pozos subterráneos alojados en tanques de depósito. El sistema se convierte en upwellers a medida que las almejas crecen a 0,5 mm SL.

El método Milford de cultivo de algas es un proceso secuencial en el que se cultiva una sola especie de fitoplancton en cultivos discontinuos. El fitoplancton para cultivo se puede obtener aislando especies nativas, pero generalmente se compran en otro criadero o en un laboratorio que se especializa en aislar y producir clones de fitoplancton. La mayoría de los criaderos cultivan dos o más especies diferentes de fitoplancton para proporcionar las raciones variadas requeridas por las larvas de almejas, post-set y reproductores.

La cantidad de fitoplancton necesaria depende de los objetivos de producción de semillas del criadero. Las tasas de consumo de algas para almejas de diferentes tamaños se presentan en la Tabla 4. Cincuenta reproductores (un mínimo para un desove) requerirán alrededor de 1.5 x 10 11 células de algas por día, lo que equivale a 30 a 50 litros de cultivo denso de algas que contiene 5 x 10 6 células por ml. Un millón de larvas de veliger consumirán 1 x 109 células cada día (1 litro) y una cantidad similar de larvas de tamaño de establecimiento consumirá 50 veces más. Un millón de almejas post-cuajado requerirán de tres a cuatro veces más algas que los reproductores (200 litros por día). El cultivo de algas es probablemente el elemento más desafiante y que requiere más tiempo de la operación del criadero, pero es esencial para su éxito.

Cultura infantil

Cuando las almejas post-fraguadas alcanzan un tamaño de 1 mm SL (retenidas en una pantalla de 710 µm), pueden transferirse a un sistema de cría. El propósito de un vivero es proporcionar un entorno protegido para las semillas pequeñas hasta que alcancen un tamaño (8 a 10 mm) adecuado para el crecimiento en el campo. Los estudios han demostrado que la supervivencia en el campo aumenta con el tamaño de la semilla. Sin embargo, es difícil mantener almejas de más de 10 mm en un vivero debido a las limitaciones de espacio y flujo de agua. Algunos productores de Florida siembran sus semillas en tamaños más pequeños (6 a 7 mm), pero la supervivencia varía.

Hay muchos tipos de sistemas de viveros. Estos se pueden dividir a grandes rasgos en sistemas terrestres y basados ​​en el campo. Los sistemas terrestres más comunes son los sistemas de canalización y surgencia. Los sistemas de campo utilizan una variedad de contenedores en el fondo y fuera del fondo, balsas flotantes y upwellers flotantes. También se incluyen en los sistemas basados ​​en el campo los viveros ubicados en áreas protegidas como embalses y estanques.

Los sistemas basados ​​en el campo son relativamente económicos de construir y operar, pero tienen altos requisitos de mantenimiento, ofrecen una protección limitada contra los depredadores, pueden estar sujetos a daños ambientales y tener una producción poco confiable. Los sistemas terrestres son más costosos de construir y operar, pero brindan un control casi completo de los depredadores, facilidad de acceso y condiciones casi óptimas para el crecimiento y la supervivencia de las almejas.

Sistemas terrestres

Un vivero en tierra es un entorno semicontrolado para el cultivo de almejas juveniles. Por lo general, el agua no se trata excepto para una filtración gruesa (200 μm) para reducir la afluencia de organismos contaminantes (por ejemplo, percebes y ostras), y el suministro natural de alimentos no se complementa. Sin embargo, se excluyen los depredadores, se controlan los organismos contaminantes y se proporcionan las condiciones necesarias para un crecimiento rápido. Las almejas se pueden introducir en un vivero con un tamaño de 1 mm o más y, por lo general, se cultivan hasta un tamaño de al menos 8 mm antes de que se transfieran al cultivo en el campo. Las almejas pueden crecer hasta 2 mm por mes. Por lo tanto, una almeja de 1 mm tardará de 3 a 4 meses (como mínimo) en alcanzar los 8 mm, y un mes más por cada 2 mm de crecimiento más allá de ese tamaño.

Los dos tipos básicos de sistemas de vivero en tierra o en tierra son los canales y los sistemas de surgencia. Ambos consumen mucha energía y requieren el bombeo continuo de grandes volúmenes de agua de estuario de alta calidad. Ambos requieren una inversión de capital considerable para la propiedad e infraestructura frente al mar. Ambos requieren mucha mano de obra y requieren una limpieza diaria y un control frecuente de la semilla. A pesar de estos inconvenientes, los viveros en tierra son populares porque promueven un crecimiento rápido y tienen altas tasas de supervivencia de semillas.

Tasas de consumo estimadas y tasas de alimentación recomendadas para las diferentes etapas de vida de las almejas duras alimentadas con una dieta de Isochrysis galbana.

Pistas de rodadura

Los canales son bandejas rectangulares poco profundas que se pueden apilar en niveles. El agua se introduce por un extremo, fluye sobre las semillas de almejas y sale por el otro extremo por un desagüe. Se deben suministrar de diez a 20 litros de agua por minuto por cada litro de almejas grandes (8 mm). Aunque los canales producen un crecimiento rápido con buena supervivencia, no son adecuados para áreas donde el suministro de agua tiene una alta carga de limo fino. El sedimento se deposita en las pistas de rodadura y crea problemas de mantenimiento que requieren mucha mano de obra. Si no se limpian a diario, las almejas pequeñas se asfixian en este limo fino. La limpieza es particularmente difícil si las semillas son muy pequeñas (menos de 4 mm). Otro inconveniente de las pistas de rodadura es que las almejas cercanas al extremo del desagüe sólo reciben agua que ya ha pasado por encima de todas las demás semillas y carece en gran medida de alimentos utilizables. Por lo tanto, la semilla debe rotarse en la pista de rodadura para lograr un crecimiento uniforme. Finalmente, los raceways no pueden soportar grandes biomasas de semillas. Una pista de rodadura típica puede soportar aproximadamente 0,2 L de semilla grande por 0,1 m2 (1 pie2). Esto es aproximadamente 1.400 semillas a 8 mm SL o 700 a 10 a 12 mm SL. Probablemente no se deberían utilizar canalizaciones para semillas de menos de 4 mm SL debido a las dificultades de limpieza. La semilla necesita alrededor de 2 meses para crecer de 4 a 8 mm en canales.

Sistemas de surgencia

Los sistemas de surgencia son probablemente los sistemas de viveros terrestres más utilizados. Aunque también tienen altos costos de capital y gastos de energía, los upwellers promueven el crecimiento rápido y uniforme de las semillas, son más fáciles de mantener que los conductos de agua y hacen un uso más eficiente del espacio. Un sistema de surgencia consiste en un reservorio (generalmente rectangular y de aproximadamente 2 pies de profundidad) que contiene varias unidades de cultivo (Fig. 3). Cada unidad de cultivo ("silo") tiene un fondo de malla que sostiene las semillas de almejas. Los silos se colocan de manera que sus lados sobresalgan por encima del nivel del agua y la rejilla inferior esté varios centímetros por encima del fondo del depósito. Una tubería de drenaje cerca de la parte superior del silo se extiende a través de la pared del silo y la pared del depósito y desemboca en un drenaje común externo. El agua se bombea al depósito, se eleva a través de las rejillas y las semillas de almejas y sale por los desagües cerca de la parte superior. El flujo de agua vertical soporta biomasas de almejas mucho más grandes que el flujo de la pista de rodadura horizontal. Cada 0,1 m 2 de malla de upweller puede soportar de 1,0 a 1,5 litros de semilla de tamaño de siembra (7.000 a 10.000 semillas a 8 mm SL). Los requisitos de flujo de agua para los upwellers son similares a los de los canales. Cada litro de semilla grande (7 mm) requiere un flujo de 10 a 20 litros por minuto. Las semillas muy pequeñas (menos de 3 mm) deben recibir diez veces esa cantidad (Cuadro 5).

Sistemas basados ​​en campo

Los viveros de campo no son tan confiables como los sistemas terrestres, pero requieren menos inversión de capital y son menos costosos de operar. No protegen a las almejas de los depredadores ni de los sistemas terrestres y son más susceptibles a los daños ambientales (por ejemplo, de las tormentas). Son menos accesibles y, en consecuencia, más difíciles de mantener, pero el mantenimiento se realiza con menos frecuencia. El flujo de agua (y por lo tanto el suministro de alimentos) a la semilla puede ser variable, lo que da como resultado un crecimiento menos uniforme. Sin embargo, algunos sistemas flotantes compiten con los viveros terrestres en capacidad de producción y son relativamente económicos de construir y operar.

Sistemas de surgencia flotante

En el sur de los EE. UU. Se han utilizado hasta cierto punto tres sistemas de surgencia flotante.Dos de ellos funcionan con puentes aéreos y uno con las mareas. La operación y el mantenimiento son similares a los de un sistema terrestre. Se han utilizado árboles ascendentes flotantes con semillas muy pequeñas (1 mm), pero su éxito depende de la selección adecuada del sitio.

Ambos sistemas de transporte aéreo están diseñados para su uso en aguas protegidas como estanques de agua salada o embalses. También se pueden amarrar a un muelle en un arroyo de marea si no van a estar expuestos a la acción de las olas fuertes. Un sistema de transporte aéreo utiliza una balsa de tubería de PVC de 4 pulgadas para soportar los silos y un colector de aire. El colector está presurizado con un pequeño soplador de aire. Los silos se suspenden dentro de la balsa y el agua se hace circular a través de los silos con puentes aéreos (Fig. 4). El segundo sistema de transporte aéreo consiste en un depósito (tanque) que flota en un estanque o adyacente a un muelle. El agua se bombea al depósito con un gran puente aéreo o con una bomba sumergible y sale por los desagües del silo como en un sistema terrestre.

Un vivero de surgencia impulsado por las mareas consiste en una balsa con una pala en un extremo y una cámara interior donde se alojan los upwellers (Fig. 5). La balsa está atada desde el extremo de la pala de modo que se balancee para apuntar la pala hacia la corriente. El agua es dirigida por la pala hacia la cámara del silo y fluye a través de los orificios laterales al nivel del agua. En las pruebas piloto, este sistema pareció fomentar un crecimiento más rápido que un vivero en tierra. Ofrece la ventaja obvia de los bajos costos operativos (solo mantenimiento), pero es vulnerable a los daños causados ​​por tormentas.

Cultura de fondo

En el sur de los EE. UU. Se utilizan varios sistemas de vivero de cultivo de fondo.Estos incluyen bandejas apoyadas en la parte inferior sobre rejillas en áreas submareales, bandejas plantadas en o justo encima del fondo en áreas intermareales y submareales poco profundas, y bolsas o bolígrafos "suaves". Todos los sistemas de cultivo de fondo requieren un mantenimiento frecuente para eliminar el sedimento, los organismos contaminantes y los depredadores.

los sistema de bandeja y rejilla submareal debe desplegarse en aguas profundas para que no sea un peligro para la navegación. Por lo tanto, se necesita un bote grande para desplegar, mantener y recolectar las bandejas. Las bandejas están hechas de marcos de madera con pantalla superior e inferior. Varias bandejas se apoyan en un estante en una disposición en niveles, con espacio entre las bandejas para la circulación del agua. El mantenimiento de un sistema de rejillas y bandejas requiere mucha mano de obra pero, si se coloca correctamente, promueve un buen crecimiento y supervivencia incluso para semillas muy pequeñas (1 mm y más). Se pueden plantar semillas pequeñas (1 a 2 mm) a densidades muy altas (50,000 a 150,000 / m 2, alrededor de 5,000 a 15,000 / ft 2) inicialmente, pero deben aclararse a medida que crecen. La malla fina que debe usarse para retener semillas muy pequeñas debe limpiarse semanalmente para eliminar los organismos incrustantes y el limo.

Requisitos de flujo y densidad de siembra para semillas de almejas en un vivero de surgencia.

Se pueden desplegar bandejas más pequeñas en áreas intermareales o submareales poco profundas si el sustrato es firme (arena o cáscara). Las bandejas se entierran de modo que sus partes superiores estén niveladas con el sustrato circundante, luego se llenan de arena y se cubren con una malla (aberturas de 6 mm o 0,25 pulgadas). Si las bandejas se entierran demasiado profundamente, pueden cubrirse con arena o limo. Si no se entierran lo suficientemente profundo, pueden crear corrientes de fregado que lavarán la bandeja. Los bancos que tienen sustrato arenoso a menudo están sujetos a fuertes corrientes que pueden arrastrar el sustrato de las bandejas. Las pantallas deben revisarse con frecuencia y eliminarse cualquier sedimento de la pantalla superior. La selección del sitio es importante porque el sedimento pesado puede matar a las almejas. Es probable que estas bandejas no sean adecuadas para semillas muy pequeñas (menos de 2 mm).

Las bandejas o bolsas de malla de polietileno se pueden colocar en rejillas en áreas intermareales o submareales poco profundas. Las rejillas pueden estar construidas con madera, varillas de refuerzo o PVC. Las bandejas con fondo sólido se rellenan con arena o sustrato similar. Las bolsas no retendrán el sustrato y funcionarán solo en sitios bien protegidos sin olas o con corrientes fuertes. Las bolsas no son adecuadas para sembrar menos de 4 mm.

Bolsas "blandas" se utilizan ampliamente en Florida para el cultivo de viveros y se han probado más al norte con éxito mixto. En Florida, también se han probado jaulas con varios niveles de bolsas. La depredación de las almejas pequeñas (menos de 7 mm SL) por cangrejos y rayas ha sido un problema en los viveros de bolsas “blandas”. Las bolsas están hechas de poliéster tejido con un tamaño de malla adecuado para contener la semilla. Las bolsas se anclan al fondo con una cuerda, barra de refuerzo o estacas lastradas. Un flotador dentro de la bolsa sostiene la parte superior por encima de la semilla. En áreas muy limosas, el flotador a menudo no es adecuado para evitar que el limo se acumule en la parte superior de la bolsa.

Una modificación de la bolsa "blanda" es la "bolígrafo suave. " Estos bolígrafos están fabricados con el mismo material suave tejido, pero tienen un marco rígido que sostiene el borde superior de 25 a 36 cm (12 a 18 pulgadas) por encima del sustrato. El marco está hecho de tubo de PVC y se coloca en el interior o el exterior de la malla. Un desarrollo reciente es el uso de un faldón de alambre cubierto de vinilo (aberturas de 0.5 pulgadas de calibre 14) para sostener el bolígrafo suave. La cerca de alambre ayuda a mantener alejados a los depredadores. Los bolígrafos tienen tapas extraíbles hechas de la misma malla suave o de una malla de plástico más liviana. La tapa debe tener un tamaño de malla lo suficientemente pequeño como para excluir a la mayoría de los cangrejos y debe encajar de manera segura sobre el borde del corral para que no haya un espacio por donde puedan entrar los cangrejos. Estos sistemas no son adecuados para semillas pequeñas (menos de 4 mm) porque el tamaño de malla requerido para retener tan poca semilla se ensuciaría rápidamente y restringiría el flujo de agua.

Cultura del estanque

Los estanques y embalses se pueden utilizar como viveros con alguna ventaja. Protegen a las almejas de las perturbaciones ambientales y los depredadores y, por lo general, son más accesibles que los sitios de campo, mientras que su operación es menos costosa que los viveros terrestres. Sin embargo, es muy costoso construir un estanque, por lo que este método probablemente sea una opción solo cuando ya existe un estanque.

Con el cultivo en estanques, el suministro natural de alimentos se puede mejorar gestionando la proliferación de algas. Sin embargo, el manejo de estanques es complejo y poco conocido, particularmente en lo que se refiere a los requisitos del cultivo de bivalvos. Además del suministro de alimentos, el administrador del estanque debe considerar muchos otros factores que afectarán el crecimiento y la supervivencia de las almejas, como el oxígeno disuelto, el pH, la temperatura y los productos de desecho.

Se han plantado semillas de varios tamaños en una variedad de sistemas de contención, incluidos upwellers impulsados ​​por transporte aéreo, bandejas y bolsas apoyadas en rejillas, bandejas y bolsas colocadas en el fondo y upwellers junto al estanque a los que se bombea el agua. También se han plantado semillas en una malla de ventana colocada directamente en el fondo del estanque. En el cultivo en estanques, los contenedores facilitan principalmente la manipulación y recolección de semillas y son menos importantes para el control de depredadores, ya que los depredadores están físicamente excluidos del estanque.


¿Cuánto tiempo tarda una almeja dura (Mercenaria mercenaria) en alcanzar la madurez sexual? - biología

Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaciónpor un mundo sin hambre

  1. Identidad
    1. Caracteristicas biologicas
    2. Galería de imágenes
    1. Antecedentes históricos
    2. Principales países productores
    3. Hábitat y biología
    1. Ciclo productivo
    2. Sistemas de producción
    3. Enfermedades y medidas de control
    1. Estadísticas de producción
    2. Mercado y comercio
    1. Estado y tendencias
    2. Temas principales
      1. Prácticas de acuicultura responsable
      1. Enlaces relacionados

      Mercenaria mercenaria Linneo, 1758 [Veneridae]
      Nombres de la FAO: En - Quahog del norte (= almeja dura), Fr - Praire, Es - Chirla mercenaria

      Caracteristicas biologicas
      Concha sólida, equivalva desigual, picos en la mitad frontal de la concha de contorno ampliamente ovalado. Ligamento una banda elíptica marrón oscuro profundamente insertada, detrás de los picos que llega hasta la mitad del margen posterior. Lúnula bien definida, ancha, en forma de corazón. Escudo indistinto. Escultura de líneas concéntricas, levantadas aquí y allá en crestas, y finas líneas radiantes. En los ejemplares jóvenes, las crestas están presentes en todo el caparazón, pero en el adulto persisten, después del desgaste, solo cerca de los márgenes anterior y posterior. Etapas de crecimiento prominentes.Ambas válvulas con tres dientes cardinales además existe en cada válvula un área rugosa similar a un diente detrás de los picos e inmediatamente debajo del ligamento esta área tiene la apariencia de un diente cardinal posterior suplementario que se ha roto. Sin laterales. Seno palial no profundo, triangular. Margen granulado. Colorea un blanco sucio, un barniz marrón claro, un gris mate o un marrón grisáceo. El interior de la concha es de color blanco, a veces violeta intenso, alrededor de las cicatrices del músculo aductor.

      Foto: LeRoy CreswellFoto: Randy Newman

      Hay dos factores importantes que hacen que la almeja dura sea relativamente única como molusco bivalvo cultivado. La primera es que es más valiosa en un tamaño pequeño, permanece en este rango de tamaño durante un período de tiempo relativamente corto, después del cual el valor disminuye. El segundo aspecto está relacionado con la biología de la almeja dura y lo diferencia de la mayoría de los otros bivalvos que se encuentran actualmente en la acuicultura a gran escala; la almeja dura no suele producir fuentes concentradas de semillas que se puedan recolectar de lances silvestres. La falta de semilla requirió el desarrollo de tecnología de incubación y vivero antes de que pudieran llevarse a cabo experimentos críticos sobre el crecimiento en el campo. El desarrollo de técnicas de producción de algas unicelulares de costo relativamente bajo hizo que la producción de un gran número de semillas fuera económicamente viable.

      Los experimentos comenzaron a fines de la década de 1940 y la tecnología de incubación se desarrolló a principios de la década de 1950. A fines de esa década, varios individuos intentaban cultivar la especie comercialmente. La mayoría de estos primeros intentos fracasaron porque los depredadores consumieron la semilla, pero se vendió una cantidad limitada de almejas. En la década de 1970 se instituyó una serie de plantaciones de semilla de almeja de tamaño específico con una variedad de técnicas de protección. Los datos resultantes proporcionaron los criterios basados ​​en la ciencia para el mayor desarrollo de los sistemas de vivero que necesitaban producir el tamaño de semilla para las operaciones de campo.

      Una vez que se pudieron producir grandes cantidades de semilla con un tamaño crítico de aproximadamente 10 mm, varios empresarios aprendieron las técnicas de protección (a fines de la década de 1970 y principios de la de 1980) y, a fines de la década de 1970, había comenzado una producción significativa de almejas duras a través de la acuicultura en los estados. de Massachusetts, Nueva Jersey y Carolina del Norte, Estados Unidos de América. Estos pioneros difundieron la tecnología por toda la costa este de Estados Unidos y se realizaron modificaciones a los dispositivos de protección. A fines de la década de 1980, la acuicultura de almejas duras se practicaba desde Massachusetts hasta Florida, pero la mayor parte de la producción se encontraba en Massachusetts, Connecticut, Nueva York, Nueva Jersey, Virginia, Carolina del Sur y Florida. Estos estados han seguido siendo los mayores productores, y Florida y Virginia se han vuelto cada vez más importantes en los últimos años.

      Principales países productores
      Principales países productores de Mercenaria mercenaria (Estadísticas de pesca de la FAO, 2006)
      Hábitat y biología

      El área de distribución nativa de la especie es desde el Golfo de San Lorenzo en Canadá a través del norte del Golfo de México hasta Texas. Se ha introducido en la costa oeste de los Estados Unidos (Washington y California), la isla de Puerto Rico en la región del Caribe, el Reino Unido, Francia, Holanda y Bélgica en Europa y la provincia china de Taiwán en Asia. Algunas personas también se están criando en Wenzhou y Yantai en China.

      Las almejas duras se pueden encontrar en lagunas costeras y estuarios de aproximadamente 12-30 & permil, pero la mayoría de las poblaciones grandes se encuentran en & gt15 & permil. Crecen de 10-30 ° C, pero la mayor parte del crecimiento ocurre entre 18-25 ° C por debajo de 5 ° C. Las almejas se vuelven inactivas. Las almejas excavan desde justo debajo de la superficie hasta aproximadamente 15 cm en todos los tipos de sedimentos, cerca de los arrecifes de ostras y en los lechos de pastos marinos, pero prefieren los sedimentos que son una mezcla de arena y lodo con algún material grueso. Van desde la zona intermareal hasta los 15 m. Las almejas duras filtran el agua para obtener fitoplancton y otras partículas en suspensión que utilizan como alimento.

      La almeja dura tiene una historia de vida típica de bivalvos. Los sexos están separados, los espermatozoides y los óvulos se liberan en el agua y la fertilización es externa. Las larvas que nadan libremente se alimentan de fitoplancton y otros materiales orgánicos en el agua durante 7-21 días y luego se metamorfosean en organismos bentónicos. Estos organismos recién asentados se adhieren al sedimento con un hilo bisolar y desarrollan una cáscara calcificada en aproximadamente un día. La semilla alcanza aproximadamente 10-15 mm en el año 0 y aproximadamente 25-30 mm de longitud de la cáscara (SL) al final del año 1, pero existe una gran variabilidad en el crecimiento. Los individuos pueden desarrollar espermatozoides en el año 0, pero la maduración sexual ocurre típicamente al final del año 2 o 3. Las hembras maduras generalmente desovan de 1 a 5 millones de huevos por evento de desove, pero pueden producir 40 millones o más de huevos por año.

      El tamaño comercial se alcanza al final del segundo año de vida, o antes en las aguas del sur, pero puede tardar cuatro o cinco años en las partes del norte del rango. Durante el primer año de vida, los animales están sujetos a grandes pérdidas por depredadores invertebrados y vertebrados, principalmente cangrejos. Se vuelven menos susceptibles a los depredadores cuando alcanzan los 20-25 mm SL, y solo los grandes crustáceos (langostas), caracoles grandes, algunos peces y aves pueden consumir almejas duras maduras. Se ha estimado que la esperanza de vida promedio es de entre 12 y 20 años, pero se han reportado almejas mayores de 50 años.

      La principal diferencia en la historia de vida de las almejas duras en comparación con la mayoría de los bivalvos es que normalmente no se encuentran grandes cantidades de semillas en la naturaleza. Esto ha provocado que la acuicultura de almejas duras dependa por completo de los criaderos para obtener semillas. Gran parte del cultivo de esta especie se lleva a cabo en hábitats con un componente de barro significativo, tanto por la disponibilidad de dichos sitios como porque este hábitat elimina algunos depredadores.

      Ciclo de producción de Mercenaria mercenaria

      Los sistemas de producción de almejas duras van desde intensivos (criaderos, viveros y algunos de engorde) a extensivos (algunos de engorda).
      Suministro de semillas

      Todas las semillas de almejas duras se producen en criaderos. El ciclo de producción comienza con organismos adultos con gónadas bien desarrolladas. El acondicionamiento de estos adultos se basa en una serie de técnicas. Para el desove temprano, los adultos pueden acondicionarse en las instalaciones del criadero aumentando la temperatura del agua y proporcionando suficiente alimento en forma de algas unicelulares. El acondicionamiento tarda de 4 a 10 semanas dependiendo del punto de partida. Las almejas también se pueden colocar en áreas de alto crecimiento y dejar que se acondicionen naturalmente para el desove más adelante en la temporada.

      Por lo general, los adultos acondicionados se reproducen en masa colocándolos en un baño de agua de mar en el que se puede ajustar la temperatura. Se pueden usar espermatozoides, microalgas o serotonina para proporcionar un estímulo para la liberación de gametos. Los huevos fertilizados se retienen en una pantalla, luego se cuentan y se distribuyen en tanques para su desarrollo. Después de dos días, las larvas han alcanzado la etapa de bisagra recta y se retiran del tanque, se redistribuyen a otro tanque y se les suministra alimento de algas unicelulares. Este proceso se repite durante 7 a 14 días hasta que se asiente (fraguado), cuando las almejas se mantienen típicamente a aproximadamente 1 / ml. Las almejas se retiran de los tanques larvarios y se colocan en recipientes con fondo de malla en los que entra agua con algas unicelulares por la parte superior (buceadores) o se colocan directamente en los canales y se suministran con muy poco caudal. Las almejas permanecen en buceadores o con flujo limitado durante una o dos semanas. A continuación, las almejas en los habitantes de las profundidades se colocan en recipientes con fondo de malla y el agua fluye hacia arriba a través de la semilla (habitantes de las zonas ascendentes).

      ENFERMEDAD AGENTE ESCRIBE SÍNDROME MEDIDAS
      Vibriosis Vibrio anguillarum V. alginolyticus BacteriasInfección sistémica de los tejidos blandos de las larvas, lo que resulta en necrosis tisular (debido a la producción de exotoxina por parte de las bacterias) y muerte.Buena esterilización del agua utilizada en cultivos de algas y por lotes.
      Enfermedad desconocida del parásito Quahog (enfermedad QPX) Enfermedad similar al quitridio& ndash& ndashInflamaciones y nódulos redondos de color amarillo tostado (1-5 mm de diámetro) en el manto, a menudo en el borde y cerca o directamente adyacentes al sifón o las branquias del músculo aductor también pueden estar infectadas Disminución del crecimiento de la nueva cáscara hinchado, retraído, de color tostado bordes del manto mucosidad y gránulos de arena atrapados entre el manto hinchado y los bordes del caparazón y un alto grado de astillado del borde del caparazón puede causar una mortalidad graveNo se conocen medidas de control, excepto plantar cepas resistentes

      Proveedores de experiencia en patología

      La experiencia en patología de la almeja es similar a la de las ostras y existe principalmente en instituciones académicas o laboratorios gubernamentales.

      La producción comercial significativa en los Estados Unidos de América no comenzó hasta mediados o fines de la década de 1970. Hay pocos datos disponibles sobre la producción o las ventas de los primeros años porque se mezclaron con los desembarques generales de las poblaciones silvestres. La producción taiwanesa de una especie de Meretrix se registra desde 1950 (750 toneladas) en los datos de la FAO como almeja dura. Los datos de producción de almeja dura de cultivo de los Estados Unidos de América aparecen por primera vez en esta fuente de datos en 1984 (1 982 toneladas). Ese mismo año, la provincia china de Taiwán registró una producción de 17 115 toneladas de Meretrix. En 1993, la producción en la provincia china de Taiwán no se había expandido mucho desde 1984 (17 438 toneladas), pero la producción estadounidense de Mercenaria había aumentado a 8 856 toneladas. Durante la década 1993-2002, la tasa de crecimiento promedio anual de la almeja dura cultivada se ha expandido más rápidamente en los Estados Unidos (9,9 por ciento / año) que en la provincia china de Taiwán (6,5 por ciento / año). Sin embargo, la provincia china de Taiwán sigue siendo el principal productor (30 711 toneladas en 2002). La producción comercial de Francia (una tercera especie: la almeja de Manila introducida (Ruditapes philippinarum) no se informó hasta 2002 (250 toneladas).
      Mercado y comercio

      El mercado principal para las almejas duras cultivadas es la concha. El producto se utiliza fresco en media cáscara o al vapor. El mercado principal de la media concha es como aperitivo en los restaurantes de lujo. La mayoría de las almejas se venden a lo largo de la costa este de los Estados Unidos, pero algunas se venden en todo Estados Unidos hacia el medio oeste. Muy poco de este producto se vende fuera de EE. UU. Ha habido intentos de producir un producto congelado con cáscara para uso doméstico como ingrediente en salsas usadas sobre pasta. Esto se ha visto obstaculizado por las regulaciones de tamaño impuestas sobre la cosecha de almejas silvestres por algunos estados (ver más abajo).

      Los precios varían estacionalmente y según el estado de la economía. En los últimos años, el precio de las almejas tamaño prime (cuello pequeño) ha variado entre 0,12 y 0,25 USD. En EE. UU., La información de mercado principal es recopilada por la Agencia Nacional Oceanográfica y Atmosférica, Servicio Nacional de Pesquerías Marinas. Los resúmenes diarios de precios por tamaño se proporcionan a través de un servicio de mercado, pero no separan el producto de la acuicultura de las almejas duras recolectadas en la naturaleza. Además, muchas de las almejas cultivadas se venden fuera de estos canales y, por lo tanto, no se recogen en las estadísticas oficiales de precios o cantidades.

      Las únicas regulaciones del mercado federal de EE. UU. Son las que se utilizan para asegurar la salud de los consumidores humanos. Estos se hacen cumplir a nivel estatal y se basan en el seguimiento y la clasificación de las aguas de cultivo. Las únicas otras regulaciones que se aplican a las almejas duras son las que limitan la venta de almejas pequeñas para proteger las poblaciones silvestres. Estas regulaciones varían de un estado a otro, pero con mayor frecuencia regulan el tamaño según el grosor de las almejas a 1 pulgada (2,54 cm) y más. La excepción a esto es la venta de semillas para fines de acuicultura.

      China ha importado recientemente una serie de almejas duras y hay al menos dos grupos en ese país que están experimentando con el cultivo de esta especie. Es muy probable que tengan éxito con los aspectos de cultivo, pero la naturaleza del principal mercado de la almeja dura (viva en el caparazón) puede dificultar mucho las exportaciones a los EE. UU.

      Como se señaló anteriormente, el precio de las almejas duras es muy sensible al estado de la economía. Actualmente, los mercados estadounidenses están deprimidos en comparación con hace unos años. Es probable que la producción de almejas duras continúe aumentando a un ritmo modesto en el futuro. Los principales impedimentos para la expansión continua son las regulaciones gubernamentales, el requisito de agua poco profunda para la mayoría de las prácticas de producción y las limitaciones a la producción de semillas. El hábitat de aguas poco profundas requerido para la mayoría de las técnicas coloca el cultivo de almejas duras en un lugar muy visible y en una zona donde puede haber interacciones con pastos marinos. Esta combinación reduce en gran medida las ubicaciones potenciales disponibles para la expansión. Hay algunas empresas que son principalmente productoras de semillas, pero hay un número sustancial de productores que operan sus propios criaderos. Este escenario da como resultado una escasez puntual de semillas de los mejores tamaños en algunos años. Si bien esta tendencia probablemente continuará en el futuro, ha habido empresas en lugares que pueden producir semillas durante todo el año compitiendo por la participación de mercado. A pesar de estas dificultades, a medida que mejore la economía estadounidense, habrá un aumento generalizado de los precios y la producción. Además, habrá numerosos pequeños productores y el surgimiento de una serie de grandes productores que podrán abastecer a las cadenas de supermercados con un flujo constante de productos.

      La investigación actual se ha centrado en los vínculos entre QPX (ver arriba) y varias cepas genéticas. Se están realizando investigaciones adicionales sobre el desarrollo de animales tetraploides para proporcionar reservas genéticas para el desarrollo de individuos triploides. Se está realizando un número limitado de pequeños estudios para mejorar la producción de los criaderos, la eficiencia del vivero y el control de depredadores e incrustaciones.

      • Sensibilidad de los precios a las fuerzas económicas generales.
      • Escasez local o anual de semillas más grandes.
      • Más importante aún, la dificultad para encontrar sitios para nuevas granjas. Esto se debe principalmente a la necesidad de agua poco profunda dictada por las técnicas de cultivo actuales. Si se pudiera desarrollar un medio de producción económico para los sitios de aguas profundas, habría muchas más áreas disponibles para el cultivo.

      Existe la necesidad de desarrollar una clasificación de tamaño rígida que esté vinculada a los tamaños de mercado nombrados (littleneck, cherrystone, sopa de pescado, etc.) En la actualidad, cuando hay un número insuficiente de tamaños pequeños disponibles, el mercado de EE. UU. Mueve a los individuos más grandes a la clase de tamaño más pequeño. . Esta práctica confunde al cliente y reduce el precio que se podría cobrar en tiempos de escasez.

      Se necesita investigación para aumentar la confiabilidad de la producción de semillas. Los esfuerzos deben dirigirse a aumentar la supervivencia de los individuos recién establecidos y desarrollar métodos para mejorar las tasas de crecimiento. En el campo, se necesita más investigación para examinar los tamaños óptimos de las parcelas, las densidades de siembra, los dispositivos de protección de los depredadores y los métodos para cultivar semillas y comercializar individuos en aguas más profundas.

      A medida que más y más tamaños más pequeños estén disponibles a través de actividades de acuicultura, la diferenciación mencionada anteriormente puede ser menos importante que la apertura de nuevos mercados. Hay un margen apreciable para la investigación sobre la aceptación y la expansión del mercado, pero como la mayoría de los productores son pequeñas empresas, la industria tiene pocos incentivos para financiar tales estudios.

      Hay pocos impactos ambientales negativos de la acuicultura de almejas duras. Las operaciones se realizan típicamente en aguas poco profundas y ocupan un espacio limitado dentro de esta zona muy utilizada. Por lo general, los arrendamientos no se otorgan para áreas que producen cantidades comerciales significativas de almejas silvestres ni se permiten en áreas de lechos de pastos vasculares enraizados (algas marinas). Ha habido casos de conflicto con pastos marinos que invaden el área de granjas de almejas. Aparentemente, esto se debe a que la malla y las almejas estabilizan el fondo, y la actividad de filtración de las almejas aumenta la claridad del agua. Esta combinación permite la invasión de la finca por pastos marinos. La actividad de filtración de las almejas también deposita materiales fecales y pseudofaecales en el fondo y puede acelerar los procesos de remineralización, esto se ha considerado un impacto positivo del cultivo de bivalvos porque sirve para eliminar el nitrógeno del sistema.

      Claramente, el área ocupada por las granjas de almejas está modificada, en comparación con los sedimentos circundantes y puede soportar un conjunto infaunal ligeramente diferente. Si bien el número de individuos de especies particulares en este conjunto puede diferir de los sedimentos cercanos, la composición de especies a menudo no se altera significativamente. Las granjas de almejas suelen tener una acumulación mínima de sedimentos porque grandes acumulaciones cubrirían la malla y sofocarían a las almejas. Los sedimentos acumulados generalmente se dispersan en un área grande porque la naturaleza intermareal de los sitios plantados los hace muy susceptibles a las olas impulsadas por el viento.


      Ciclo gonadal de los quahogs del norte, Mercenaria Mercenaria (Linne, 1758), de subpoblaciones pescadas y no pescadas en la bahía de Narragansett.

      Desde 1954, el estado de Rhode Island ha emprendido diferentes proyectos para mejorar la población natural de quahog del norte y permitir la reconstrucción de la biomasa. Estos incluyen: un conjunto de áreas de manejo y un sistema de trasplante / cosecha rotatorio para administrar el recurso, cierres de contaminación condicionales y / o estacionales permanentes y límites de posesión (Rice et al. 2000, Estado de las poblaciones de peces de Rhode Island 2004). En los últimos años, como parte de la reevaluación de las prácticas de manejo, se está cuestionando el trasplante de quahogs (Rice 2006). Debido a que las áreas de cierre de contaminación se caracterizan por tener una alta densidad de población (Rice et al.1989, Walker 1989), se ha debatido si la contaminación

      las áreas de veda, que sirven como fuente de población de relevo, de hecho sirven como santuarios de reproductores, por lo que la reubicación de su población de mariscos es innecesaria (Pratt 1988).

      Quienes se oponen a esta visión de las poblaciones de "crecimiento viejo" sin explotar que sirven como santuarios reproductores de facto afirman hipotéticamente que las poblaciones de grandes comederos en suspensión pueden estar reguladas por la competencia intraespecífica por el alimento o el espacio. Las altas densidades de población pueden agotar los recursos alimenticios de las masas de agua suprayacentes a un nivel crítico, lo que da como resultado tasas reducidas de crecimiento, supervivencia y / o fecundidad (Peterson & amp Andre 1980, Maurer 1983) o inhibiendo el reclutamiento si los adultos filtran las larvas sedimentadoras de la columna de agua. , como sugiere Woodin (1976).

      Las opiniones difieren ampliamente sobre si los alimentos se limitan a las poblaciones que se alimentan en suspensión (revisado por Buss & amp Jackson 1981). Sin embargo, existe buena evidencia para apoyar la hipótesis de competencia intraespecífica e interespecífica en bivalvos (Peterson & amp Andre 1980, Peterson 1983), que puede resultar en una reducción en la producción reproductiva en relación con la que se logra en ensamblajes menos densos. En especies como M. mercenaria, donde hay poco almacenamiento de reservas de alimentos y el desarrollo gonadal presumiblemente tiene lugar en respuesta a la disponibilidad de alimentos en el medio ambiente (Ansell 1967, AnseU & amp Loosmore 1963, Bricelj & amp Malouf 1980) la competencia intraespecífica por alimentos puede haber una influencia aún mayor en el potencial reproductivo. Sin embargo, la evidencia inequívoca de competencia requiere la demostración de que la producción reproductiva de un individuo se reduce como consecuencia de la explotación de (o la interferencia con el acceso a) un recurso por parte del presunto competidor (Hayward & amp Ryland 1975, Buss & amp Jackson 1981).

      El primer modelo de reclutamiento de poblaciones de M.mercenaria propuesto por Kraeuter et al. (2005) analiza cómo se ha planteado la hipótesis de que las grandes densidades pueden limitar el reclutamiento de larvas. Los autores concluyen que se desconoce si existen factores negativos dependientes de la densidad, equivalentes a los efectos compensatorios hipotetizados para las poblaciones de peces en las poblaciones de bivalvos naturales, pero se ha encontrado inhibición del crecimiento y reducciones implícitas en la fecundidad en altas densidades de algunas especies de bivalvos (Kraeuter et al. 2005).

      La mejor manera de evaluar el potencial reproductivo real de un organismo es mediante el estudio directo del ciclo reproductivo y el examen microscópico de los órganos reproductores y las gónadas de las poblaciones en cuestión. Siguiendo el progreso de la producción de gónadas y gametos, se puede determinar el momento y la duración de los eventos de desove (Ropes & amp Stickney 1965, Corni et al. 1985, Hooker & amp Creese 1995, Gribben et al. 2001). También se necesita un conocimiento de los períodos de desove para evaluar la abundancia de larvas (Ropes y Stickney 1965), predecir períodos de reclutamiento anual (Keck et al. 1975, Manzi et al. 1985) y para interpretar las tasas de crecimiento y los datos de mortalidad (Keck et al. 1975). En última instancia, todos estos factores influyen en la distribución y abundancia de las poblaciones juveniles y adultas (Hooker & amp Creese 1995, Gribben et al. 2001). La documentación de la gametogénesis en un recurso pesquero es el primer paso lógico en las estimaciones del reclutamiento de la población (Manzi et al. 1985).

      Por lo tanto, para comprender completamente el potencial reproductivo de los quahogs en la bahía de Narragansett, es importante estudiar el desarrollo gonadal de las diferentes poblaciones de quahogs. El objetivo de este estudio es evaluar y describir el desarrollo gonadal en diferentes áreas de la bahía de Narragansett y determinar si hubo diferencias en los ciclos gonadales de los quahogs según su ubicación (es decir, de áreas cerradas durante mucho tiempo a la pesca frente a otras ubicaciones). Además, nuestro objetivo es determinar la correlación entre el índice de condición y el desarrollo gonadal y determinar si el índice de condición se puede utilizar como un indicador indirecto, pero confiable, del potencial reproductivo de las diferentes subpoblaciones. Estos datos pueden ser de utilidad para los administradores de recursos marisqueros para tomar decisiones sobre programas diseñados para aumentar la producción de mariscos, ya sea reduciendo las poblaciones de quahogs en conjuntos densos en ensenadas y / o manteniendo los sitios de trasplante en aguas abiertas para que actúen como santuarios de reproductores.

      Los nueve sitios (Tabla 1) fueron muestreados siete veces con un bullrake comercial a bordo del F / V Thomi Boy durante el verano de 2005 para la determinación del índice de condición (IC). También se tomaron muestras de seis de esos sitios nueve veces, cada 3 semanas, desde finales de la primavera hasta finales del verano de 2006, comenzando el 15 de abril y terminando el 30 de septiembre para las determinaciones del índice gonadal y del CI. Se recolectaron veinte quahogs de cada sitio en 2005, y se recolectaron 35 quahogs de cada sitio en cada fecha de muestreo en 2006, 20 para la determinación de CI y 15 para la determinación del índice gonadal (IG).

      Se utilizó un índice gravimétrico de condición relativa, utilizando los procedimientos y la fórmula de Crosby y Gale (1990):

      CI = [peso de tejido blando seco (g) x 1,000] / peso total (g) s - peso de la cáscara (g)

      Todos los pesos se estimaron con una precisión de 0,1 g. El peso de los tejidos blandos secos se estimó después de 48 h de tiempo de secado a 80 ° C. La técnica histológica utilizada en este estudio siguió las técnicas descritas en Howard y Smith (1983) y Eversole (1997). Cada individuo fue clasificado por sexo y en una de las siete etapas gonadales cualitativas: inactivo, activo temprano, activo tardío, maduro, parcialmente desovado, gastado y regresión (Gribben et al. 2001: adaptado de Porter 1964, Keck et al. 1975, Cuerdas 1968, Vélez y Epifanio 1981).

      A cada estadio gonadal (Tabla 2) se le asignó un valor de índice gonadal (IG), según (Eversole 1997), para facilitar el análisis estadístico.

      Los valores de IG asignados son: Inactivo (0) Activo temprano (1) Activo tardío (2) Maduro (3) Parcialmente desovado (2) Gastado (1) Regresión (0).

      Estos valores de IG se asignaron de manera que el número más alto, maduro (3), se corresponde con la mayor cantidad de gametos maduros contenidos en la gónada y, por lo tanto, presumiblemente con los que tienen el mayor potencial de desove.

      Se midieron treinta ovocitos, de cinco folículos elegidos al azar, de cada una de las hembras en la etapa madura de desarrollo utilizando el programa de análisis de imágenes Image Pro Plus. El diámetro de los ovocitos se determinó usando una medida calibrada y midiendo la imagen digital microscópica de cada ovocito. Se calculó el diámetro medio de los ovocitos de los 30 ovocitos para cada hembra. También se calculó el diámetro medio de los ovocitos por sitio (modificado de Gribben et al. 2001).

      Todos los quahogs se midieron con una precisión de 1 mm con vernier (Tabla 3) de acuerdo con las dimensiones de longitud, altura y anchura descritas por Belding (1931) y Ropes (1987). La superficie interna del caparazón también se examinó visualmente para determinar y registrar la frecuencia de las cicatrices, que se utilizaron como evidencia indirecta de condiciones estresantes, particularmente hipoxia, sufridas por los quahogs (Kennish 1978, Alexander & amp Baron 2003). Las cicatrices se definieron como calcificaciones anormales palpables y visibles en la superficie interna de la cáscara. Debido a la naturaleza de los datos, solo se utilizaron estadísticas no paramétricas.

      Los Quahogs recolectados de los diversos sitios variaron en longitudes medias de 56 mm [+ o -] 7 SD (n = 35) en el Área Condicional A que está abierta a la pesca y 78 mm [+ o -] 7 SD (n = 35) en el sitio 1 del río Providence que está cerrado a la pesca de mariscos. Los resultados del índice de condición y el índice gonadal en los diversos sitios se resumen en las Tablas 4, 5 y 6. Para la mayoría de los análisis y comparaciones estadísticas, los datos de los sitios A, B, P, R, G y W del conjunto de datos de 2006 de Se utilizaron valores de CI y GI porque los datos se recopilaron simultáneamente. Debido a la naturaleza de los datos, solo se utilizaron estadísticas no paramétricas en el análisis.

      Los valores de CI mostraron una gran variabilidad entre sitios y dentro de los sitios (Tablas 4 y 5). Sin embargo, al principio y al final del período de muestreo, los valores de CI de todos los sitios estaban mucho más cerca que durante la parte media del período de muestreo. Cuando se agruparon por tipo de sitio en tres categorías (Fig.1): áreas condicionales, sitios del río Providence y ensenadas, las áreas condicionales tuvieron consistentemente los valores de CI más altos, que van desde 45,7-: 265,6 (ambos sitios combinados), con una media combinada de 91,8. Coves tuvo valores de IC intermedios, que van desde 29,1-224,6, con una media combinada de 73,5. Los sitios del río Providence mostraron consistentemente los valores de CI promedio más bajos, que no cambiaron mucho durante el período de muestreo, excepto cerca del final del período de muestreo, en otoño, cuando aumentaron ligeramente (Fig. 1). El IC de los sitios del río Providence en 2006 osciló entre 24,3 y 121,5, con una media combinada de 68,2 (Tabla 5).

      Hubo una diferencia significativa en el IC entre los sitios (P & lt 0,001). Las pruebas de suma de rangos de Wilcoxon encontraron una diferencia significativa en el IC entre los sitios condicionales y cerrados (P & lt 0,001) en 2005 y 2006. Se encontró que el IC entre los sitios cerrados no era significativamente diferente. La comparación entre el IC de los quahogs de áreas condicionalmente abiertas a la pesca tampoco fue significativamente diferente en ambos años. Estos resultados sugieren que la diferencia significativa entre sitios, encontrada al comparar todos los sitios, se debió a diferencias entre áreas cerradas y condicionadas y no a una diferencia entre sitios bajo la misma categoría de manejo (ya sea cerrados o abiertos condicionalmente a la pesca). Los detalles de las tablas de contingencia se pueden encontrar en Marroquin-Mora (2007).

      Al comparar el IC de cada sitio entre nuestros datos de 2005 y 2006, no se encontraron diferencias significativas para el sitio A. Sin embargo, se encontró una diferencia significativa entre los años para los sitios B, P, R, G y W. En todos los casos, el IC los promedios en los sitios en 2006 fueron más altos que los estimados en 2005 (Tablas 4 y 5).

      Se encontró una gran variabilidad en el índice GI entre sitios y dentro de los sitios (Tabla 6). Hubo una tendencia a que las áreas condicionadas tuvieran un IG más alto que los sitios cerrados. Al separar los sitios entre áreas condicionales, sitios del río Providence y calas, (Fig.2) fue evidente que el desarrollo gonadal se retrasó en los dos sitios del río Providence, y su población de quahogs nunca alcanzó un GI medio tan alto como el GI. de las áreas condicionales. En el caso de las calas, aunque el desarrollo gonadal se retrasó levemente en comparación con los otros sitios, alcanzó valores medios más altos que en los sitios del río Providencia. Sin embargo, nunca alcanzó los valores del IG en las áreas condicionales.

      El IG medio en los sitios del río Providence osciló entre 0,7 y 2,4, con una media combinada de 1,5. En las calas, el IG medio osciló entre 0,8 y 2,6 con una media combinada de 1,9. Finalmente, el IG en las áreas condicionales osciló entre 1,1 y 2,9, con una media combinada de 2,0 (Tabla 4). El IG bajo encontrado en los sitios del río Providence al comienzo del período de muestreo fue causado por una gran proporción de animales en la etapa avanzada de desarrollo (Cuadro 7). Ambos sitios del río Providence tenían alrededor del 40% de su población en estado agotado, más que en cualquier otro sitio, excepto Warwick Cove. Al final de la temporada, los sitios del río Providence tuvieron el mayor número de quahogs en regresión gonadal. Las áreas condicionales, por otro lado, tuvieron las proporciones más bajas de individuos en la etapa de regresión 20% para el sitio A y 0% para el sitio B. En el día juliano 168 (17 de junio), el tiempo de IG máximo y conocido como el Alrededor del tiempo esperado para el mayor evento de desove de M. mercenaria en muchas áreas de la bahía de Narragansett (Rice & amp Goncalo 1995, Buret 1997), los porcentajes de quahogs que exhibían gónadas maduras en las áreas condicionadas fue del 90% para el Área Condicional A y del 70% para el Área Condicional B, mientras que en los sitios cercanos del río Providence los quahogs que exhibieron madurez de las gónadas fueron del 25% y 33% para los sitios 1 y 2 del río Providence, respectivamente. En la misma fecha, los quahogs de Greenwich Cove estaban maduros en un 60% y los de Warwick Cove estaban maduros en un 33%. Los datos muestran que la madurez máxima de las gónadas en las calas se retrasa varias semanas en comparación con las áreas condicionadas.

      Una prueba de suma de rangos de Wilcoxon con un nivel de significancia de alpha = 0,10 (Tabla 5), ​​mostró que los valores de GI en quahogs de las áreas condicionales (A & amp B) son significativamente más altos que los sitios del río Providence (P & amp R) , y las calas (G & amp W). Las pruebas de chi-cuadrado de independencia mostraron que la fecha de la muestra tuvo un efecto significativo (α = 0.05) en la etapa gonadal de desarrollo en todos los sitios, excepto en las fechas julianas 168 (17 de junio) y 273 (30 de septiembre), que coinciden con las fechas con menor variabilidad en el índice gonadal. La etapa de desarrollo gonadal también dependía del sitio, excepto en la fecha de muestra 168. Se pueden encontrar tablas estadísticas detalladas en Marroquin-Mora (2007).

      Un análisis de correlación de rango de Spearman mostró que existe una correlación positiva baja entre IC y GI ([rho] = 0,4134). El IC permanece relativamente constante en los sitios cerrados (Fig. 1) mientras que el GI muestra un pico fuerte para todos los sitios entre los días julianos 168 y 186 (Fig. 2). Sin embargo, debido a la gran variabilidad en el IC y el GI en todos los sitios, ni el IC ni el GI pueden usarse de manera confiable para predecir el origen de las muestras.

      Encontramos gónadas inmaduras y en estado inactivo en todos los sitios. El quahog más grande en una etapa inactiva de desarrollo gonadal se encontró en Warwick Cove durante la segunda fecha de muestreo (fecha juliana 124 4 de mayo). Las características morfométricas de este organismo fueron: largo = 81 mm alto = 67 mm y ancho = 43 mm. La almeja madura más pequeña también se encontró durante la misma fecha de muestreo en el Área Condicional A, siendo las características morfométricas de este quahog longitud = 42 mm, altura = 39 mm y ancho = 25 mm. Además, se encontraron algunas gónadas bisexuales, como las describió originalmente Loosanoff (1937a), en las dos áreas condicionales.

      Los diámetros de los ovocitos fueron muy variables entre las hembras, pero también dentro de cada hembra. El diámetro de los ovocitos maduros varió entre 40 y 50 µm. Los diámetros medios de los ovocitos por sitio fueron: A: 48,83 [+ o -] 8,93 [micro] m B: 48,37 [+ o -] 8,03 [micro] m P: 49,30 [+ o -] 8,70 [micro] m R: 48,76 [ + o -] 8,26 [micro] m G: 48,32 [- o +] 8,02 [micro] my W: 47,10 [+ o -] 7,58 [micro] m. No se encontró correlación entre el diámetro de los ovocitos y ninguna de las características morfométricas de las hembras (largo, alto y ancho). Usando una prueba de Kruskall-Wallis, no se encontraron diferencias estadísticamente significativas en el diámetro de los ovocitos entre los sitios.

      Los datos de 2005 y 2006 mostraron que el índice de condición (CI) de los quahogs de áreas de alta densidad de población cerradas a la pesca, incluidas Greenwich Cove, Warwick Cove y el río Providence, era sustancialmente más bajo que en los quahogs de las áreas que se pescan activamente. en Upper Narragansett Bay (Tablas 4 y 5). Debido a que el índice de condición se considera una medida indirecta cruda del potencial reproductivo de los quahogs, este bajo índice de condición en las áreas cerradas implicaría una baja capacidad reproductiva de esos organismos.

      En términos generales, el índice de condición (IC) fue relativamente bajo a mediados de abril, tuvo un lento aumento hasta aproximadamente la segunda quincena de mayo y un aumento más rápido hacia fines de mayo y la primera quincena de junio. Luego disminuyó desde finales de agosto hasta principios de septiembre, cuando nuevamente se hizo evidente un ligero aumento. Estos cambios en el índice de condición son esperados y parecen señalar el hecho de que hubo un evento importante de desove a principios de julio y luego probablemente un evento secundario menor de desove, al menos en algunos de los sitios, a principios de septiembre. Esas observaciones son consistentes con las observaciones del índice gonadal y las observaciones previas de abundancia de larvas (o falta de ella) en las áreas de muestra respectivas (Butet 1997, Rice & amp Goncalo 1995). Peterson y Fegley (1986) encontraron un patrón similar en adultos de M. mercenaria en Carolina del Norte, donde las almejas exhibieron una variación estacional en el crecimiento volumétrico ajustado por tamaño y el crecimiento de la masa gonadal, ambos exhibiendo incrementos durante la primavera y disminuyendo a fines del verano, con un segundo aumento hacia finales del verano.

      Los sitios del río Providence que tenían los índices de condición más bajos se superponen con las áreas de la bahía de Narragansett que tienen el mayor potencial de hipoxia. Según Prell et al. (2006) Warwick Cove tiene un potencial de hipoxia menor que Greenwich Cove y esto puede explicar la diferencia en el índice de condición entre las dos calas. Como describen Hammen (1980) y Fields & amp Storey (1987), M. mercenaria es capaz de transportar el metabolismo anaeróbico, sin embargo, el crecimiento se ve gravemente afectado a bajas concentraciones de oxígeno disuelto (Morrison 1971, Appleyard & amp DeAlteris 2002). Si el crecimiento se ve afectado, es probable que la capacidad reproductiva también se vea afectada.

      Aunque el índice de condición no es una indicación directa del potencial reproductivo de un organismo, es un buen indicador de su condición general y salud. Como tal, nuestros resultados revelan que los animales en los sitios de Greenwich Cove, Warwick Cove y el río Providence están sujetos a peores condiciones que los de las áreas condicionales. Además, las calas y los sitios del río Providence tienen densidades de población mucho más altas que las áreas condicionadas (Tabla 1) y, por lo tanto, cualquier impacto ambiental en los valores de CI puede verse magnificado por el factor de densidad de población. La presencia de una mayor proporción de cicatrices en las conchas de quahogs del río Providencia (39% de la población en P y 47% en R) y calas (12% por cada una de las calas) también evidencia que esos animales son sujeto a condiciones hipóxicas que han hecho que el tejido retroceda sin causar la muerte de los animales (Kennish 1978). Solo el 1.3% y el 1.5% de los organismos tienen cicatrices en el Área Condicional A y el Área Condicional B, respectivamente.

      Hubo una gran variabilidad en el índice de condición entre los sitios, pero también dentro de los sitios. Esta variabilidad aumentó a medida que aumentaba el índice de condición. Laurelle y col. (1994) también observaron una relación directa entre el nivel del índice de condición y su coeficiente de variación en Ruditapes decussatus y R. phillippinarum. Ellos plantearon la hipótesis de que este fenómeno indicaba que la maduración está sincronizada, mientras que el desove no está sincronizado. Observamos que la variabilidad en el índice gonadal aumentó especialmente durante la temporada de desove, por lo que nuestros datos parecen respaldar la teoría de Laurelle et al. (1994) hipótesis.

      El desarrollo gonadal siguió, en términos generales, el ciclo gonadal descrito por autores anteriores (Loosanoff 1937a, Porter 1964, Ropes & amp Stickney 1965, Keck et al. 1975, Eversole & amp Michener 1980). Solo se observó un ciclo completo, con un evento de desove que se inició a mediados de julio y se extendió hasta el final de la temporada de muestreo, con un pico a finales de julio a principios de agosto y un pico menor a principios de septiembre. El mayor desove coincidió con los períodos de desove de los quahogs informados para Rhode Island por Butet (1997), así como para Delaware y Long Island por Keck et al. (1975) y Loosanoff (1937b), respectivamente.

      En el caso de las áreas condicionadas, los quahogs estaban en una etapa más avanzada de desarrollo gonadal al comienzo de la temporada de muestreo que en los otros sitios. Alcanzaron la madurez antes que los otros sitios, desde mediados de junio hasta principios de julio, y comenzaron a desovar a mediados de julio. Por otro lado, las calas y los sitios del río Providence se retrasaron levemente en su desarrollo gonadal y alcanzaron el pico de maduración aproximadamente 2 semanas después de las áreas condicionadas. Los sitios del río Providence comenzaron a mostrar signos de regresión gonadal después de alcanzar el punto más alto de madurez gonadal. Por el contrario, los quahogs en las ensenadas mantuvieron sus gónadas por períodos de tiempo más prolongados y la regresión comenzó a ser evidente hasta mediados de julio.

      El pico en el desove coincidió con una disminución en el índice de condición en los sitios donde no se observó reabsorción de gónadas, y con una estabilidad relativa en el IC en aquellos sitios donde se observó regresión de las gónadas. En los sitios donde no se observó regresión, las gónadas permanecieron activas y comenzaron un nuevo ciclo de maduración. La alta variabilidad en el índice gonadal en las muestras tomadas en junio y julio puede explicarse por la asincronización del desove entre individuos del mismo sitio.

      El desove más temprano se observó en Greenwich Cove a fines de mayo, coincidiendo con que Greenwich Cove fue el primero de los sitios en alcanzar los 20 [grados] C, la temperatura a la que generalmente comienza el desove (Porter 1964). El segundo desove más temprano se observó en el Área Condicional A, sin embargo, en la siguiente muestra no se encontraron animales desovantes. Es posible que ese evento de desove coincidiera con un pico de temperatura y luego la temperatura bajó a los niveles normales para esa época del año, deteniendo temporalmente el proceso de desove. Más adelante en la temporada se reanudó el desove.Butet (1997) también encontró que el pico en el desove ocurrió en diferentes puntos en el tiempo en diferentes áreas de la bahía de Narragansett y atribuyó esta diferencia a las variaciones en la temperatura del agua dentro del estuario causadas por diferentes profundidades en diferentes áreas, lo que resultó en aguas menos profundas. alcanzando temperaturas más cálidas antes que las áreas más profundas.

      Observamos una diferencia importante en el ciclo gonadal de las poblaciones estudiadas en comparación con informes anteriores. Esta gran diferencia fue la presencia de gónadas en regresión, una etapa que se ha informado para otras almejas veneridas y especies de bivalvos, pero que no se informa comúnmente para Mercenaria mercenaria. La regresión observada de las gónadas puede explicar el retraso que observamos en el desarrollo de las gónadas en algunos sitios, debido a que los sitios donde observamos más gónadas en regresión al final de la temporada, fueron los que tuvieron el inicio más lento en el desarrollo gonadal al final de la temporada. comienzo del ciclo. El fenómeno de la regresión de las gónadas también puede ser un factor que contribuya a la variabilidad intra-sitio del GI.

      Según Keck et al. (1975) por lo general, los ovocitos desovados en una temporada se producen por primera vez al final del ciclo anterior y detienen la maduración cuando los organismos dejan de alimentarse debido a la disminución de la temperatura. Cuando la temperatura alcanza los 10 [grados] C en el siguiente ciclo reproductivo, los ovocitos continúan madurando hasta que son desovados (Keck et al. 1975). Sin embargo, en el caso de que los ovocitos se reabsorban es posible que las gónadas no se regeneren hasta más tarde en el próximo año. Esto explicaría la presencia de quahogs en la etapa agotada de desarrollo en las primeras muestras tomadas en abril.

      Pocos autores han informado previamente de una etapa inactiva de desarrollo gonadal en M. mercenaria como encontramos en nuestro estudio (en Heffernan et al. 1989). En los casos reportados de gónadas inactivas, generalmente ocurre en animales pequeños y solo por un período de tiempo muy corto (Heffernan et al. 1989, Manzi et al. 1985 Eversole et al. 1980). La mayoría de los otros autores no han registrado una etapa inactiva de desarrollo gonadal en sus observaciones de adultos (Loosanoff, 1937a, Keck et al. 1975, Dalton & amp Menzel 1983). Contrariamente a informes anteriores que sugieren que el período de mayor desarrollo de las almejas más viejas debería ocurrir justo después del desove (Porter 1964), encontramos más gónadas inactivas y en regresión en las poblaciones donde hay animales más grandes (particularmente en los sitios del río Providence). Al comienzo del ciclo también encontramos una gran porción (0 a [aproximadamente igual a] 25% dependiendo del sitio) de animales, machos y hembras, en una etapa inactiva de desarrollo gonadal. Según Keck et al. (1975) esta etapa es prácticamente inexistente en el ciclo femenino porque los individuos parcialmente desovados o totalmente desovados inician inmediatamente la actividad ovogénica. En el caso de los machos, sin embargo, es más común (Keck et al. 1975). No solo observamos la regresión de las gónadas, sino también individuos totalmente desovados sin evidencia de regeneración, una condición que no fue observada por Keck et al. (1975).

      Al final del ciclo en el otoño, se observó un aumento menor en la condición y el índice gonadal, probablemente porque los organismos todavía se estaban alimentando y volviendo a desarrollar las gónadas. El aumento del índice gonadal y de condición hacia el final de la temporada de muestreo evidencia el hecho de que los animales pueden mejorar su condición y pasar por el ciclo de maduración gonadal si tienen tiempo suficiente para alimentarse y se encuentran en condiciones adecuadas. Esta continua regeneración de gónadas da como resultado un "desove por goteo" evidenciado por la gran variabilidad dentro de cada sitio observada durante la temporada de desove (Newell et al. 1982). La regeneración gonadal rápida es común en M. mercenaria y fue previamente reportada por Porter (1964) y Eversole y Michener (1980).

      Estudios previos han encontrado evidencia de competencia intraespecífica entre bivalvos que resulta en una disminución del índice de condición y del crecimiento (revisión incluida en Rheault & amp Rice 1996, Peterson & amp Black 1987) y de los efectos del suministro de alimentos en el ciclo gametogénico de los bivalvos (Newell et al. 1982). , Buss & amp Jackson 1981, Peterson 1982, Peterson & amp Black 1987, Delgado & amp Perez Camacho 2005, Tettlebach et al.2003). El efecto de la densidad sobre la reproducción también es argumentado por algunos autores (Malinowski 1993, Malinowski & amp Whitlatch 1988) Peterson (1982) ha demostrado que el tejido gonadal se reduce en dos bivalvos que se alimentan por filtración, Protothaca staminea y Chione undatella, mantenidos en altas densidades. .

      ¿Puede la reducción de la masa gonadal o la disminución del IG afectar a las poblaciones de mariscos? Existe evidencia de una interacción población-reclutamiento en quahogs (Kraeuter et al. 2005), y que alrededor de 5 quahogs adultos / [m.sup.2] es la capacidad de carga de un ecosistema, con un nivel superior de densidad dependiente de la densidad, a aproximadamente 30 quahogs adultos / [m.sup.2]. La relación dada por el modelo de Kraeuter et al. (2005) da como resultado un aumento lineal en los reclutas con el aumento de la biomasa de los reproductores hasta una cierta biomasa, después de lo cual los reclutas se estabilizan a medida que aumenta la biomasa, un proceso conocido como compensación. Nuestros datos muestran un IC y un IG de quahog reducidos en ensamblajes más densos, lo que sugiere una menor fecundidad como una posible explicación del mecanismo de compensación.

      Aunque no encontramos una fuerte correlación entre el índice gonadal y el índice de condición, los índices gonadales más altos generalmente se encontraron aproximadamente al mismo tiempo que los índices de condición más altos. Y a medida que tuvo lugar el desove, el índice de condición disminuyó. Según Gribben et al. (2001) la falta de una fuerte correlación entre gonadal y el índice de condición puede estar relacionada con la asignación de recursos. Es posible que los animales estén almacenando energía antes de convertirla en gametos, lo que debería observarse como un aumento en el índice de condición antes de que aumente el índice gonadal (Beninger y Lucas, 1984). Sin embargo, ese no es el caso en nuestras observaciones, porque observamos un máximo en el índice gonadal (día 168) antes del máximo en el índice de condición (día 186) (Figuras 1 y 2).

      Nuestras observaciones de un índice de condición bajo relacionado con un potencial reproductivo bajo también explicarían la distribución larvaria encontrada por Rice y Goncalo (1995), quienes observaron abundancias máximas de larvas en el área abierta de la Bahía de Greenwich, y que los puntos en o cerca del las calas estaban relativamente libres de larvas de bivalvos. Esto también concuerda con la observación de Butet (1997) de que la abundancia máxima de larvas de bivalvos estaba en su punto de muestreo más al norte, justo al sur de Conimicut Point (41 [grados] 42 '58 "N x 71 [grados] 20' 44" W) ligeramente al norte de el área condicional Un sitio de muestra de este estudio en el que se encontraron los valores más altos de CI y GI.

      Los quahogs que recolectamos en el río Providence son más grandes que los que recolectamos en las áreas de pesca condicionadas o en las calas que están cerradas a la pesca (Tabla 3). Una explicación alternativa para la reducción de CI y GI en áreas cerradas a la pesca puede ser que estas áreas albergan quahogs más grandes y CI y / o GI pueden tener una correlación negativa con el tamaño. Aunque esto puede ser una preocupación restante, dos estudios previos (Peterson 1883, 1986) han sugerido fuertemente que la producción reproductiva de los quahogs de poblaciones de densidad relativamente baja en comparación con nuestro estudio no parece estar afectada por la edad, sugiriendo indirectamente que al menos GI puede no se verá afectado por el tamaño del quahog.

      Nuestro diámetro medio estimado de ovocitos fue ligeramente menor que el informado por Keck et al. (1975), quienes estimaron que en la etapa madura el diámetro de los ovocitos es de 50-60 [micro] m, pero más consistente con Hesselman et al. (1989), quienes encontraron que ninguna media mensual de ovocitos excedía los 45 [micro] m, y que la variación en el diámetro de los ovocitos era, por lo tanto, el resultado de la variabilidad entre individuos y dentro de los individuos. Los ovocitos maduros no mostraron diferencias significativas de tamaño entre sitios, lo que sugiere que los organismos que están madurando pueden de hecho reproducirse de manera efectiva. Sin embargo, debido a que los sitios cerrados en general alcanzan las etapas madura y parcialmente desovadas más tarde en la temporada que los quahogs de las áreas condicionadas, su reproducción puede resultar en un menor reclutamiento de quahogs en la población si la semilla encuentra condiciones inadecuadas durante su etapa larvaria y juvenil. desarrollo cuando los quahogs están más sujetos a la mortalidad.

      De manera similar a nuestras observaciones, Delgado y Pérez Camacho (2005) no encontraron diferencias morfológicas aparentes en los ovocitos de R. decussatus que tenían fuentes nutricionales restringidas disponibles. Sin embargo, indican que los estudios futuros sobre los efectos de las deficiencias nutricionales graves sobre la viabilidad de huevos y larvas de la especie serían de interés porque una consecuencia adicional de la limitación nutricional durante el desarrollo gonadal puede ser la falta de renovación de las capas germinales. que aseguran la recuperación gonadal después de la emisión parcial o total de gametos. Las características y fisiología del ovocito y, en consecuencia, la fecundidad y la viabilidad larvaria también deben verse directamente afectadas por las deficiencias nutricionales (Delgado y Pérez Camacho 2005). Esto puede explicar por qué encontramos ovocitos que parecían normales y, sin embargo, el ciclo gametogénico se retrasó en aquellos sitios donde había más reabsorción de gametos.

      CONCLUSIÓN Y RECOMENDACIONES

      Nuestros resultados indican que la capacidad reproductiva de los animales en las áreas cerradas en la bahía de Narragansett (río Providence y calas) es limitada, debido a que una menor proporción de los animales están alcanzando las etapas de desarrollo maduro y de desove. Mientras que en las áreas condicionadas los quahogs se están reproduciendo activamente y comenzando el desarrollo gonadal para el próximo año, como lo demuestra la presencia de gónadas en la etapa temprana de desarrollo al comienzo y al final de la temporada de muestreo. El desarrollo gonadal normal parece estar correlacionado con densidades de población bajas, cercanas a la densidad de 5 quahogs / [m.sup.2] estimada por Kraeuter et al. (2005) como óptimo para la sostenibilidad de la población. Casualmente, la densidad aproximada de quahogs en las áreas condicionales con mayores valores promedio de CI y GI también es de cinco quahogs / [m.sup.2] (Tabla 1).

      Debido a que las densidades de población también son más altas en las áreas cerradas que en las abiertas, es muy probable que el factor de densidad dé como resultado diferencias significativas en el índice de condición observadas entre las áreas condicionadas y los sitios cerrados. La disminución de la fecundidad de los quahogs en sitios cerrados causada por las condiciones de la calidad del agua en aquellas áreas que son propensas a la hipoxia también puede verse agravada por la densidad de población de quahog.

      El ciclo gonadal observado en la bahía de Narragansett sigue el patrón general descrito anteriormente para la especie. Sin embargo, una diferencia importante con respecto a informes anteriores fue que una proporción de la población estaba experimentando regresión gonadal y que había quahogs en la etapa inactiva de desarrollo, particularmente en las áreas vedadas. La regresión de las gónadas posiblemente indique una disponibilidad limitada de energía para los animales. En nuestras observaciones, la reabsorción coincidió con el proceso de desove y los quahogs no parecieron pasar a una fase agotada antes de entrar en recesión, lo que indica que de hecho estábamos observando la reabsorción de gónadas en lugar de un reciclaje de los materiales sobrantes.

      Basándonos en nuestras observaciones del índice de condición y el índice gonadal, así como en modelos recientes de dinámica poblacional, llegamos a la conclusión de que las áreas cerradas durante mucho tiempo a la pesca de mariscos en la bahía de Narragansett no están sirviendo como santuarios reproductores ni como una fuente importante de larvas de desbordamiento. Aunque estos datos sugieren que la reubicación de la población a áreas más abiertas con menores densidades de población puede tener un efecto positivo en el potencial reproductivo de los quahogs del norte, se necesita más investigación y más información de referencia para confirmar estas observaciones preliminares mediante el seguimiento directo de la recuperación gonadal de Quahogs trasplantados en sitios santuario de reproductores.

      Los autores agradecen la ayuda del Sr. Jeffrey Grant en la obtención de muestras de mariscos de todos los sitios de la bahía de Narragansett durante las temporadas 2005 y 2006. Esta es la publicación número 5119 del College of the Environment and Life Sciences, University of Rhode Island. La financiación parcial de este proyecto fue proporcionada por una subvención de beca estudiantil Fulbright-LASPAU a uno de nosotros (DCM), y una subvención de la Iniciativa de Acuicultura de Rhode Island (RIAI), administrada por el Consejo de Gestión de Recursos Costeros de Rhode Island y la Subvención del Mar de Rhode Island.

      Alexander, R. R. y R. M. Baron. 2003. Reparación de conchas de fracturas inducidas mecánicamente en Mercenaria mercenaria en condiciones experimentales subóptimas. J. Shellfish Res. 22: 689-696.

      Ansell, A. D. 1967. Producción de huevos de Mercenaria mercenaria. Limnol. Oceanogr. 12: 172-176.

      Ansell, A. D. y F. A. Loosmore. 1963. Observaciones preliminares de la relación entre crecimiento, desove y condición en colonias experimentales de Venus mercenaria L. Journal du Counseil Permanent Internationale pour l'Exploration de la Mer. 28: 285-294.

      Appleyard, C. C. y J. T. DeAlteris. 2002. Crecimiento del mercenaria mercenaria quahog del norte, en una escala experimental upweller. J. Shellfish Res. 21: 3-12.

      Belding, D. L. 1931. La pesquería quahaug de Massachusetts. Serie de Pesquerías Marinas No. 2. Departamento de Conservación, División de Pesca y Caza, Sección de Pesquerías Marinas. 41 págs.

      Beninger, P. G. y A. Lucas. 1984. Variaciones estacionales en la condición, actividad reproductiva y composición bioquímica bruta de dos especies de almejas adultas criadas en un hábitat común: Tapes decussatus L. (Jeffreys) y Tapes philippinarum (Adams y Reeve). J. Exp. Mar. Biol. Ecol. 79: 19-37.

      Bricelj, V. M. y R. E. Malouf. 1980. Aspectos de reproducción de almejas duras, Mercenaria mercenaria, en Great South Bay, Nueva York. Proc. Nat. Assoc Marisquerías. 70: 216-229.

      Buss, L. W. y J. B. C. Jackson. 1981. Disponibilidad de alimento planctónico y abundancia de alimentadores en suspensión: evidencia de agotamiento in situ. J. Exp. Mar. Biol. Ecol. 49: 151-161.

      Butet, N. A. 1997. Distribución de larvas de quahog a lo largo de un transecto norte-sur en la bahía de Narragansett. M.Sc. Tesis, Universidad de Rhode Island. 85 págs.

      Corni, M. G., M. Farneti y E. Scarselli. 1985. Aspectos histomorfológicos de las gónadas de Chamelea gallina (Linne) (Bivalvia: Veneridae) en otoño. J. Shellfish Res. 5: 73-80.

      Crosby, M. P. y L. D. Gale. 1990. Una revisión y evaluación de las metodologías de índice de condición de bivalvos con un método estándar sugerido. J. Shellfish Res. 9: 233-237.

      Dalton, R. y W. Menzel. 1983. Desarrollo gonadal estacional de quahogs jóvenes del sur (Mercenaria campeehiensis) y del norte (Mercenaria mercenaria) desovados en laboratorio y sus híbridos recíprocos en el noroeste de Florida. J. Shellfish Res. 3: 11-17.

      Delgado, M. y A. Pérez Camacho. 2005. Estudio histológico del desarrollo gonadal de Ruditapes decussatus (L.) (Mollusca: Bivalvia) y su relación con los alimentos disponibles. Sci. 69 de marzo: 87-97.

      Eversole, A. G. 1997. Gametogénesis de Mercenaria mercenaria, M. campechiensis y sus híbridos. Nautilus 110: 107-110.

      Eversole, A. G. y W. K. Michener. 1980. Ciclo reproductivo de Mercenaria mercenaria en un estuario de Carolina del Sur. Proc. Nat. Assoc Marisquerías. 70: 22-30.

      Fields, J. H. A. & amp K. B. Storey. 1987. Alanopina deshidrogenasa específica de tejido de las branquias y estrombina deshidrogenasa del músculo del pie de la almeja cereza, Mercenaria mercenaria (Linn.). J. Exp. Mar. Biol. Ecol. 105: 175-185.

      Grant, J. y M. A. Rice. 2006. Estudio del índice de condición de las poblaciones de quahog en Narragansett Bay, Rhode Island. J. Shellfish Res. 25: 662.

      Gribben, P. F., R. G. Creese y S. H. Hooker. 2001. El ciclo reproductivo de la almeja Venus de Nueva Zelanda, Ruditapes largillierti. J. Shellfish Res. 20: 1101-1108.

      Hayward, J. S. y J. S. Ryland. 1975. Crecimiento, reproducción y dispersión larvaria de Alcyonidium hirsutum (Fleming) y algunos otros Bryozoa. Pubblicazione Stazione Zoologico di Napoli 39 (Supl.): 226-241.

      Hammen, C. S. 1980. Metabolismo energético total de moluscos bivalvos marinos en estados anaeróbicos y aeróbicos. Comp. Biochem. Physiol. 62A: 955-959.

      Heffernan, P. B., R. L. Walker y J. L. Cart. 1989. Ciclos gametogénicos de tres bivalvos en Wassaw Sound, Georgia: I. Mercenaria mercenaria (Linnaeus, 1758). J. Shellfish Res. 8: 51-60.

      Hesselman, D. M., B. J. Barber y N. J. Blake. 1989. El ciclo reproductivo de las almejas duras adultas, Mercenaria spp. en Indian River Lagoon, Florida. J. Shellfish Res. 8: 43-49.

      Hooker, S. H. y R. G. Creese. 1995. La biología reproductiva de pipi, Paphes australis (Gmelin, 1790) (Bivalvia: Mesodesmatidae). I. Patrones temporales del ciclo reproductivo. J. Shellfish Res. 14: 7-15.

      Howard, D. W. y C. S. Smith. 1983. Técnicas histológicas para moluscos bivalvos marinos. Memorando técnico de la NOAA NMFS-F / NEC-25. Departamento de Comercio de Estados Unidos. 97 págs.

      Keck, R. T., D. Maurer y H. Lind. 1975. Un estudio comparativo del ciclo de desarrollo de las gónadas de la almeja dura. Biol. Toro. 148: 243-258.

      Kennish, M. J. 1978. Efectos de las descargas térmicas sobre la mortalidad de Mercenaria mercenaria en Barnegat Bay, Nueva Jersey. Reinar. Geol. 2: 223-254.

      Kraeuter, J. N., S. Buckner y E. N. Powell. 2005. Una nota sobre una relación de reproducción-reclutamiento de un bivalvo muy explotado: el caso de los quahogs del norte (almejas duras), Mercenaria mercenaria en Great South Bay, Nueva York. J. Shellfish Res. 24: 1043-1052.

      Laurelle, F., J. Guillou y Y. M. Paulet. 1994. Patrón de reproducción de las almejas, Ruditapes decussatus y R. phllippinarum en los llanos intermareales de Bretaña. J. Mar. Biol. Culo. Reino Unido 74: 351-366.

      Lazar, N., A. Ganz y A. Valliere. 1995. Evaluación de stock de Quahog e implementación de un plan de manejo interino en Greenwich Bay, Rhode Island. En: M. A. Rice & amp E. Gibbs, editores. Actas de la tercera conferencia de mariscos de Rhode Island. Rhode Island Sea Grant, Universidad de Rhode Island, Narragansett. págs. 5-29.

      Loosanoff, V. L. 1937a. Desarrollo de la gónada primaria y las fases sexuales en Venus mercenaria Linnaeus. Biol. Toro. 72: 389-405.

      Loosanoff, V. L. 1937b. Cambios gonadales estacionales de almejas adultas, Venus mereenaria (L.). Biol. Toro. 72: 406-416.

      Malinowski, S. M. 1993. Efectos de la densidad sobre el crecimiento, supervivencia, fecundidad y reclutamiento de adultos de Quahogs del norte. En: M. A. Rice y D. Grossman-Garber, editores. Actas de la Segunda Conferencia de la Industria de Mariscos de Rhode Island. Beca del Mar de Rhode Island. págs. 79-90.

      Malinowski, S. y R. B. Whitlatch. 1988. Una evaluación teórica de la gestión de los recursos de mariscos. J. Shellfish Res. 7: 95-100.

      Manzi, J. J., M. Y. Bobo y V. G. Burrell. 1985. Gametogénesis en una población de almejas duras, Mercenaria mercenaria (Linnaeus), en North Santee Bay, Carolina del Sur. Veliger 28: 186-194.

      Marroquin-Mora, D. C. 2007. Estudio histológico del desarrollo gonadal de los quahogs del norte (Mercernaria mercenaria) de poblaciones de alta densidad en la bahía de Narragansett, RI. M. Sc. Tesis, Universidad de Rhode Island, Kingston.67 págs.

      Mauer, D. 1983. El efecto de una suspensión infantil que alimenta al bivalvo Mercenaria mercenaria (L.) sobre el reclutamiento bentónico. Mar. Ecol. 4: 263-274.

      Morrison, G. 1971. Requerimientos de oxígeno disuelto para el desarrollo embrionario y larvario de la almeja de caparazón duro, Mercenaria mercenaria. J. Fish. Res. Bd. Canadá 28: 379-381.

      Murphy, B. R., M. Gibson, D. Erkan y A. Ganz. 2005. Abundancia estimada de recursos de mariscos en Allen Harbor. Departamento de Gestión Ambiental de Rhode Island, división de peces y vida silvestre, Providence, RI. 24 págs.

      Newell, R. I. E., T. J. Hilbish, R. K. Koehn y C. J. Newell. 1982. Variación temporal del ciclo reproductivo de Mytilus edulis L. (Bivalvia, Mytilidae) de localidades de la Costa Este de Estados Unidos. Biol. Toro. 162: 299-310.

      Peterson, C. H. 1982. La importancia de la depredación y la competencia intra e interespecífica en la biología de la población de dos bivalvos infaunales que se alimentan en suspensión, Protothaca staminea y Chione undatella. Ecolog. Monogr. 52: 437-475.

      Peterson, C. H. 1983. Un concepto de senilidad reproductiva cuantitativa: ¿aplicación a la almeja dura, Mercenaria mercenaria (L.)? Oecologia 58: 164-168. (Berlina).

      Peterson, C. H. 1986. Alometría cuantitativa de la producción de gametos por Mercenaria mercenaria en la vejez. Mar. Ecol. Prog. Ser. 29: 93-97.

      Peterson, C. H. y S. V. Andre. 1980. Un análisis experimental de la competencia interespecífica entre filtradores en un ambiente de sedimentos blandos. Ecología 61: 129-139.

      Peterson, C. H. y R. Black. 1987. Agotamiento de recursos por alimentadores de suspensión activos en planicies de marea: influencia de la densidad local y la elevación de la marea. Limnol. Oceanogr. 32: 143-166.

      Peterson, C. H. y S. R. Fegley. 1986. Asignación estacional de recursos al crecimiento de concha, soma y gónadas en Mercenaria mercenaria. Biol. Toro. 171: 597-610.

      Porter, H. J. 1964. Cambios gonadales estacionales de almejas adultas, Mercenaria mercenaria (L.) en Carolina del Norte. Proc. Nat. Assoc Marisquerías. 55: 35-52.

      Pratt, S. D. 1988. Situación de la pesquería de almeja dura en la bahía de Narragansett. Informe final del proyecto Narragansett Bay. Agencia de Protección Ambiental de EE. UU. Región 1: División de Gestión del Agua. Informe # NBP-88-07.

      Prell, W., D. Murray y C. Deacutis. 2006. Estudio de la temporada de verano del oxígeno disuelto en la parte superior de la bahía de Narragansett a partir de 2005. Datos disponibles en: http://www.geo.brown.edu/georesearch/insomniacs. Consultado el 2 de julio de 2007.

      Rheault, R. B. y M. A. Rice. 1996. Índice de crecimiento y condición de alimentos limitados en la ostra del este, Crassostrea virginica (Gmelin, 1791), y la vieira, Argopecten irradians irradians (Lamarck, 1819). J. Shellfish Res. 15: 271-283.

      Estado de las poblaciones de peces de Rhode Island, una descripción general. 2004. Departamento de Gestión Ambiental de Rhode Island, división de peces y vida silvestre. 21 págs.

      Rice, M. A. 1999. Captación de aminoácidos libres disueltos por los quahogs del norte, Mercenaria mercenaria, y su importancia relativa para la deposición de nitrógeno orgánico en Narragansett Bay, Rhode Island. J. Shellfish Res. 18: 547-553.

      Rice, M. A. 2006. Santuarios de desove de Quahog (Mercenaria mercenaria): ¿Importa el tamaño o la ubicación? J. Shellfish Res. 15: 271-283.

      Rice, M. A. y J. Goncalo. 1995. Resultados de un estudio de la abundancia de larvas de bivalvos en Greenwich Bay, Rhode Island, 1993. En: M. A. Rice & amp E. Gibbs, editores. Actas de la tercera conferencia de mariscos de Rhode Island. Rhode Island Sea Grant, Universidad de Rhode Island, Narragansett. págs. 31-40.

      Rice, M. A., C. Hickox & amp I. Zehra. 1989. Efectos del esfuerzo de pesca intensivo en la estructura de la población de quahogs, Mercenaria mercenaria (Linnaeus, 1758), en la bahía de Narragansett. J. Shellfish Res. 8: 345-354.

      Rice, M. A., A. Valliere y A. Caporelli. 2000. Una revisión de los proyectos de gestión y restauración de mariscos en Rhode Island. J. Shellfish Res. 19: 401-408.

      Ropes, J. W. 1968. Ciclo reproductivo de la almeja de surf, Spisula solidissima, en la costa de Nueva Jersey. Biol. Toro. 135: 349-365.

      Cuerdas, J. W. 1987. Edad y crecimiento, ciclo reproductivo y pruebas histoquímicas de metales pesados ​​en almejas duras, Mercenaria mercenaria, de la bahía de Raritan, 1974 a 1975. Peces. Toro. (Wash. DC) 85: 653-662.

      Cuerdas, J. W. y A. P. Stickney. 1965. Ciclo reproductivo de Mya arenaria en Nueva Inglaterra. Biol. Toro. 128: 315-327.

      Tettelbach, S. T., R. I. E. Newell y C. Gobler. 2003. Vinculación de la reproducción de la almeja dura (Mercenaria mercenaria) con la estructura de la comunidad de fitoplancton: I. Crecimiento de la almeja y ciclos reproductivos. J. Shellfish Res. 22: 357-358.

      Vélez, A. y C. E. Epifanio. 1981. Efectos de la temperatura y la ración sobre la gametogénesis y el crecimiento en el mejillón tropical Perna perna (L.). Acuicultura 22: 21-26.

      Walker, R. L. 1989. Poblaciones de almejas duras explotadas y sin explotar, Mercenaria mercenaria (L.) en la costa de Georgia. Contrib. Mar. Sci. 31: 61-75.

      Woodin, S. A. 1976. Interacciones adulto-larva en ensamblajes infaunales densos: Patrones de abundancia. J. Mar. Res. 24: 25-41.

      DORA CAROLINA MARROQUIN-MORA (1) Y MICHAEL A. ARROZ *

      Departamento de Pesca, Animales y Ciencias Veterinarias, Universidad de Rhode Island, Kingston, Rhode Island 02881

      (1) Dirección actual: Centro de Estudios del Mar, Universidad de San Carlos de Guatemala, Ciudad Universitaria Edificio T-14 zona 12, Ciudad de Guatemala, Guatemala 01012.


      Álvarez, D. A., Maruya, K. A., Dodder, N. G., Lao, W., Furlong, E. T., & amp Smalling, K. L. (2014). Ocurrencia de contaminantes de preocupación emergente a lo largo de la costa de California (2009-10) utilizando dispositivos de muestreo pasivo. Boletín de contaminación marina, 81, 347–354.

      ASTM. (1985). Práctica estándar para realizar pruebas de bioconcentración con peces y moluscos bivalvos de agua salada. Estándar E1022-84. Sociedad Americana para Pruebas y Materiales.

      ASTM. (2002). Práctica estándar para realizar pruebas de toxicidad aguda con peces, macroinvertebrados y anfibios. Estándar E729-96. Sociedad Americana para Pruebas y Materiales.

      Bouilly, K., McCombie, H., Leitão, A. y Lapègue, S. (2004). Persistencia del impacto de la atrazina en la aneuploidía en las ostras del Pacífico, Crassostrea gigas. Biología Marina, 145(4), 699–705.

      Britt, A., Bernini, M., McSweeney, B., Dalapati, S., Duchin, S., Cavanna, K., Santas, N., Donovan, G., O'Byrne, K., Noyes, S ., Romeo, M., Poonacha, KNT y Scully, T. (2020). Los efectos de la atrazina en el microbioma de la ostra del este: Crassostrea virginica. Informes científicos, 10, 11088.

      Clark, G. M., Goolsby, D. A. y Battaglin, W. A. ​​(1999). Carga estacional y anual de herbicidas desde la cuenca del río Mississippi hasta el Golfo de México. Ciencia y tecnología ambientales, 33(7), 981–986.

      DeLorenzo, M. E., Pennington, P. L., Fulton, M. H. y Scott, G. I. (2006). Distribución y bioefectos potenciales de la atrazina en aguas costeras. Memorando técnico de la NOAA NOS NCCOS, 51, 41 págs.

      Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá (ECCC). (2011). Presencia y niveles de plaguicidas prioritarios en ecosistemas acuáticos canadienses seleccionados. Dirección de Ciencia y Tecnología del Agua. Disponible en línea: http://publications.gc.ca/site/eng/390077/publication.html. [Consultado el 23 de noviembre de 2020].

      Gagnaire, B., Renault, T., Bouilly, K., Lapegue, S. y Thomas-Guyon, H. (2003). Estudio de los efectos de la atrazina en la ostra del Pacífico, Crassostrea gigas, hemocitos. Diseño farmacéutico actual, 9, 193–199.

      Gobierno de Canadá. (2016). Datos nacionales de seguimiento de la calidad del agua a largo plazo. Disponible en línea: https://open.canada.ca/data/en/dataset/67b44816-9764-4609-ace1-68dc1764e9ea.[Consultado el 23 de noviembre de 2020].

      Horning, W.B. y Weber C.I. (1985). Métodos a corto plazo para estimar la toxicidad crónica de los efluentes y las aguas receptoras para los organismos de agua dulce. Laboratorio de Monitoreo y Apoyo Ambiental, Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., Cincinnati, Ohio. EPA / 600 / 4-85 / 014.

      Key, P., Chung, K., Siewicki, T. y Fulton, M. (2007). Toxicidad de tres plaguicidas individualmente y en mezcla para larvas de langostinos (Palaemonetes pugio). Ecotoxicología y seguridad ambiental, 68, 272–277.

      Kim, Y., Powell, E. N., Wade, T. L. y Presley, B. J. (2008). Relación de parásitos y patologías con la carga corporal de contaminantes en bivalvos centinela: estado de la NOAA y tendencias del programa "Mussel Watch". Investigación ambiental marina, 65(2), 101–127.

      Kruse, G. H. (2020). Los crustáceos como recursos pesqueros: panorama general. Pesca y acuicultura: Volumen, 9.

      Lawton, J. C., Pennington, P. L., Chung, K. W. y Scott, G. I. (2006). Toxicidad de la atrazina para la almeja dura juvenil, Mercenaria mercenaria. Ecotoxicología y seguridad ambiental, 65, 388–394.

      Mercurio, P., Eaglesham, G., Parks, S., Kenway, M., Beltran, V., Flores, F., Mueller, J. F. y Negri, A. P. (2018). Contribución de los productos de transformación a la toxicidad total de herbicidas para los organismos marinos tropicales. Informes científicos, 8(1), 1–12.

      Moore, D. R. J., Greer, C. D., Manning, G., Wooding, K., Beckett, K. J., Brain, R. A. y Marshall, G. (2017). Un enfoque basado en el peso de la evidencia para derivar un nivel de preocupación por la atrazina que protege a las comunidades de plantas acuáticas. Evaluación y gestión ambiental integrada, 13(4), 686–701.

      Nödler, K., Licha, T. y Voutsa, D. (2013). Veinte años después: concentraciones de atrazina en determinadas aguas costeras del Mediterráneo y el mar Báltico. Boletín de contaminación marina, 70, 112–118.

      Nödler, K., Voutsa, D. y Licha, T. (2014). Microcontaminantes orgánicos polares en el medio costero de diferentes sistemas marinos. Boletín de contaminación marina, 85, 50–59.

      Noppe, H., Ghekiere, A., Verslycke, T., De Wulf, E., Verheyden, K., Monteyne, E., Polfliet, K., van Caeter, P., Janssen, CR y De Brabander, HF (2007). Distribución y ecotoxicidad de las clorotriazinas en el estuario del Escalda (B-N1). Contaminación ambiental, 147, 668–676.

      Pennington, P. L., Daugomah, J. W., Colbert, A. C., Fulton, M. H., Key, P. B., Thompson, B. C., Strozier, E. D. y Scott, G. I. (2001). Análisis de la escorrentía de plaguicidas de los estuarios del centro de Texas e implicaciones de la evaluación de riesgos para el fitoplancton marino. Revista de Ciencias Ambientales y Salud, Parte B., 36(1), 1–14.

      Reitsema, L. A. y Neff, J. M. (1980). Un sistema de recirculación de agua de mar artificial para el cultivo de laboratorio de Mysidopsis bahia (Crustacea Pericaridae). Estuarios, 3, 321–323.

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA). (1985). Procedimientos de evaluación estándar para pruebas de toxicidad aguda para estuarios y organismos marinos. Junio ​​de 1985. Modificado en agosto de 1990.

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA). (1989). Regla final de las normas de buenas prácticas de laboratorio de la Ley Federal de Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas (FIFRA) (40 CFR, Parte 160) FR: 8/17/89 (pág.34052). Agencia de Protección Ambiental, Washington, D.C.

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA). (1996a). Oficina de Prevención, Plaguicidas y Sustancias Tóxicas. Directriz de prueba de efectos ecológicos, OPPTS 850.1025. Prueba de toxicidad aguda de ostras (depósito de concha). "Borrador público". EPA 712-C-96-115. Abril de 1996. Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, Washington, D.C.

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA). (1996b). (actualizado 2007). Regla final de las normas de buenas prácticas de laboratorio de la Ley Federal de Insecticidas, Fungicidas y Rodenticidas (FIFRA) (40 CFR, Parte 160). Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA). (2016). Evaluación de riesgos ecológicos refinada para la atrazina. Código de barras DP: D418317, Código PC: 080803, 12 de abril de 2016. 521 págs.

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA). (2019a). Datos y resultados del programa de monitoreo de atrazina. Disponible en línea: https://www.epa.gov/ingredients-used-pesticide-products/atrazine-monitoring-program-data-and-results. [Consultado el 23 de noviembre de 2020].

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (U.S. EPA). (2019b). Atrazina: Decisión de revisión de registro provisional propuesta. Caso número 0062. 18 de diciembre de 2019. 59 págs.

      Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (USEPA). (2017). Resumen técnico de la fase de análisis de la evaluación de riesgos ecológicos: Caracterización de los efectos ecológicos. Disponible en línea: https://www.epa.gov/pesticide-science-and-assessing-pesticide-risks/technical-overview-ecological-risk-assessment-0. [Consultado el 18 de noviembre de 2020].

      Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS). (2020). Proyecto de Evaluación Nacional de la Calidad del Agua (NAWQA). Proyecto Nacional de Síntesis de Plaguicidas. Uso anual estimado de plaguicidas agrícolas. Disponible en línea: https://water.usgs.gov/nawqa/pnsp/usage/maps/show_map.php?year=2017&map=ATRAZINE&hilo=L&disp=Atrazine. [Consultado el 23 de noviembre de 2020].

      Van Der Kraak, G. J., Hosmer, A. J., Hanson, M. L., Kloas, W. y Solomon, K. R. (2014). Efectos de la atrazina en peces, anfibios y reptiles: un análisis basado en el peso cuantitativo de la evidencia. Revisiones críticas en toxicología, 44(Sup. 5), 1-66.

      Weber, C. I. y col. (1989). Métodos a corto plazo para estimar la toxicidad crónica de los efluentes y las aguas receptoras para los organismos de agua dulce. 2ª ed. EPA / 600/4/89/001. Laboratorio de Sistemas de Monitoreo Ambiental, Agencia de Protección Ambiental de EE. UU.

      West, Inc. y Gulley, D. D. (1996). Toxstat®, versión 3.5. West, Inc.

      Williams, D. A. (1971). Una prueba para determinar las diferencias entre los medios de tratamiento cuando se comparan varios niveles de dosis con un control de dosis cero. Biometría, 27, 103–117.

      Williams, D. A. (1972). Una comparación de varios niveles de dosis con un control cero. Biometría., 28, 519–531.


      Agradecimientos

      Los autores desean agradecer a Craig S. Young y Hannah R. Clark, junto con los miembros del Laboratorio Gobler, por su ayuda con el cultivo de algas y el mantenimiento de bivalvos. Además, también agradecemos a John ‘Barley’ Dunne del East Hampton Town Shellfish Hatchery por el apoyo logístico durante este proyecto. La financiación para estos experimentos se obtuvo de New York Sea Grant (premio # R-FMB-38), Laurie Landeau Foundation, Simmons Foundation y Chicago Community Trust.


      EVALUACIÓN DE LA RELACIÓN DE STOCK Y RECLUTAMIENTO EN EL ATLÁNTICO SURFCLAM SPISULA SOLIDISSIMA EN EL OCÉANO ATLÁNTICO NOROESTE.

      Las almejas atlánticas Spisula solidissima sustentan una importante pesquería comercial en el Atlántico norte occidental. Alrededor de 20.000 toneladas métricas de carne de almeja se desembarcaron en 2015 con desembarques consistentemente entre 15.000 y 25.000 toneladas métricas desde 1982 (NEFSC 2017). Las evaluaciones de stock recientes muestran que el reclutamiento ha sido bajo en la parte sur de la zona de distribución de las almejas después del año 2000, mientras que Zhang et al. (2015) brindan cierto apoyo para sugerir que el suministro de larvas no es un factor limitante. Según evaluaciones de stock recientes (NEFSC 2017), la almeja no está sobrepescada y no se está produciendo sobrepesca; sin embargo, los desembarques por unidad de esfuerzo han disminuido. Dicho esto, los desembarques por unidad de esfuerzo no son necesariamente una buena medida de la biomasa explotable de especies sedentarias distribuidas en forma irregular, como la almeja atlántica, ya que las zonas densas son el objetivo preferente de la pesquería (Powell et al.2015, 2016, Kuykendall et al. 2017).

      Una relación importante de la dinámica de la población para la evaluación de las pesquerías es la relación entre la biomasa de la población reproductora (SSB) y el reclutamiento. Hay muchos ejemplos disponibles de pesquerías sobreexplotadas hasta el punto en que el reclutamiento disminuye y la población colapsa (Cushing 1971, Hilborn & amp Walters 1992, Myers et al. 1996), los mariscos no son una excepción (Jackson et al. 2001, Kraeuter et al. 2008, Tettelbach et al.2013). Para las especies sésiles y sedentarias, no se puede descartar el potencial de los efectos de Allee (Shepherd et al. 1998, Kraeuter et al. 2005, Tettelbach et al. 2013), aunque las adaptaciones conductuales pueden mitigar la probabilidad (Buroker 1983, Kraeuter et al. 2008). , Ambrogio & amp Pechenik 2009, Tettelbach et al.2017). Un ejemplo es la almeja dura Mercenaria mercenaria, donde la mortalidad por pesca insostenible llevó a la sobrepesca de reclutamiento tanto en Carolina del Norte como en Nueva York (Peterson 2002, Kraeuter et al. 2005).

      Una relación entre el reclutamiento y la SSB es importante para determinar los puntos de referencia que respaldan el rendimiento máximo sostenible (Brooks 2013, Mangel et al. 2013, Powell et al. 2018). Una dificultad cuando se trata de bivalvos es la rareza de una relación clara entre la SSB y el reclutamiento (Hancock 1973, Peterson & amp Summerson 1992, Kraeuter et al. 2005, Powell et al. 2009), y la relación es inherentemente importante para comprender la dinámica de la población. de una especie (McGarvey et al. 1993, Harris et al. 1998, Honkoop et al. 1998). Una razón crucial para la evidencia limitada de una relación reproductores-reclutamiento en bivalvos es la importancia de la supervivencia del recluta que determina el grado y la distribución espacial del reclutamiento (Powell et al. 1984, Guillou & amp Tartu 1994, Olafsson et al. 1994, Hunt et al. 2003). No es infrecuente que el reclutamiento se produzca en ubicaciones adversas al crecimiento hasta la edad adulta (Wells & amp Gray 1960, Morse & amp Hunt 2013, Fuentes-Santos & amp Labarta 2015).

      Surfclams podría seguir una de dos estrategias de historia de vida. El primer escenario es que las almejas son k-seleccionadas (Pianka 1970, Stearns 1976), tales especies tienen una relación esperada entre SSB y reclutamiento (Adams 1980, Goodwin et al. 2006). Las almejas tienen una vida útil prolongada (Jones et al. 1978, Munroe et al. 2016) consistente con el extremo k-seleccionado del continuo r / K. El segundo escenario es que las almejas son protectoras de apuestas (Pianka 1970, Stearns 1976). Se trata de especies con una vida útil prolongada que, sin embargo, producen un gran número de crías al año y generan eventos de reclutamiento sustantivos con mucha menos frecuencia debido a las condiciones adversas durante la vida planctónica o juvenil. La cobertura de apuestas reduce la variación en la aptitud entre condiciones ambientales buenas y malas para maximizar la aptitud a largo plazo (Olofsson et al. 2009). Esto proporciona al coberturista de apuestas la oportunidad de mantener su aptitud en un entorno impredecible. Un resultado importante es el potencial de desacoplamiento de SSB del reclutamiento (Hornbach et al. 1981). Una consecuencia de este desacoplamiento es que la predicción de una variable basada en la otra se vuelve cada vez más difícil. Las almejas producen un gran número de crías, pocas de las cuales sobreviven hasta la madurez. Las almejas también sufren una alta mortalidad posterior al asentamiento (MacKenzie et al. 1985, Quijon et al. 2007). Éstas son las características del modo de vida de cobertura de apuestas.

      Potencialmente, confundir cualquier relación entre SSB y reclutamiento es el hecho de que la distribución de almejas juveniles es significativamente diferente de la distribución de almejas de tamaño comercial, lo que sugiere que muchos reclutas no logran sobrevivir en hábitats subóptimos (Timbs et al. En revisión). El área de interés para este estudio es Mid-Atlantic Bight (MAB) y Georges Bank (GBK). Históricamente, el MAB con GBK se ha subdividido en cinco regiones [Delmarva (DMV), Nueva Jersey (NJ), Long Island (LI), Sur de Nueva Inglaterra (SNE) y GBK] con fines de evaluación de la población de almeja. Las larvas de almejas permanecen en el plancton durante 20-30 días (Goldberg 1989, Cargnelli et al. 1999, Zhang et al.2015), un tiempo demasiado corto para que la totalidad de los reproductores del Atlántico Medio participe en el reclutamiento en todas las regiones, y esta posibilidad se minimiza aún más por las corrientes predominantes. Las larvas de almeja son transportadas por corrientes que fluyen hacia el suroeste en el MAB, con la excepción de GBK, por lo que el reclutamiento en cualquier región puede resultar de la actividad de desove en el mismo o hacia el norte y el este (Zhang et al. 2015, 2016). Una consecuencia extrema es que las larvas se desplazan más allá del límite del rango sur, perdiéndose estas larvas para la población. La dinámica del reclutamiento, entonces, puede impedir el desarrollo de un índice de reclutamiento útil como indicador de la distribución y la biomasa adulta futura.

      También es importante determinar cómo se relacionan la SSB y el reclutamiento debido a la sensibilidad del almeja atlántica al cambio climático. Las almejas tienen un rango de temperatura superior estrecho entre óptimo y letal, lo que convierte a esta especie en una especie de referencia para el cambio climático (Hofmann et al. 2018). En particular, la población de almejas ha estado desplazando su área de distribución hacia el norte y mar adentro a lo largo de muchas décadas, con una clara aceleración a partir del año 2000. La respuesta de las almejas al calentamiento de las temperaturas del fondo ha recibido una atención considerable porque es una biomasa dominante en la plataforma continental interior de la costa noreste de los EE. UU. y sustenta una pesquería importante (Kim & amp Powell 2004, Weinberg 2005, Weinberg et al. 2005, Narvaez et al. 2015, Munroe et al. 2016).

      El objetivo de este estudio fue examinar la relación entre SSB y el reclutamiento para determinar lo siguiente: (1) si se puede identificar una relación cuantitativa entre SSB y el reclutamiento utilizando más de 30 años de datos de encuestas exhaustivas, (2) si la relación entre SSB y el reclutamiento ha cambiado durante los últimos 30 años o más durante un período de cambio climático al incorporar proyecciones de modelos de dispersión de larvas, y (3) si el área efectiva de reclutas es consistente con la distribución de adultos.

      Los datos para la almeja atlántica utilizados en este estudio fueron recopilados por las encuestas de evaluación de stock del Centro de Ciencias Pesqueras del Noreste del Servicio Nacional de Pesca Marina, que se llevaron a cabo cada 2-3 años a partir de 1982 y continuando hasta 2011 (todas las referencias a una encuesta de aquí en adelante se refieren a la Encuesta de evaluación de stock del Northeast Fisheries Science Center). Los reconocimientos posteriores a 2011 utilizaron una draga más grande y un buque de reconocimiento diferente y, en consecuencia, se han excluido para eliminar la incertidumbre impuesta por la combinación de datos de artes de diferente eficiencia y selectividad. La Figura 1 muestra la ubicación de cada remolque en la totalidad del dominio de prospección de almejas desde 1982 hasta 2011 y las subdivisiones de la región (DMV, NJ, LI, SNE y GBK) históricamente utilizadas para evaluar el estado de la población (NEFSC 2007) y utilizado por Zhang et al. (2015, 2016) para examinar la dinámica del transporte de larvas en todo el MAB.

      Las almejas están distribuidas de manera irregular por todo el MAB y este patrón de distribución ha cambiado con el tiempo. Por lo tanto, la cobertura de área estimada de almejas de surf utilizada para el cálculo de SSB y reclutas se derivó de un modelo de función de distribución de especies (SDF) desarrollado por Thorson et al. (2016). El área efectiva se estima como [km2] total ocupada por almejas de surf en cada región a lo largo del tiempo. Este modelo utiliza datos de encuestas para estimar los parámetros del modelo para las densidades esperadas dentro de un dominio espacial para cada ubicación dada y emplea la autocorrelación espacial para predecir cambios en el área efectiva a lo largo del tiempo (Thorson et al. 2016). Timbs y col. (en revisión) proporcione detalles adicionales.

      La prospección de almejas atlánticas se ha realizado cada 2-3 años. Se utilizó una ecuación de crecimiento de von Bertalanffy de tres parámetros para predecir la edad y la talla de un almeja en un año de encuesta determinado:

      [expresión matemática no reproducible] (1)

      donde [L [infinito]], es la longitud asintótica de la concha, k es la constante de crecimiento de Brody, t es el tiempo y [t0] es la edad a la que el organismo tendría un tamaño de cero. Los parámetros necesarios para este cálculo se obtuvieron de NEFSC (2013). Debido a que la draga utilizada para la prospección es selectiva por tamaño, las almejas menores de 60 mm fueron excluidas de este análisis. Los reclutas se definieron como animales de una edad determinada que habrían aparecido el año de la encuesta anterior. Por lo tanto, el número de reclutas en un año dado se calculó a partir del número de almejas con una longitud de concha particular observada en la encuesta posterior en función de la edad de la talla obtenida de la relación de von Bertalanffy:

      R = [A.sub.R] * ([[suma] ([c.sub.i] / [t.sub.i])] / n) / [e.sup.-m [tau]], ( 2)

      donde R es el número de reclutas en el área total, [AR] es el área total ([km2]) ocupada por los reclutas estimados por el modelo SDF, [c.sub.i] es el número de almejas capturadas para el i-ésimo remolque, [t.sub.t] es el área barrida ([km2]) para el i-ésimo remolque, yn es el número total de remolques. Este número total de reclutas se incrementó luego calculando la mortalidad (m) a una tasa constante de 0,15 durante el tiempo transcurrido [tau] entre encuestas para tener en cuenta cualquier pérdida de reclutas debido a la mortalidad natural. Es muy probable que las almejas más pequeñas tengan una tasa de mortalidad más alta que las almejas más grandes. En consecuencia, se puede esperar que este cálculo retroactivo produzca una subestimación. Actualmente no existe información sobre las tendencias de la mortalidad que dependen del tamaño, por lo tanto, para este análisis se adoptó el supuesto de mortalidad constante utilizado en la evaluación del almeja (NEFSC 2017; véase también Weinberg 1999).

      La biomasa de la población reproductora (kg) se calculó utilizando:

      [expresión matemática no reproducible], (3)

      donde [A.SSB] es el área total estimada ([km2]) ocupada por la población reproductora del modelo SDF, [w.sub.i] es el peso total sumado (kg) de las almejas. para el i-ésimo remolque, [t.sub.i] es el área barrida ([km2]) para el i-ésimo remolque, yn es el número total de remolques. El área efectiva ([A.sub.R]) del modelo SDF para los reclutas se estimó utilizando los datos de los tamaños de almejas predichos por la relación de von Bertalanffy como el rango de tamaño alcanzado por los reclutas de una encuesta posterior a una encuesta determinada (p. ej., 64-80 mm de longitud de concha), mientras que el área efectiva utilizada para los cálculos de SSB se estimó utilizando los datos de todas las almejas de surf mayores que iguales a 60 mm de longitud de concha para una prospección determinada. Chintala y col. (2001) mostraron que las almejas maduras a un tamaño inferior a 60 mm, pero estas almejas no son capturadas de manera eficiente por la draga de prospección, por lo tanto, la SSB está ligeramente subestimada por su exclusión. No todos los estratos fueron muestreados en todas las encuestas dejando "huecos" en el cálculo de SSB. Estos "huecos" se rellenaron promediando el número de arrastres del mismo estrato en la encuesta anterior y / o siguiente (NEFSC 2013).

      Zhang y col. (2015) mostraron que las larvas que potencialmente se reclutan en una región se derivan de esa región y, por lo general, de la región adyacente al noreste. Zhang y col. (2015) utilizaron un modelo larvario individual que incluía componentes tanto de crecimiento como de comportamiento acoplados al Sistema Regional de Modelado del Océano, un modelo oceánico de ecuaciones primitivas de superficie libre que sigue el terreno, ampliamente aplicado por la comunidad científica para diversas aplicaciones tanto en profundidad. entornos oceánicos y costeros (Haidvogel et al. 2000, Budgell 2005, Warner et al. 2005, Powell et al. 2008). El modelo hidrodinámico de larvas acoplado se utilizó para derivar las trayectorias de las larvas de los puntos de liberación en cada región durante la temporada de desove de abril-octubre de la almeja. Estos datos de conectividad permitieron la asignación de una parte de los posibles reclutas de una región aguas arriba a las regiones aguas abajo. La SSB estimada de cada región se asignó en porciones que representan el porcentaje de dicha SSB responsable de las larvas liberadas en una región aguas abajo o que permanecen en la región de origen (Tabla 1) según una matriz de conectividad larvaria proporcionada por Zhang et al. (2015 ver Zhang, Fig. 8B). La porción asignada de SSB se distribuyó luego en el porcentaje de larvas que se asentaron en la región aguas abajo o en la región de origen (Tabla 1).

      Se utilizaron correlaciones de Spearman para determinar si existía alguna relación entre los reclutas observados en una región determinada y la SSB asignada según la definición de Zhang et al. (2015) matriz de conectividad. Se ajustó a los datos un modelo de reclutamiento y SSB de Ricker. El modelo de Ricker asume que el reclutamiento disminuye en relación con la población reproductora con una alta abundancia de la población reproductora (sobrecompensación), como podría ser el caso de los bivalvos, donde la competencia por el alimento puede reducir la fecundidad de manera desproporcionada con una SSB alta:

      donde R son los reclutas, S es la SSB, alpha son los reclutas por reproductores en tamaños de población bajos y beta es la forma de la curva (DeAlteris 2000). Los parámetros alpha y beta se estimaron utilizando un modelo no lineal en R (lenguaje de programación) para ajustarse mejor a los datos.

      Se investigó más a fondo una posible relación entre SSB y el reclutamiento utilizando diagramas de cuadrantes definidos por las medianas de SSB y el reclutamiento. La Figura 2 presenta los cuatro cuadrantes definidos como: (1) reclutamiento bajo / SSB bajo (2) reclutamiento alto / SSB bajo (3) reclutamiento alto / SSB alto y (4) reclutamiento bajo / SSB alto (Rothschild & amp Mullen 1985). Se utilizaron transiciones de año de encuesta consecutivas para derivar una matriz de transición para el cálculo de los tiempos medios del primer pasaje después de Redner (2001 ver también Rothschild et al. 2005, Rothschild & amp Mullen 1985). Los tiempos medios del primer paso son una medida del número de años que es probable que transcurran antes de que la población con la característica de relación xy para cualquier cuadrante sea descrita por la característica de relación del mismo cuadrante u obtenga la característica de relación de uno de los otros tres cuadrantes. (Powell et al. 2009).

      El modelo SDF estimó las áreas efectivas ocupadas por los reclutas y las almejas más grandes para cada región. En todas las regiones, los reclutas cubrieron un área mayor que las almejas más grandes. El área efectiva tanto para los reclutas como para las almejas más grandes en la región del DMV fluctuó con el tiempo sin un aumento o disminución notable (Fig. 3). Esto es coherente con el cambio de alcance en alta mar en esta región desde alrededor del año 2000, que ha adeudado el alcance costero al tiempo que amplía el alcance mar adentro. El área efectiva varió entre 8.1 x [103] y 2.2 x [104] [km2] para los reclutas, mientras que el área efectiva para las almejas más grandes varió entre 4.9 x [10. sup.3] y 8.1 x [10.sup.3] [km.sup.2] (Tabla 2). En el DMV, el área efectiva, en promedio, fue un 55% menor para las almejas más grandes en comparación con los reclutas. El área efectiva tanto para los reclutas como para las almejas más grandes en la región de Nueva Jersey aumentó con el tiempo desde la década de 1980 hasta la de 2000 (Fig. 4). Esto es consistente con la expansión de la población en alta mar desde alrededor de 2000 (Weinberg et al. 2005), mientras que la recesión del límite costero ha impactado principalmente las aguas estatales (Hofmann et al. 2018) no consideradas en este análisis. El área efectiva para los reclutas en la región de Nueva Jersey fluctuó a lo largo del tiempo en un rango de 7.3 X [103] a 1.5 X [104] [km2] y el área efectiva para las grandes almejas marinas varió de 5,4 X [10 3] a 1,1 x [10 4] [km 2] con una reducción media del 21,5% en el área efectiva desde los reclutas hasta los grandes almejas (Tabla 2). El área efectiva para los reclutas en la región LI fluctuó con el tiempo, mientras que el área efectiva para las almejas grandes permaneció constante, con una reducción del 53,1% en el área de los reclutas a las almejas grandes (Fig. 5). Una expansión del rango de distribución en alta mar observada en las encuestas más recientes (NEFSC 2017) no se registra en el conjunto de datos utilizado en este análisis porque los años más recientes se excluyeron debido a un cambio en el equipo de la encuesta. En la región LI, el área efectiva para los reclutas osciló entre 4.9 X [103] y 9.0 X [103] [km2], mientras que el área efectiva para los grandes almejas varió de 3.0 X 10 a 3.6 X [10.3] [km.2] (Tabla 2). El área efectiva en la región SNE para los reclutas fue mucho mayor con algunas fluctuaciones en el tiempo que para las almejas más grandes para las cuales el área efectiva permaneció relativamente constante (Fig. 6). El área efectiva para los reclutas y las almejas más grandes varió de 7,3 X [103] a 1,1 X 10 y de 1,8 X [103] a 2,2 X [103] [km2. ], respectivamente, en la región SNE (Tabla 2). La región SNE tuvo una reducción considerablemente mayor en el área del 78,6% que las otras regiones entre los reclutas y las almejas más grandes. En la región de GBK, el área efectiva para los reclutas se mantuvo relativamente constante a lo largo del tiempo, mientras que el área efectiva para las almejas más grandes aumentó con el tiempo con algunas fluctuaciones (Fig. 7). Esto es consistente con una expansión del área ocupada por almejas en GBK señalada por NEFSC (2013, 2017 ver también Timbs et al. En revisión). El área efectiva para los reclutas en GBK osciló entre 1.6 x [10.3] y 2.0 X [10.sup.4] [km.2] con el área efectiva para las almejas más grandes entre 3.0 X [10 .sup.3] a 9.9 X [10.sup.3] [km.sup.2] (Tabla 2). Se observó una reducción del 59,3% en el área de los reclutas a las almejas grandes.

      Los reclutas y SSB para cada año de la encuesta se proporcionan en la Tabla 3 y se muestran en las Figuras 8 y 9. Según los resultados de la correlación de Spearman, las regiones DMV, LI y SNE no muestran ninguna relación entre los reclutas y SSB, mientras que NJ y GBK Las regiones exhiben una relación negativa débil entre los reclutas y SSB (Fig. 10) que, sin embargo, no son significativas. Los modelos de Ricker destacan que no existe una relación clara entre los reclutas y SSB para ninguna de las regiones de estudio (Figs. 8 y 9).

      Los reclutas y SSB para cada año de la encuesta se asignaron a uno de los cuatro cuadrantes según la división de cada uno por su respectiva mediana (Tabla 4). Las pruebas de chi-cuadrado no encontraron diferencias significativas entre el número de puntos de reclutamiento de la población que caen en uno de los cuadrantes en relación con los otros para cualquiera de las regiones (Tabla 5). Estos resultados indican que las observaciones de población y reclutamiento se distribuyen uniformemente entre los cuatro cuadrantes. No existe relación entre el stock y los reclutas según este análisis.

      Los tiempos medios del primer paso para la región del DMV sugirieron tiempos de transición similares entre todos los pares de cuadrantes (Tabla 6). En la región de Nueva Jersey, los primeros tiempos de pasaje estimaron que la transición al cuadrante 2 desde los otros cuadrantes es más improbable (Tabla 6). El cuadrante 2 se caracteriza por un reclutamiento alto / SSB bajo. Los primeros tiempos de pasaje para la región LI apuntan hacia una transición al cuadrante 1, reclutamiento bajo / SSB bajo, siendo menos probable que ocurra de los otros tres cuadrantes (Tabla 6). Los tiempos medios del primer pase de SNE sugirieron la ocurrencia poco probable de una transición al estado 4, reclutamiento bajo / SSB alto, de los otros cuadrantes, mientras que la región GBK se caracterizó por la transición menos probable al estado 3, reclutamiento alto / SSB alto, de los otros cuadrantes (Tabla 6).

      El objetivo de este estudio fue determinar si existe una relación población-reclutamiento para el almeja atlántica. Existen varios desafíos para tomar esta determinación. Las almejas juveniles pueden distribuirse de manera significativamente diferente a las almejas del tamaño del mercado, lo que sugiere que muchos reclutas no logran sobrevivir en un hábitat subóptimo. El área de interés de este estudio es el MAB y GBK. Históricamente, esta área se ha subdividido en cinco regiones (DMV, NJ, LI, SNE y GBK) para fines de evaluación de stock. Las larvas de almeja permanecen en el plancton durante 20-30 días (Goldberg 1989, Cargnelli et al. 1999, Zhang et al. 2015), un tiempo demasiado corto para que la totalidad de los reproductores del Atlántico Medio participe en el reclutamiento en todas las regiones. y esta posibilidad se minimiza aún más por las corrientes predominantes. Las larvas de almeja son transportadas por corrientes que fluyen hacia el suroeste en el MAB, con la excepción de GBK, por lo que el reclutamiento en cualquier región puede resultar de la actividad de desove en el mismo o hacia el norte y el este (Zhang et al.2015, 2016) y la escala geográfica de la La población reproductora que contribuye es muy variable a lo largo del año (Zhang et al. 2016). La dinámica del reclutamiento, entonces, puede complicar el desarrollo de un índice de reclutamiento útil.

      Durante el período de 1982 a 2011, se ha producido un calentamiento de las aguas del fondo del Atlántico medio, un resultado importante del cual ha sido un cambio de la población de almejas mar adentro y hacia el norte (Hofmann et al. 2018). También se puede esperar que el aumento de las temperaturas afecte el potencial de reclutamiento, ya que la fisiología de las almejas depende en gran medida de la temperatura (Munroe et al. 2013). Esto puede introducir variabilidad en la relación entre los reproductores y el reclutamiento (Rijnsdorp et al. 2009, Dutertre et al. 2010, Shephard et al. 2010). En particular, Perretti et al. (2017) reconocieron que el éxito del reclutamiento ha variado aproximadamente una década durante el período de 1980 a 2010 para muchas poblaciones de la plataforma continental del noreste. La disminución en el reclutamiento de almejas que se observó en la década de 2000 es consistente con esta tendencia. El protocolo de prospección trienal limita el número de observaciones decenales y, en consecuencia, es poco probable que se identifiquen los cambios de régimen, ya que podrían influir en la relación entre los reproductores y el reclutamiento en las almejas. No obstante, la serie de tiempo abordada en este estudio se extiende desde finales de la década de 1990 hasta principios de la década de 2000, período durante el cual se ha descrito un cambio de régimen para varias especies del Atlántico occidental y del Golfo de México (Lucey & amp Nye 2010, Powell 2017) y se ha observado también en el Atlántico oriental (Chaalali et al. 2013, Beukema et al. 2017), y que probablemente degradaría una relación a largo plazo entre los reproductores y el reclutamiento en almejas.

      Se realizó una serie de análisis estadísticos diseñados para revelar la relación entre la población reproductora y el reclutamiento durante el período de 1982 a 2011, si existiera. Ninguno de estos aportó pruebas inequívocas. Estos incluyeron un análisis de correlación básico, un análisis por cuadrante con la expectativa de que los cuadrantes 1 y 3 (Figura 2, Tabla 4) estarían representados de manera desproporcionada, y un análisis de los tiempos medios del primer pasaje, con la expectativa de que ciertas transiciones serían más probable que otros (Powell et al. 2009). En el caso de los segundos, se observaron transiciones poco probables, pero variaron entre las regiones, no se puede determinar en la actualidad si esta es la procedencia de la casualidad dentro de un grupo de relaciones de pares no relacionadas o indicativo de diferencias regionales subyacentes.

      Suponiendo a partir de estos análisis mencionados anteriormente que no existe una relación entre el reclutamiento y los reproductores, es decir, la SSB es relativamente intrascendente para determinar la dinámica temporal del reclutamiento, y dejando de lado la variabilidad estocástica esperada que se puede anticipar que exista en tal conjunto de datos, Varias características de las almejas pueden fomentar una influencia limitada de la SSB en el reclutamiento. Llama la atención la discrepancia entre el área efectiva ocupada por los reclutas y el tamaño de mercado ([mayor o igual a] 120 mm) almejas.Según el modelo SDF, las áreas efectivas estimadas de las almejas pequeñas cubrían un área más sustancial que la de las almejas del tamaño del mercado en las cinco regiones. La mortalidad posterior al asentamiento parece ser un agente causal importante en la determinación de la distribución espacial de las almejas del tamaño del mercado, ya que ciertamente es la base de gran parte de esta discrepancia. Por lo tanto, las almejas se reclutan en grandes extensiones, pero solo en algunos lugares estos individuos sobreviven en grandes cantidades. La consecuencia de que las almejas pequeñas sucumban a la mortalidad natural de una manera geográficamente sesgada antes de ingresar a la pesquería disocia la abundancia de reclutas y la de almejas de tamaño de mercado.

      La clara inferencia de la diferencia en el área efectiva entre los reclutas y las almejas del tamaño del mercado es que el reclutamiento ocurre en un hábitat subóptimo que se encuentra en la costa y en alta mar del límite de distribución establecido por las almejas más grandes. Los resultados descritos en Timbs et al. (en revisión) mostró que gran parte de esta área adicional estaba ubicada frente a la costa del núcleo del área de distribución, probablemente porque la mortalidad de los reclutas en la costa se produjo tan temprano en la vida que los juveniles no crecieron lo suficiente para reclutar en la draga de prospección, ya que el reclutamiento en la costa está bien documentado (MacKenzie et al. 1985, Chintala & amp Grassle 2001, Ma et al. 2006, Quijon et al. 2007). Zhang y col. (2015, 2016) mostró que el reclutamiento costero era un resultado preferencial basado en el flujo neto a través de la plataforma continental, donde el transporte de larvas en alta mar se produjo con menos frecuencia durante la temporada de desove que el transporte costero. Por inferencia, entonces, la esperanza de vida de los reclutas en alta mar es algo más larga que la de los reclutas en tierra, lo que permite que algunos de ellos crezcan lo suficiente como para reclutar en la draga de prospección. Sin embargo, no se han identificado los cambios ambientales que limitan la supervivencia en alta mar, las modulaciones a gran escala de la piscina fría, que ocurren de forma aperiódica (Sha et al. 2015), pueden ser responsables. La pared interior de la piscina fría define el límite en alta mar del núcleo de la cordillera de las almejas.

      Zhang y col. (2016) identificaron una variabilidad interanual importante en el potencial de reclutamiento basada en la variabilidad interanual en el régimen hidrodinámico en todo el dominio de estudio. Dicha variabilidad, junto con la mortalidad posterior al asentamiento como determinante dominante del éxito del reclutamiento, favorece el modo de vida de cobertura de apuestas. En el caso de las almejas, se prevé que el hecho de que el reclutamiento no se pueda especificar a partir de una relación población-reclutamiento resulte de una estrategia de cobertura de apuestas en la que la variación en la aptitud impuesta por el medio ambiente produce niveles impredecibles de reclutamiento en un año determinado (Stearns 1976, Olofsson et al.2009, Lovich et al.2015). En esto, las almejas son bivalvos iteroparos típicos (van der Meer et al. 2003, Beukema et al. 2010, Adkins et al. 2014). Aunque teóricamente un modelo de Ricker debería ser la norma para los bivalvos, ya que la competencia por el alimento cuando los bivalvos tienen una gran abundancia está bien documentada y se puede esperar que limite el crecimiento y la reproducción (Grizzle & amp Lutz 1989, Beukema & amp Cadee 1996. Knights 2012), market- La abundancia de tamaño a nivel regional no parece alcanzar niveles suficientes para ese resultado (Munroe et al. 2016). Por lo tanto, el modelo de Ricker no describe el número de reclutas basado en un SSB y la cobertura de apuestas minimiza la relación en los niveles de SSB por debajo de los que generan competencia por la comida.

      Estas reflexiones previas abordan los mecanismos que militan en contra de una relación constante entre la SSB y el reclutamiento en función de la dinámica del ecosistema, incluida la hidrodinámica y los agentes de mortalidad. En un posible contraste, se ha considerado que la población de almejas está cerca de su capacidad de carga (NEFSC 2017) en el sentido de que la SSB está cerca del valor que se prevé que ocurra como consecuencia del equilibrio entre el reclutamiento, el crecimiento y la mortalidad natural. Este nivel de SSB parece estar por debajo del que resulta en la competencia por el alimento, ya que no existe evidencia de ello: las restricciones al crecimiento, en contraste, parecen ser una función de la influencia de la temperatura en los procesos fisiológicos que mantienen el tamaño máximo de la almeja cerca del que se puede sostener. por la tasa de filtración de los individuos y el suministro local de alimentos (Munroe et al. 2013, 2016). En este escenario, las variaciones en SSB y reclutamiento observadas en el conjunto de datos de la encuesta pueden ser el resultado de limitaciones en la densidad de la estación de encuesta que introducen resultados sesgados, ya sea sobreestimada o subestimada, en cada evento de encuesta. Obtener estimaciones de SSB de encuestas no sesgadas para los dominantes de la biomasa, como las almejas, es intrínsecamente problemático (Powell & amp Mann 2016, Powell et al. 2017). En la actualidad, no se puede determinar hasta qué punto la detección limitante de la estocasticidad y la existencia limitante del determinismo de una relación entre la SSB y el reclutamiento contribuyen a que no se detecte dicha relación en las almejas atlánticas.

      Los tiempos medios del primer paso pueden no ser adecuados para describir la relación entre SSB y el reclutamiento, pero pueden ser informativos hasta el punto de identificar ciertas transiciones poco probables. La región de Nueva Jersey, por ejemplo, tiene algunas transiciones que se predice que tomarán 16 encuestas (es decir, del cuadrante 4 al cuadrante 2) antes de que ocurran y con las encuestas típicamente separadas por 3 años, es decir, un período de tiempo que puede no haber ocurrido. en la historia de la pesquería de almejas (Tabla 3). Los tiempos medios del primer paso para la región del DMV, por otro lado, no muestran una diferencia clara en las transiciones entre los estados. La región del DMV es diferente de las otras regiones en que es principalmente un sumidero para las larvas entrantes, mientras que las otras cuatro regiones son fuentes y sumideros (Zhang et al. 2015). Por lo tanto, la región del DMV atrae reclutas de una gran región río arriba y genera larvas, una gran parte de las cuales se transportan a través del límite sur, donde la supervivencia es muy poco probable. Ambos pueden aumentar la posibilidad de que ocurra un evento de reclutamiento en particular en relación con el aparente SSB que lo respalda.

      Cualquier índice de reclutamiento derivado de la prospección actual tendrá un uso limitado debido a un sesgo en la mortalidad de los juveniles en y más allá de los límites del área de distribución y la variabilidad inherente a largo plazo e interanual en el reclutamiento influenciada por la hidrodinámica cambiante y la mortalidad posterior al asentamiento. La variabilidad interanual en el reclutamiento es una fuente importante de incertidumbre (Rothschild et al. 2005), y el calentamiento de las aguas del fondo que lleva a las almejas hacia un nuevo hábitat puede hacer que esta interacción entre los reclutas y la SSB sea más compleja (Weinberg 2005). Lo que se desprende de este estudio es que no existe una relación de fácil resolución entre la SSB y el reclutamiento y que su ausencia se comprende fácilmente por la dinámica de una población que existe en una amplia región de la plataforma continental y para la cual la cobertura de apuestas es un factor importante. adaptación evolutiva a la incertidumbre en el éxito del reclutamiento impuesta por el medio ambiente de la plataforma continental. Lo que se puede inferir entonces es que es poco probable que un índice de reclutamiento obtenido de una encuesta proporcione de manera rutinaria un pronóstico útil de la abundancia futura del tamaño del mercado.

      Quizás de mayor interés sean las áreas efectivas mucho más amplias para los reclutas en relación con la población adulta. Este fenómeno puede ser típico de los bivalvos, pero son raros los estudios que examinan una gran región geográfica que sería necesaria para abordar esta posibilidad. Esta huella más grande para los reclutas parecería a primera vista ser larvas de desechos, aunque es casi seguro que exista un exceso de larvas. En realidad, posiciona continuamente a la especie de manera ventajosa en respuesta a cambios ambientales impredecibles en el tiempo y el espacio. Una consecuencia es el cambio relativamente rápido en el rango que se ha observado en comparación con el período de vida de la especie, un cambio promovido por el área efectiva extendida de los reclutas. Considerando que, la huella más amplia de los reclutas asegura que es poco probable que se logre una predicción de SSB a partir del reclutamiento, la distribución de los reclutas proporciona información importante sobre la resistencia de la población al cambio climático al identificar el potencial de las regiones periféricas para respaldar expansiones futuras. de la acción.

      Esta investigación fue apoyada por el Centro de Investigación Cooperativa de la Universidad / Industria de la Fundación Nacional de Ciencias SCeMFiS (Centro de Ciencias para la Pesca Marina) a través de cuotas de membresía bajo la dirección de la Junta Asesora de la Industria (IAB). El apoyo administrativo de SCeMFiS es proporcionado por el premio NSF # 1266057. Las conclusiones y opiniones expresadas en este documento pertenecen exclusivamente a los autores. Agradecemos al Centro de Ciencias Pesqueras del Noreste de NMFS por poner a disposición los conjuntos de datos utilizados en este estudio y agradecemos a las muchas personas de la rama de encuestas de NEFSC que participaron en la recopilación de datos de encuestas durante el último trienal.

      Adams, P. B. 1980. Patrones del ciclo de vida de los peces marinos y sus consecuencias para la ordenación pesquera. Pez. Toro. 78: 1-12.

      Adkins, S. C, J. D. Marsden y J. C. Pirker. 2014. Variación en la estructura poblacional y densidad de Austrovenus stulchhuryi (Veneridae) de Canterbury, Nueva Zelanda. J. Shellfish Res. 33: 343-354.

      Ambrogio. O. V. y J. A. Pechenik. 2009. ¿Los caracoles machos que cambian de sexo utilizan la elección de pareja para obtener un salto en su "ventaja de tamaño"? Mar. Biol. 156: 2175-2180.

      Beukema, J. J. y G. C. Cadee. 1996. Consecuencias de la retirada repentina de casi todos los mejillones y berberechos del mar de Wadden holandés. Mar. Ecol. (Berl.) 17: 279-289.

      Beukema, J. J., R. Dekker, J. Drent y J. van der Meer. 2017. Cambios a largo plazo en el crecimiento anual de bivalvos en el Mar de Wadden: influencias de la temperatura, los alimentos y la abundancia. Mar. Ecol. Prog. Ser. 573: 143-156.

      Beukema, J. J., R. Dekker y C. J. M. Philipport. 2010. Variabilidad a largo plazo en el reclutamiento, la mortalidad y el crecimiento de bivalvos y su contribución a las fluctuaciones en las existencias de alimentos de las aves que se alimentan de mariscos. Mar. Ecol. Prog. Ser. 414: 117-130.

      Brooks, E. N. 2013. Efectos del potencial reproductivo variable sobre los puntos de referencia para la ordenación pesquera. Pez. Res. 138: 152-158.

      Budgell, W. P. 2005. Simulación numérica de la variabilidad hielo-océano en la región del Mar de Barents. Ocean Dyn. 55: 370-387.

      Buroker, N. E. 1983. Sexualidad con respecto a la longitud de la concha y el tamaño del grupo en la ostra japonesa Crassostrea gigas. Malacologia 23: 271-279.

      Cargnelli, L. M., S. J. Griesbach, D. B. Packer y E. Weissberger. 1999. Documento de origen del hábitat esencial de los peces: almeja atlántica, Spisula solidissima, historia de vida y características del hábitat. NOAA Tech. Mem. NMFS-NE 142: 1-13.

      Chaalali, A., G. Beaugrand, P. Boet y B. Sautour. 2013. Cambios abruptos causados ​​por el clima en un estuario macrotidal europeo. Costas de los estuarios 36: 1193-1205.

      Chintala, M. M. y J. P. Grassle. 2001. Comparación de la frecuencia de reclutamiento y el crecimiento de almejas, Spisula solidissima (Dillwyn, 1817), en diferentes hábitats de la plataforma interior de Nueva Jersey. J. Shellfish Res. 20: 1177-1186.

      Cushing, D. H. 1971. La independencia del reclutamiento de reproductores en diferentes grupos de peces. J. Contras. Contras. En t. Explor. Mer. 3: 340-362.

      DeAlteris, J. T. 2000. Stock y contratación. En: Manual del usuario de la evaluación de poblaciones de pesca, Comisión de Pesca Marina de los Estados Atlánticos, SR-69. págs. 124-137.

      Dutertre, M., P. G. Beninger, L. Barille, M. Papin y J. Haure. 2010. Aumento de la temperatura del agua, reproducción y reclutamiento de una ostra invasora, Crassostrea gigas, en la costa atlántica francesa. Mar. Environ. Res. 69: 1-9.

      Fuentes-Santos, I. & amp U. Labarta. 2015. Patrones espaciales de asentamiento larvario y supervivencia temprana post-asentamiento de Mytilus galloprovincialis en una ría gallega (noroeste de España). Efecto sobre el éxito del reclutamiento. Reg. Semental. Mar. Sci. 2: 1-10.

      Goldberg, R. 1989. Biología y cultivo del almeja. Acuicultura de rocío. Pez. Sci. 19: 263-276.

      Goodwin, N. B .. A. Grant. A. L. Perry, N. X. Dulvy y J. D. Reynolds. 2006. La historia de vida se correlaciona con el reclutamiento dependiente de la densidad en los peces marinos. Poder. J. Fish. Aquat. Sci. 63: 494-509.

      Grizzle, R. E. y R. A. Lutz. 1989. Un modelo estadístico que relaciona los flujos horizontales de seston y las características de los sedimentos del fondo con el crecimiento de Mercenaria mercenaria. Mar. Biol. 102: 95-105.

      Guillou, J. y C. Tartu. 1994. Mortalidad postlarval y juvenil en una población de berberechos comestibles Cerastoderma edule (L.) del norte de Bretaña. Neth. J. Sea Res. 33: 103-111.

      Haidvogel, D. B., H. G. Arango, K. Hedstrom, A. Beckmann, P. Malanotte-Rizzoli y A. F. Shchepetkin. 2000. Experimentos de evaluación de modelos en la Cuenca del Atlántico Norte: simulaciones en coordenadas no lineales de seguimiento del terreno. Dyn. Atmos. Océanos 32: 239-281.

      Hancock, D. A. 1973. La relación entre stock y reclutamiento en invertebrados explotados. Rapp. P.-v. Reun. En t. Explor. Mer 164: 113-131.

      Harris, J. M., G. M. Branch, B. L. Elliott, B. Currie, A. H. Dye, C. D. McQuaid, B. J. Tomalin y C. Velásquez. 1998. Variabilidad espacial y temporal en el reclutamiento de mejillones intermareales alrededor de la costa del sur de África. S. Afr. J. Zool. 33: 1-19.

      Hilborn, R. y C. J. Walters. 1992. Evaluación cuantitativa de las poblaciones de peces: elección, dinámica e incertidumbre. Boston, MA: Springer. 538 págs.

      Hofmann, E. E., E. N. Powell, J. M. Klinck, D. M. Munroe. R. Mann. D. B. Haidvogel, D. A. Narváez, X. Zhang y K. M. Kuykendall. 2018. Una descripción general de los factores que afectan la distribución de la almeja atlántica (Spisula solidissima), una biomasa de la plataforma continental dominante, durante un período de cambio climático. J. Shellfish Res. 37: 821-831.

      Honkoop, P. J. C, J. van der Meer, J. J. Beukema y D. Kwast. 1998. ¿La producción de huevos influenciada por la temperatura predice el reclutamiento en el bivalvo Macoma halthical Mar. Ecol. Prog. Ser. 164: 229-235.

      Hornbach, D. J., T. E. Wissing y A. J. Burky. 1981. Características de la historia de vida de una población de arroyos de la almeja de agua dulce Sphaerium striatinum Larmarck (Bivalvia: Pisidiidae). Poder. J. Zool. 60: 249-260.

      Hunt, H. L., D. A. McLean y L. S. Mullineaux. 2003. Alteración posterior al asentamiento de los patrones espaciales de los reclutas de la almeja de concha blanda (Mya arenaria). Estuarios 26: 72-81.

      Jackson, JB C, MX Kirby, WH Berger, KA Bjorndal, LW Botsford, BJ Bourque, RH Bradbury, R. Cooke, J. Erlandson, JA Estes, TP Hughes, S. Kidwell, CB Lange, HS Lenihan, JM Pandolfi, CH Peterson, RS Steneck, MJ Tegner y amp RR Warner. 2001. Sobrepesca histórica y reciente colapso de ecosistemas costeros. Science 293: 629-637.

      Jones, D. S., I. Thompson y W. G. Ambrose. 1978. Determinaciones de edad y tasa de crecimiento para la almeja atlántica Spisula solidissima (Bivalvia: Mactracea), basadas en líneas de crecimiento internas en secciones transversales de concha. Mar. Biol. 47: 63-70.

      Kim, Y. y E. N. Powell. 2004. Encuesta de histopatología de la almeja a lo largo de la línea de mortalidad de Delmarva. J. Shellfish Res. 23: 429-441.

      Knights, A. M. 2012. Variación espacial en el tamaño corporal y la condición reproductiva de los mejillones submareales: consideraciones para el manejo sostenible. Pez. Res. 113: 45-54.

      Kraeuter, J., S. Buckner y E. N. Powell. 2005. Una nota sobre una relación reproductor-recluta para un bivalvo muy explotado: el caso del quahog del norte (almejas duras), Mercenaria mercenaria en la Gran Bahía Sur de Nueva York. J. Shellfish Res. 24: 1043-1052.

      Kraeuter, J. N., J. M. Klinck, E. N. Powell, E. E. Hofmann, S. C. Buckner. R. E. Grizzle y V. M. Bricelj. 2008. Efectos de la pesquería en la población de quahog del norte (= almeja dura, Mercenaria mercenaria L.) en Great South Bay, Nueva York: un estudio de modelado. J. Shellfish Res. 27: 653-666.

      Kuykendall, K. M., E. N. Powell, J. M. Klinck, P. T. Moreno y R. T. Leaf. 2017. Evaluación de la estrategia de ordenación para el almeja atlántica (Spisula solidissima) utilizando un modelo de pesca espacialmente explícito basado en embarcaciones. Pez. Toro. 115: 300-325.

      Lovich, J. E., J. R. Ennen, C. B. Yackulic, K. Meyer-Wilkins, M. Agha, C. Loughran, C. Bjurlin, M. Austin y S. Madrak. 2015. No poner todos sus huevos en una sola canasta: cobertura de apuestas a pesar de la extraordinaria producción reproductiva anual de las tortugas del desierto. Biol. J. Linn. Soc. Lond. 115: 399-410.

      Lucey, S. M. y J. A. Nye. 2010. Ensamblajes de especies cambiantes en el gran ecosistema marino de la plataforma continental del noreste de EE. UU. Mar. Ecol. Prog. Conjunto: 415: 23-33.

      Ma, H., J. P. Grassle y J. M. Rosario. 2006. Reclutamiento inicial y crecimiento de almejas (Spisula solidissima Dillwyn) en la plataforma continental interior de Nueva Jersey. J. Shellfish Res. 25: 481-489.

      MacKenzie, C. L., Jr., D. J. Radosh y R. N. Reid. 1985. Densidades, crecimiento y mortalidad de los juveniles de la almeja de surf (Spisula solidissima) (Dillwyn) en la ensenada de Nueva York. J. Shellfish Res. 5: 81-84.

      Mangel, M., A. D. MacCall, J. Brodziak, E. J. Dick, R. E. Forrest, R. Pourzand y S. Ralston. 2013. Una perspectiva sobre la pendiente, los puntos de referencia y la evaluación de stock. Poder. J. Fish. Aqual. Sci. 70: 930-940.

      McGarvey, R., F. M. Serchuk y I. A. McLaren. 1993. Análisis espacial y de edad parental del reclutamiento de poblaciones en la población de vieiras (Placopecten magellanicus) de Georges Bank. Poder. J. Fish. Aquat. Sci. 50: 564-574.

      Morse, B. L. y H. L. Hunt. 2013. Impacto del asentamiento y los eventos posteriores al asentamiento en la distribución espacial de los juveniles de Mya arenaria en una costa intermareal. J. Exp. Mar. Biol. Ecol. 448: 57-65.

      Munroe, D. M., D. A. Narváez, D. Hennen, L. Jacobson, R. Mann, E. E. Hofmann, E. N. Powell & ampJ. M. Klinck. 2016. Pesca y temperatura del agua de fondo como impulsores del cambio en la longitud máxima de la concha en almejas atlánticas (Spisula solidissima). Estuar. Costa. Shelf Sci. 170: 112-122.

      Munroe, D. M., E. N. Powell, R. Mann, J. M. Klinck y E. E. Hofmann. 2013. Subestimación de la productividad primaria en las plataformas continentales: evidencia del tamaño máximo de las poblaciones de almejas (Spisula solidissima) existentes. Pez. Oceanogr. 22: 220-233.

      Myers, R. A., N. J. Barrowman, J. M. Hoenig y Z. Qu. 1996. El colapso del bacalao en el este de Canadá: la evidencia de los datos de marcado. ICES J. Mar. Sci. 53: 629-640.

      Narváez, D. A., D. M. Munroe, E. E. Hofmann, J. M. Klinck, E. N. Powell, R. Mann y E. Curchitser. 2015. Dinámica a largo plazo en poblaciones de almejas atlánticas (Spisula solidissima): el papel de la temperatura del agua del fondo. J. Mar. Syst. 141: 136-148.

      Centro de Ciencias Pesqueras del Noreste (NEFSC). 2007. 44º Taller regional de evaluación de poblaciones del noreste (44º SAW) informe de evaluación. Departamento de Comercio de los Estados Unidos. NEFSC Ref. Doc. 07-10, 661 págs. Woods Hole, MA, enero de 2007.

      Centro de Ciencias Pesqueras del Noreste (NEFSC). 2013. Informe de evaluación del 56º Taller Regional de Evaluación de Poblaciones del Noreste (56º SAW). Departamento de Comercio de los Estados Unidos. NEFSC Ref. Doc. 13-04, 491 págs. Woods Hole, MA, enero de 2013.

      Centro de Ciencias Pesqueras del Noreste (NEFSC). 2017. Informe de evaluación del 61º Taller Regional de Evaluación de Poblaciones del Noreste (61º SAW). Departamento de Comercio de los Estados Unidos. NEFSC Ref. Doc. 17-05, 471 págs. Woods Hole, MA, enero de 2017.

      Olafsson, E. B., C. H. Peterson y W. G. Ambrose. 1994.¿La limitación del reclutamiento estructura las poblaciones y comunidades de macroinvertebrados en sedimentos blandos marinos: la importancia relativa de los procesos anteriores y posteriores al asentamiento? Oceanogr. Mar. Biol. Annu. Apocalipsis 32: 65-109.

      Olofsson, H., J. Ripa y N. Jonzen. 2009. La cobertura de apuestas como un juego evolutivo: el compromiso entre el tamaño y el número de huevos. Proc. R. Soc. Lond. B Biol. Sci. 276: 2963-2969.

      Perretti, C. T., M. J. Fogartry, K. D. Friedland, J. A. Hare, S. M. Lucey, R. S. McBride, T. J. Miller, R. E. Morse, L. O'Brien, J. J. Pereira, L. A. Smith y M. J. Wuenschel. 2017. Cambios de régimen en el reclutamiento de peces en la plataforma continental del noreste de EE. UU. Mar. Ecol. Prog. Ser. 574: 1-11.

      Peterson, C. H. 2002. Sobrepesca de reclutamiento en una pesquería de moluscos bivalvos: almejas duras (Mercenaria mercenaria) en Carolina del Norte. Poder. J. Fish. Aqual. Sci. 59: 96-104.

      Peterson, C. H. y H. C. Summerson. 1992. Coherencias a escala de cuenca de la dinámica de la población de un invertebrado marino explotado, la vieira de la bahía: implicaciones de la limitación del reclutamiento. Mar. Ecol. Prog. Ser. 90: 257-272.

      Pianka, E. R. 1970. Sobre selección r y k. Soy. Nal. 104: 592-597.

      Powell, E. N. 2017. ¿Qué está pasando con Perkinsus marinus en el Golfo de México? Estuarios Costas 40: 105-120.

      Powell, E. N, K. A. Ashton-Alcox, J. N. Kraeuter, S. E. Ford y D. Bushek. 2008. Tendencias a largo plazo en la dinámica de la población de ostras en la Bahía de Delaware: cambios de régimen y respuesta a las enfermedades. J. Shellfish Res. 27: 729-755.

      Powell, E. N, H. Cummins, R. J. Stanton, Jr. y G. Staff. 1984. Estimación del tamaño del asentamiento larvario de moluscos utilizando el ensamblaje de la muerte. Estuar. Costa. Shelf Sci. 18: 367-384.

      Powell, E. N, E. E. Hofmann y J. M. Klinck. 2018. Ostras, sostenibilidad, modelos de gestión y el mundo de los referentes. J. Shellfish Res. 37: 833-849.

      Powell, E. N., J. M. Klinck, K. A. Ashton-Alcox y J. N. Kraeuter. 2009. Múltiples puntos de referencia estables en poblaciones de ostras: relaciones biológicas para la ostra del este (Crassostrea virginica) en la Bahía de Delaware. Pez. Toro. 107: 109-132.

      Powell, E. N., J. M. Klinck, D. M. Munroe, E. E. Hofmann, P. Moreno y R. Mann. 2015. El valor de las elecciones de comportamiento del capitán en el éxito de la pesquería de almejas marinas (Spisula solidissima) en la costa del Atlántico medio de los Estados Unidos: una evaluación de modelo. J. Noroeste de todo. Pez. Sci. 47: 1-27.

      Powell, E. N. y R. Mann. 2016. ¿Qué tan bien conocemos la biomasa infaunal de la plataforma continental? Com. Shelf Res. 115: 27-32.

      Powell, E. N., R. Mann, K. A. Ashton-Alcox, K. M. Kuykendall y M. C. Long. 2017. ¿Podemos estimar la abundancia y biomasa de moluscos en la plataforma continental? Estuar. Costa. Shelf Sci. 198: 213-224.

      Quijon, P. A., J. P. Grassle y J. M. Rosario. 2007. Depredación de caracoles natícidos en almejas marinas (Spisula solidissima) posteriores al asentamiento en la plataforma continental interior de Nueva Jersey. Mar. Biol. 150: 873-882.

      Redner, S. 2001. Una guía para los procesos de primer pasaje. Cambridge, Reino Unido: Cambridge University Press. 328 págs.

      Rijnsdorp, A. D., M. A. Peck, G. H. Engelhard, C. Mollmann y J. K. Pinnegar. 2009. Resolviendo el efecto del cambio climático en las poblaciones de peces. ICES J. Mar. Sci. 66: 1570-1583.

      Rothschild, B. J., C. Chen y R. G. Lough. 2005. Manejo de poblaciones de peces bajo incertidumbre climática. ICES J. Mar. Sci. 62: 1531-1541.

      Rothschild, B. J. y A. J. Mullen. 1985. El contenido informativo de los datos de población y reclutamiento y su clasificación no paramétrica. ICES J. Mar. Sci. 42: 116-124.

      Sha, J., Y.-H. Jo, X.-H. Yan y W. T. Liu. 2015. La modulación de la variación estacional del nivel del mar a través de la plataforma por la piscina fría en la Bahía del Atlántico Medio. J. Geophys. Res. Oceans 120: 7182-7194.

      Shephard, S., B. Beukers-Stewart, J. G Hiddink, A. R. Brand y M. J. Kaiser. 2010. Fortalecimiento del reclutamiento de vieiras explotadas Pecten maximus con el calentamiento de los océanos. Mar. Biol. 157: 91-97.

      Pastor, S. A., J. R. Turrubiates-Morales y K. Hall. 1998. Declive de la pesquería de abulón en La Natividad, México: ¿sobrepesca o cambio climático? J. Shellfish Res. 17: 839-846.

      Stearns, S. 1976. Tácticas de la historia de la vida: una revisión de las ideas. Q. Rev. Biol. 51: 3-47.

      Tettelbach, S. T., J. R. Europa, C. R. H. Tettelbach, J. Havelin, B. S. Rodgers. B. T. Furman y M. Velásquez. 2017. Caminata de almejas duras. Locomoción horizontal activa de Mercenaria mercenaria adulto en la superficie del sedimento y supresión del comportamiento después de un muestreo extenso. PLoS One 12: 1-22.

      Tettelbach, S. T., B. J. Peterson, J. M. Carroll, S. W. T. Hughes, D. M. Bonal, A. J. Weinstock, J. R. Europa, B. T. Furman y C. F. Smith. 2013. Cebado de la bomba de larvas: resurgimiento del reclutamiento de vieiras tras el inicio de intensos esfuerzos de restauración. Mar. Ecol. Prog. Ser. 478: 153-172.

      Timbs, J. R., E. N. Powell y R. Mann. (En revisión). Cambios en la distribución espacial y la anatomía de un cambio de rango para las almejas atlánticas, Spisula solidissima, en Mid-Atlantic Bight y en Georges Bank. Mar. Ecol. Prog. Ser.

      Thorson, J.T., M. L. Pinsky y E. J. Ward. 2016. Inferencia basada en modelos para estimar cambios en la distribución de especies, área ocupada y centro de gravedad. Métodos Ecol. Evol. 7: 990-1008.

      van der Meer, J., J. J. Beukema y R. Dekker. 2003. Gran variabilidad espacial en la producción de huevos a lo largo de la vida en poblaciones intermareales de Tellin báltico (Macoma balthica). Helgol. Mar. Sci 56: 274-278.

      Warner, J. C, W. R. Geyer y J. A. Lerczak. 2005. Modelado numérico de un estuario: una evaluación integral de habilidades. J. Geophys. Res. Océanos 110: 1-13.

      Weinberg, J. R. 1999. Estructura por edades, reclutamiento y mortalidad de adultos en poblaciones de almejas atlánticas, Spisula solidissima, de 1978 a 1997. Mar. Biol. 134: 113-125.

      Weinberg, J. R. 2005. Cambio batimétrico en la distribución de las almejas atlánticas: respuesta a temperaturas oceánicas más cálidas. ICES J. Mar. Sci. 62: 1444-1453.

      Weinberg, J. R., E. N. Powell, C. Pickett, V. A. Nordahl, Jr. y L. D. Jacobson. 2005. Resultados de la prospección cooperativa de 2004 de almejas atlánticas. Departamento de Comercio de los Estados Unidos. NEFSC Ref. Doc. 05-01, 1-41. Woods Hole, MA.

      Wells, H. W. y I. E. Gray. 1960. Las ocurrencias estacionales de Mytilus edulis en la costa de Carolina como resultado del transporte alrededor de Cabo Hatteras. Biol. Toro. 119: 550-559.

      Zhang, X., D. Haidvogel, D. Munroe, E. N. Powell, J. Klinck, R. Mann y F. S. Castruccio. 2015. Modelado de la conectividad de las larvas de las almejas atlánticas dentro de la ensenada del Atlántico medio: desarrollo del modelo, dispersión de larvas y conectividad de la metapoblación. Estuar. Costa. Shelf Sci. 153: 38-53.

      Zhang, X., D. Munroe, D. Haidvogel y E. N. Powell. 2016. Conectividad de almejas atlánticas dentro de la ensenada del Atlántico medio: mecanismos subyacentes a la variación en el transporte y asentamiento de larvas. Estuar. Costa. Shelf Sci. 173: 65-78.

      JEREMY R. TIMBS, (1 *) ERIC N. POWELL (1) Y ROGER MANN (2)

      (1) Laboratorio de Investigación de la Costa del Golfo, Universidad del Sur de Mississippi, 703 East Beach Drive, Ocean Springs, MS 39564 (2) Instituto de Ciencias Marinas de Virginia, Colegio de William y Mary, Rt. 1208 Create Road, Gloucester Point, VA 23062-1346


      ¿Cuánto tiempo tarda una almeja dura (Mercenaria mercenaria) en alcanzar la madurez sexual? - biología

      Ha solicitado una traducción automática de contenido seleccionado de nuestras bases de datos. Esta funcionalidad se proporciona únicamente para su conveniencia y de ninguna manera pretende reemplazar la traducción humana. Ni BioOne ni los propietarios y editores del contenido hacen, y renuncian explícitamente a, ninguna representación o garantía expresa o implícita de ningún tipo, incluidas, entre otras, representaciones y garantías en cuanto a la funcionalidad de la función de traducción o la precisión o integridad de las traducciones.

      Las traducciones no se conservan en nuestro sistema. El uso de esta función y las traducciones está sujeto a todas las restricciones de uso contenidas en los Términos y condiciones de uso del sitio web de BioOne.

      CICLO REPRODUCTIVO Y CONTENIDO ENERGÉTICO DE TAWERA GAYI (HUPÉ 1854) (BIVALVIA: VENERIDAE) EN EL LÍMITE MÁS SUR DE SU GAMA DE DISTRIBUCIÓN

      ELBA MORRICONI, 1,2, * BETINA J. LOMOVASKY, 2,3 JORGE CALVO 1,2,4

      1 1Centro Austral de Investigaciones Cient & # 237ficas (CADIC-CONICET), C.C. 92, V9410BFD Ushuaia, Tierra de
      2 2Consejo Nacional de Investigaciones Cient & # 237ficas y T & # 233cnicas (CONICET), Argentina
      3 3Laboratorio de Ecolog & # 237a, Dpto. Biolog & # 237a, FCEyN, Universidad Nacional de Mar del Plata, Argentina
      4 4Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Sede Ushuaia, Argentina

      * *Autor correspondiente. correo electrónico: [email protected]

      Incluye PDF y HTML, cuando estén disponibles

      Este artículo solo está disponible para suscriptores.
      No está disponible para venta individual.

      El ciclo reproductivo y el contenido energético de las partes blandas de Tawera gayi se estudiaron mensualmente desde agosto de 2001 hasta julio de 2002 en la Bahía de Ushuaia, Canal Beagle. El grado de madurez sexual se determinó histológicamente. La proporción de sexos fue significativamente diferente de 1: 1 (896 mujeres, 796 hombres, χ 2 -prueba, PAG & lt 0,05). La primera madurez sexual se produjo a una altura de concha de 12 mm en ambos sexos. En los machos se determinó el ciclo reproductivo analizando el porcentaje mensual de estadios gonadales. Altos porcentajes (85% -100%) fueron maduros (etapa de madurez) durante gran parte del año (marzo a septiembre) y en octubre el 100% de los individuos fueron desovados parcialmente con recuperación. Se utilizó un analizador de imágenes para determinar cuantitativamente el ciclo reproductivo femenino. El porcentaje de área gonadal cubierta por ovocitos fue menor en diciembre. El número medio de ovocitos maduros (diámetro & gt40 μm) por área gonadal y el diámetro medio de los ovocitos alcanzaron los valores más bajos durante octubre, noviembre y diciembre, lo que indica un pico de desove. Esta actividad de desove más intensa coincide con la floración del fitoplancton en primavera. El contenido de energía de las partes blandas se midió utilizando un calorímetro de microbombas en muestras mensuales durante un año. El contenido medio de energía en ambos sexos fue significativamente diferente alcanzando 20,95 kJ / g AFDW para las hembras y 21,39 kJ / g AFDW para los machos. El índice de condición relativa alcanzó los valores más bajos en agosto, septiembre y octubre. Los valores mensuales del contenido energético no mostraron diferencias significativas en ambos sexos. Los resultados de este estudio indican que no obstante T. gayi vive en un ambiente marcadamente estacional ya que las aguas subantárticas del Canal Beagle muestran una producción prolongada de gametos con un episodio principal de desove y pequeños pulsos de evacuación durante el resto del año.


      Ver el vídeo: COMO OBTENER SUERTE (Agosto 2022).